De acuerdo con la especialista en cultura teotihuacana y pintura mural prehispánica, María Teresa Uriarte, la antigua ciudad fue quizás una de las urbes más extensamente pintadas del mundo antiguo: los edificios estaban totalmente policromados y muchos de sus pisos aún conservan restos de pintura.

Ciudad de México.- 1º de Junio de 2013.- Todas las pinturas que se encuentran en la zona arqueológica de Teotihuacán y en los acervos arqueológicos, que datan de 200 a 700 d.C., son registradas por un grupo de especialistas, como parte del Proyecto de Conservación de Pintura Mural.

 

Uno de los propósitos del inventario es detectar la problemática de los murales, incluidos los "in situ", los que están en fragmentos y que se hallaron en excavaciones, así como los que fueron desprendidos y montados en soportes sintéticos, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Se han integrado al inventario, de 2010 a 2012, 12 mil 560 fragmentos registrados; dos mil 434 fotografías; mil 114 dibujos; mil 870 fragmentos capturados; tres áreas de monumentos intervenidas mediante conservación emergente, siete áreas de monumentos registradas.

Como parte de las tareas del proyecto, a cargo de la restauradora Gloria Torres Rodríguez y de la arqueóloga Claudia López, también se realizó la limpieza y reintegración de cuatro escenas en bastidor "Tláloc sembrador", dos del "Caballero Tigre" y "Escudo de Tláloc".

De acuerdo con la especialista en cultura teotihuacana y pintura mural prehispánica, María Teresa Uriarte, la antigua ciudad fue quizás una de las urbes más extensamente pintadas del mundo antiguo: los edificios estaban totalmente policromados y muchos de sus pisos aún conservan restos de pintura.

Para enriquecer el inventario, se elaborará un glosario con una ficha de diagnóstico general por zona, conforme lo establece el Plan de Manejo del sitio prehispánico, y que servirá a mediano plazo como una base de consulta para investigadores.

La base de datos almacenará: los fragmentos de murales con su número de registro, bodega, ubicación, técnica de manufactura, estado de conservación, entre otras características; las fichas de registro de pintura mural que se encuentran "in situ" contendrán información referida a su ubicación y características.

Claudia López explicó que producto del análisis detallado de algunos fragmentos se han encontrado correspondencias con escenas que se encuentran en un cuarto específico, de algún conjunto arquitectónico e incluso se han hallado escenas que no han sido reportadas, y con lo que más adelante podría permitir la reconstrucción de un mural completo.

Sobre los murales "in situ", Gloria Torres Rodríguez informó que se han realizado acciones de conservación emergentes para estos, con procesos específicos de restauración que evitan desprendimientos y pérdidas de secciones muy dañadas de pintura.

En 2011 y 2012 se realizaron consolidaciones, uniones de fragmentos, limpieza de sales y de microorganismos, así como eliminación de intervenciones anteriores que dañaban directamente a la pintura mural, en algunos sectores de Ciudadela, Teopancazco y el Conjunto Superpuestos.

Las labores del proyecto han contado con el apoyo de un equipo integrado por informáticos, artistas visuales, arqueólogos, auxiliares especializados, arquitectos y fotógrafos, entre quienes se encuentran Vidal Morales Herrera, Noemí Márquez Gutiérrez, Andrea Campos, Valentín Quezada, Miguel Morales y Edwin Romero.

Fuente: (Notimex)