El director de teatro mexicano Martín Acosta realizará en Suiza, en breve, el montaje escénico de la ópera “Moctezuma”, de Antonio Vivaldi (1678-1741), obra que estuvo perdida durante 250 años y que hace cuatro fue...
La útima ópera que 
escribió Antonio Vivaldi
fue  “Moctezuma”
Foto: Internet

Ciudad de México.- 18 de Octubre de 2006.- El director de teatro mexicano Martín Acosta realizará en Suiza, en breve, el montaje escénico de la ópera “Moctezuma”, de Antonio Vivaldi (1678-1741), obra que estuvo perdida durante 250 años y que hace cuatro fue hallada en Kiev, la capital de Ucrania.

En entrevista, el director de teatro señaló que fue a invitación expresa del director de orquesta Michael Form, quien radica en Suiza, que se involucró en el proyecto, no obstante, “no he hecho ópera antes, les dije, y que no sé leer música, pero ellos insistieron”.

Acosta comentó que “Moctezuma” fue la última ópera que Vivaldi escribió en Venecia, donde residía, después de seis años de silencio, y en la que aborda “un tema totalmente exótico para la época y con muchísimo desconocimiento de lo que pasaba en ese momento en América”.

“El texto de Giusti, que es el libretista, en realidad es una fantasía acerca de la conquista de México, que poco tiene que ver con la realidad histórica, y en este sentido para mí es muy importante tratarlo como ficción”, dijo Acosta.

Puntualizó que su trabajo de puesta en escena será contextualizar la obra en su momento, en el significado que tiene para los mexicanos este encuentro de mundos.

Acosta señaló que “en realidad para la ópera de Vivaldi tenemos como una novelita de la época donde los mexicanos somos peligrosos, vengativos, sacrificamos gente y los españoles son buenos y quieren simplemente darnos la religión correcta.

“Creo que es un material muy rico, muy interesante, creo que lo mismo habría que hacer con cualquier obra del Siglo de Oro; por supuesto, entre el pensamiento de la vida con una monarquía en el Siglo de Oro, al pensamiento de hoy en día no corresponde.

“Pero justo eso es lo que hay que encontrar, un punto medio de la visión de lo que realmente sucedió y la ficción total”, concluyó. La ópera “Moctezuma”, de Vivaldi, fue estrenada en el teatro de Sant’Angelo el 14 de noviembre de 1733.

En cuanto a la suerte de la partitura original, todo indica que, poco después de la muerte del compositor, fue a parar a una biblioteca de Berlín, Alemania.

En ese lugar languideció al igual que el interés por Vivaldi, salvo el generado por algunos contemporáneos alemanes, incluyendo a Johann Sebastián Bach, hasta entrado el siglo XX. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, dicha biblioteca cayó en poder soviético y su contenido fue a parar a Kiev, la capital de Ucrania.

En 2002, los investigadores tuvieron un acceso riguroso a esta antigua colección berlinesa, que musicólogos prestaron atención a unos folios cuya portada ofrecía la siguiente inscripción de puño y letra de un copista italiano: “La poesía de esta ópera es del Ill(ustrísimo) Giusti, la música de D. Ant. Vivaldi”, siendo rescatada. (Notimex)