Reportero Azteca 21

6 de Noviembre de 2013.- El creciente auge del Internet móvil y el subsecuente desarrollo de dispositivos que nos permiten acceder a dicho servicio representan dos variables importantes para entender el avance tecnológico de nuestro tiempo. El siguiente artículo ofrece una introducción del informe especial Neomobile Internet Móvil 2013, una mirada general hacia la penetración y tendencias que están acompañando el desarrollo del Web móvil alrededor del mundo.

Estados Unidos y el mercado de banda ancha móvil

De acuerdo con datos elaborados por Informa y su World Cellular Information Service (WCIS), Estados Unidos, China y Japón son los tres países que lideran el mercado de banda ancha móvil en el mundo. Durante el último trimestre del 2012, Estados Unidos gozaba de la primacía en este aspecto gracias a sus 256 millones de suscriptores a servicios móviles con tecnología 3G. China (211 millones) y Japón (125 millones) eran segundo y tercero respectivamente.

Poderío asiático: China y Japón

Según el China Internet Network Information Center en Julio del 2013 el número de usuarios chinos de Internet móvil ascendió a 464 millones, una cifra superior al total de la población de los Estados Unidos.

Dicho volumen es más importante aun si se mira el modo en que los usuarios chinos acceden a Internet ya que en dicho país son más las personas que usan Internet a través de teléfonos móviles (78% de usuarios en Julio 2013) que computadores fijos (70% durante el mismo periodo).

Por el contrario, Japón brilla por la penetración que la tecnología 3G ha logrado dentro del mercado móvil en ese país (99%) muy por encima del 81% que existe en los Estados Unidos.

De hecho, datos publicados el año pasado por la Oficina de Estadísticas del Japón señalaron que de los 125 millones de usuarios móviles que hay en el país (aproximadamente 95% de la población), 120 millones cuentan con dispositivos móviles de tercera generación.

De acuerdo con un estudio elaborado por Forrester Research, en Junio del 2011 el porcentaje de personas que cada mes utilizaron sus móviles para acceder a Internet en Japón y las urbes chinas alcanzó niveles del 47% y 43% respectivamente, casi más de la mitad que en los Estados Unidos.

Futuro prometedor en América Latina

A pesar de los avances que se tienen que lograr en materia de infraestructura y legislación, existen varios factores que hacen pensar a un fuerte desarrollo del Internet móvil en América Latina.

De acuerdo con 4G Americas, en la actualidad hay 158 millones de personas con servicios a banda ancha móvil HSPA (3G) en América Latina y se estima que dicho número alcanzará los 584 millones en el 2018.

Igualmente, el conveniente costo de acceso a Internet móvil en América Latina y el rápido crecimiento del tráfico de datos en la nube hacen pensar son dos variables que seguramente terminarán impulsando el web móvil en la región.

Internet móvil en Colombia

En Colombia existen más de 19 millones de usuarios de Internet móvil. Según el último informe del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), existe una creciente tendencia con respecto al uso del Internet móvil en Colombia ya que la variación de suscriptores a Internet móvil durante el segundo trimestre del 2013 fue del 22,3% (686.049 suscriptores más) con respecto al mismo periodo durante el 2012.

Sin embargo, esta positiva tendencia se ha visto afectada por la pobre penetración de dispositivos inteligentes en el país la cual es una de las más bajas del mundo (8%) y que ha sido provocada primordialmente por el valor agregado que se aplica sobre el costo de los smartphones. Dicho esto, el mercado colombiano es prometedor siempre y cuando se le ayude con legislación adecuada.

Tomando en consideración todos estos datos, es innegable que Asia se presenta hoy en día como una mina de oro para todos aquellos que están involucrados con el desarrollo del Internet móvil. Sin embargo, no hay que perder de vista la infatigable innovación tecnológica que se genera en los Estados Unidos y las oportunidades que ofrecen las economías emergentes alrededor del mundo.