Por Gregorio Martínez Moctezuma
Coordinador editorial

Ciudad de México. 17 de marzo de 2013. Este año, el 13 de agosto, el escritor sinaloense Dámaso Murúa-Beltrán Contreras cumplirá ochenta años. Por supuesto, ésta es una buena noticia, pero también lo es el hecho de que la XXXIV Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM) lo haya incluido en sus “Efemérides”, en la que considera “Conmemoraciones”, “Cumpleaños” e “In memóriam”. En ese apartado de cumpleañeros, Dámaso Murúa aparece junto a Álvaro Matute (70), Nadine Gordimer (90), Álvaro Mutis (90), Philip Roth (80), Raquel Tibol (90), Dionicio Morales (70), Sergio Pitol (80), Fina García Marruz (90).

Además, la FILPM organizó un par de actividades relacionadas con ese aniversario: dentro del ciclo “La feria de los cuentos”, el sábado 23 de febrero a las 18 horas, el actor Jorge Núñez leyó dos cuentos del nacido en Escuinapa en 1933, “En el tiempo” y “Andrés Hidalgo” ante una docena de escuchas. Ambos relatos seguramente tomados de la antología “Las mujeres primero: antología personal” (Fondo de Cultura Económica, 2000).

La segunda actividad fue más relevante. Se realizó la presentación del libro “El Güilo Mentiras” (Universidad Autónoma de Sinaloa, 2013), con la participación de Víctor Antonio Corrales Burgueño (rector de la UAS), Eduardo Antonio Parra, Élmer Mendoza, Yuri Murúa (hijo de Dámaso), en lugar del autor, e Ilda Elizabeth Moreno Rojas (directora de la Editorial de la UAS) como moderadora.

Hay varios aspectos por destacar. En primer lugar, la importancia que le concede la UAS al autor, pues ésta se puede llamar una edición conmemorativa, que es la sexta de “El Güilo” en la Máxima Casa de Estudios sinaloense. Se incluye una presentación del señor rector y prólogo de Parra (que leyó durante el evento en la FILPM). El primero señala que es un “sincero homenaje a este gran escritor mexicano” y que una de las virtudes del libro es que “es uno de los libros –si no es el más– más buscados y más vendidos de los que conforman nuestra ya amplia producción editorial”.

Respecto del texto de Eduardo Antonio Parra habría mucho que decir. Pero es imprescindible acotar que, según las exigencias canónicas y hasta mercadotécnicas, hacía falta que un escritor de renombre actual escribiera sobre “El Güilo”, aunque sólo se refiera a un libro del autor de casi una treintena. Me imagino que ahí intervino Élmer Mendoza, es decir, que haya propuesto a Parra escribir ese texto, el cual se titula “El Güilo Mentiras o la poética del humor”. Misión cumplida. A partir de ahora, ese libro de Dámaso puede servir de punta de lanza para dar a conocer –vía reimpresión o nueva(s) antología(s)– otros libros o relatos del autor escuinapense, amén de ser citado en futuras investigaciones.

También cabe mencionar que se añadieron unos textos “nuevos” que no estaban en las anteriores ediciones, bueno, al menos en la tercera, rústica, del año 2000, y, de ésta de 2013, como se indica en el colofón, se imprimieron mil ejemplares en rústica y 500 en pasta dura. En uno de estos últimos, se incluye en la primera solapa una foto más o menos reciente, supongo, del autor, obra de su hijo Cuauhtémoc.

De esta manera, concluyo esta noticia sobre Dámaso Murúa en la FILPM con la ilusión de que las actividades susodichas sólo sean el inicio de la conmemoración de un aniversario que bien puede servir para catapultar a este autor, no a las listas de más vendidos del mes o del año, pero sí a las bibliotecas públicas de escuelas y del país o, por lo menos, del estado y a las primeras planas de los diarios en los meses siguientes porque se lo merece. Nomás por eso.

Comentarios a esta nota: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Foto: Aspecto de la presentación de la sexta edición de “El Güilo Mentiras” en el marco de la XXXIV Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.
Azteca 21/Gregorio Martínez M.