Las ofrendas, recuperadas el año pasado -como parte de la séptima temporada de excavaciones del Proyecto Templo Mayor-, fueron depositadas para consagrar la construcción del Templo Mayor, al haber sido ubicadas en un espacio correspondiente al "eje central" de la edificación.

Ciudad de México.- 11 de Septiembre de 2013.- Tras un estudio de tres sahumadores prehispánicos, hallados al frente de la escalinata de lo que fue el Templo Mayor de Tenochtitlan, arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) revelaron que éstos sirvieron como representación de los tres niveles del universo: bóveda celeste, tierra e inframundo.

 

Las ofrendas, recuperadas el año pasado -como parte de la séptima temporada de excavaciones del Proyecto Templo Mayor-, fueron depositadas para consagrar la construcción del Templo Mayor, al haber sido ubicadas en un espacio correspondiente al "eje central" de la edificación.

"El 'eje central' era el espacio donde convergían los tres niveles del universo, por lo que se considera que los tres sahumadores, que integran la Ofrenda 145, fueron depositados precisamente en ese sector para representar los planos del cosmos", explicó el arqueólogo Israel Elizalde, quien junto a su colega Diego Matadamas.

Refirió que Fray Bernardino de Sahagún narra en "Los primeros memoriales", la manera en que eran utilizados los sahumadores por la población mexica.

"En su relato dice que estos materiales eran sujetos por los individuos con una mano y con la otra sacaban de sus bolsas el copal que depositaban en el interior de las cazoletas, mismo que quemaban para producir humo blanco aromático, comentó.

Por otro lado, el arqueólogo Matadamas expresó que luego del registro pictográfico y digital de cada uno de los fragmentos de los sahumadores, las piezas fueron recuperadas y sometidas a limpieza, reintegración del objeto, restauración y restitución cromática.

Fuente:  (Notimex)