"Es el (friso) más espectacular visto hasta ahora", indicó en conferencia de prensa, el arqueólogo guatemalteco Francisco Estrada-Belli, quien agregó que el mismo forma parte de una pirámide maya que se estima es del año 600 (después de Cristo), con una rica decoración de imágenes, que ayudarán a seguir construyendo la historia de la civilización maya.

Guatemala, Guatemala.- 9 de Agosto de 2013.- Arqueólogos guatemaltecos informaron hoy que descubrieron hace unas semanas un friso maya, considerado como el más espectacular descubierto a la fecha, pues contiene imágenes de dioses, gobernante y una larga inscripción dedicatoria, en el sitio Holmul, ubicado en el departamento del Petén (500 kilómetros al norte de ciudad de Guatemala).

 

"Es el (friso) más espectacular visto hasta ahora", indicó en conferencia de prensa, el arqueólogo guatemalteco Francisco Estrada-Belli, quien agregó que el mismo forma parte de una pirámide maya que se estima es del año 600 (después de Cristo), con una rica decoración de imágenes, que ayudarán a seguir construyendo la historia de la civilización maya.

"Este es un hallazgo extraordinario, es una obra de arte que también nos proporciona mucha información sobre la función y significado del edificio", destacó Estrada-Belli.

El friso tiene ocho metros de largo y dos de alto, instalado a un costado de una pirámide del yacimiento arqueológico Holmul; tiene por tres personajes principales, con atavíos de plumas de quetzal (ave símbolo de Guatemala) y jade, sentados sobre cabezas de monstruos witz (cerro).

En el lugar también se descubrieron los restos de un individuo, el cual estaba acompañado de 28 vasijas y una máscara de madera. Se presume que el texto maya del friso relata parte de la vida del individuo sepultado.

Los jeroglíficos identifican al personaje central, de los tres, como Och Chan Yopaat. El arqueólogo destacó que desde la boca del monstruo central se desprenden dos serpientes emplumadas de las cuales emergen los ancestros y cerros laterales.

Las excavaciones y el descubrimiento fueron financiadas con fondos de la fundación guatemalteca PACUNAM y las fundaciones estadounidenses Alphawood, Maya Archaeology Initiative, National Geographic Society y el aval académico de la Universidad de Boston.

La civilización maya habitó el sur de México y gran parte de Centroamérica, y su desaparición aún es un misterio para los científicos.

Fuente: (Agencias)