Cansado de seguir los regulamientos de la educación pública, un día optó por aplicar un método diferente, que buscaba desarrollar en sus alumnos el máximo potencial. Lo que más adelante para la alumna de 12 años, Paloma Noyola Bueno significó convertirse en el primer lugar nacional en el ámbito matemático de la prueba "Enlace".

Matamoros, Tamaulipas.- 20 de octubre de 2013.- En la escuela primaria José Urbina López, plantel ubicado cerca de un basurero en una zona marginada de la ciudad de Matamoros, llamado por muchos “Lugar de castigo”, debido a los fétidos olores y grado de inseguridad en el que la escuela se sitúa, labora el maestro de 31 años Sergio Juárez Correa, quien al observar los deficientes resultados en sus alumnos tras cinco años de trabajar en dicho plantel, decidió tomar una medida radical que pudiera mejorar su enseñanza.

Cansado de seguir los regulamientos de la educación pública, un día optó por aplicar un método diferente, que buscaba desarrollar en sus alumnos el máximo potencial. Lo que más adelante para la alumna de 12 años, Paloma Noyola Bueno significó convertirse en el primer lugar nacional en el ámbito matemático de la prueba "Enlace".

La historia de Paloma ha conmovido, después de haber sido publicada en la revista “Wired”, donde se resalta también el innovador sistema utilizado por su profesor. El cual está inspirado a su vez, en el método del profesor en educación tecnológica Sugata Mitra, quien labora en la Universidad de Newcastle, Inglaterra.

El joven maestro motivado por el compromiso con su vocación, se dedicó a leer y buscar nuevas ideas que significaran retos para sus aprendices, así fue como encontró en la web un video que mostraba la aplicación del método del profesor Sugata, quien permitía que sus alumnos tuvieran acceso a internet, en busca de temas que verdaderamente les despertaran interés, así podían enseñarse a sí mismos sobre gran variedad de tópicos, que eran motivo de discusión y reflexión en clase.

Sin saberlo, Sergio Juárez , estaba uniéndose a un numeroso grupo de educadores que aplican la emergente filosofía educacional, la que vino a revolucionar la educación con la era digital.

Al aplicar la creatividad, éste, descubrió nuevos talentos en cada uno de sus estudiantes, especialmente en Paloma, con quien decidió trabajar más para reforzar su habilidad. La alumna reconoció no haberse interesado tanto antes en la escuela, pues no representaba ninguna motivación para ella, memorizar, leer o hacer ejercicios, que era lo que anteriormente se realizaba en clase.

Este nuevo método para el profesor, vino a cambiar la visión de los niños, quienes mejoraron notablemente sus calificaciones, poniendo en un lugar más alto a su escuela y a su ciudad.

La revista norteamericana destaca a la alumna como “La siguiente Steve Jobs”, mostrando que la innovación tecnológica y la reinvención de modelos educacionales pueden despertar a los genios.

Qué piensa Paloma

Mientras que el mundo celebra la aparición de Paloma Marlene Noyola, la niña tamaulipeca de 12 años en la portada de la revista Wared en donde se le calificó como la próxima Steve Jobs, ella a su corta edad, aseguró de manera tímida que lo único que quiere es estudiar para sacar adelante a su familia, la cual enfrenta serios problemas económicos.

Sentada al costado de la cama baja de la litera de su recámara en donde hay decenas de cajas vacías de zapatos, muebles apretujados y un libro de la biografía de Steve Jobs, Paloma, mencionó que ella sabía poco del fundador de Apple, -solo lo que se mencionaba en la internet- y que fue gracias a los reporteros de Wared que conoció más del creador del sistema iOS.

Incluso fueron ellos –los reporteros de esta revista- quienes le regalaron el libro, del cual dijo… ha leído poco, pero las pocas páginas de su biografía lo señalan como una persona que sufrió muchas carencias como ella las está viviendo, pero desconoce qué pensar de que se le compare con Jobs.

Con la mirada hacia el suelo, las manos entre tomadas, vistiendo un sweter en rosa y su uniforme de primer grado de la Secundaria Técnica Numero 4, expresó… “no sé qué voy a estudiar ni que seré de grande, quiero sacar adelante a mi mamá y hermanas y por eso le echo ganas al estudio”.

De pocas palabras, -las cuales expresa en un tono de voz por demás bajo debido a su timidez propia de su edad-, la niña Jobs, como ya es conocida en Matamoros, aseguró que le gusta le escuela, que a pesar de ver la televisión en el entorno familiar, prefiere estudiar, sobre todo las matemáticas.

Dijo gustarle la escuela, solo que ahora tiene que levantarse todos los días de lunes a sábado a las cinco de la mañana, para viajar una hora en transporte público para acudir a la secundaria, a la cual ingresó en el pasado mes de agosto, “antes me quedaba más cerca la primaria a donde iba, porque estaba cerca de mi casa, pero ahora tengo que viajar hasta la colonia Euzkadi para ir a estudiar”.

Ella vive en la colonia Servando Canales, un sector al sur de Matamoros, pegadito al aeropuerto internacional de esta frontera en donde la mayoría de sus vecinos, son pepenadores y uno de los sectores con mayor marginación social, ya que ahí no hay baño, ya que usan letrinas por la falta de drenaje, no hay calle, solo caliche aplanado y en donde el ruido de los aviones que despegan y aterrizan se conjuga con el olor de los cerdos que deambulan libremente entre el lodazal.

La familia de Paloma, vive con su mamá y una de sus ocho hermanas, pero en la mayoría del día convive con sus sobrinitos que corren por doquier… Es una casa de material en color rojo y techo de lámina, a la entrada hay una mesa de madera y pocas sillas, algunas de plástico y otras de madera y frente a la entrada un sillón cubierto de una sabana.

Dentro del terreno en donde vive la familia de Paloma, hay otras casas de madera que ocupan otras personas ajenas a ellos, ahí en el patio de tierra, Paloma, respondió bajo el sol y el fuerte viento que provocaba tolvaneras, las preguntas de decenas de reporteros que se aceraron a preguntar su opinión sobre la aparición en esta revista especializada.

Ya cansada y hasta con signos de fastidio, la pre adolescente, dio a conocer que se está preparando para participar el 28 y 29 de octubre en el Campeonato Nacional de Calculo Mental que se realizará en la Ciudad de México, para lo cual, toma clases extra.
“Me gustan mucho las matemáticas, no se me hace cansado estudiar, prefiero prepararme que salir a jugar o perder el tiempo con otras cosas”.

Y a pesar que en su recámara está el libro de la biografía de Steve Jobs, aclaró que ha leído poco del texto, pero que no puede compararse con nadie, porque ella tiene otra forma de pensar y hacer las cosas y lo único que quiere es seguir estudiando para ayudar económicamente a su familia y darle un homenaje a su papá Miguel Noyola quien falleciera unos meses antes de que Paloma ganará el primer lugar de la Prueba Enlace del año pasado.

Fuente: (milenio.com/Valeria Reyes)