Anoche inició brillantemente el Festival Internacional Tamaulipas (FIT) 2006 con la presentación de la ópera “Turandot”, de Giacomo Puccini, en el Teatro Amalia G. de Castillo Ledón del Centro Cultural Tamaulipas de esta ciudad...
Un gran elenco da vida
a esta obra sobre la
princesa 'Turandot'
Foto: Gregorio Martínez /
Azteca21

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Ciudad Victoria, Tamaulipas. 13 de octubre de 2006. Anoche inició brillantemente el Festival Internacional Tamaulipas (FIT) 2006 con la presentación de la ópera “Turandot”, de Giacomo Puccini, en el Teatro Amalia G. de Castillo Ledón del Centro Cultural Tamaulipas de esta ciudad.

La conducción del maestro Enrique Patrón de Rueda en la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Tamaulipas –que tuvo un adecuado desempeño durante los tres actos que integran esta obra–, la eficaz e impactante escenografía de David Antón y la dirección escénica y de iluminación de Luis Miguel Lombana consiguieron que esta producción de primer nivel abriera magníficamente las actividades del FIT.

Por su parte, los cantantes José Luis Duval (Kalaf), April Evans (Turandot), Silvia Rizo (Liú), Arturo Rodríguez (Mandarín), Álvaro Ramírez (Timur), Jorge Lagunes (Ping), Ricardo Rodríguez (Pang), Ángel Ruz (Pong), Luis Alberto Sánchez (Emperador Altoum) y el Coro del FIT lograron cautivar a los asistentes a esta obra, en la que Kalaf enfrenta todos los obstáculos para alcanzar el amor de la pura e inalcanzable Turandot.

“Turandot” se centra en la historia de Kalaf, quien pretende a la princesa Turandot, no obstante ser advertido de que todos los pretendientes anteriores no han podido descifrar los enigmas que les ha planteado el Emperador, padre de Turandot, quienes han terminado con su cabeza expuesta en un palo, para solaz del ávido pueblo que busca salir de su vida rutinaria. Temerariamente, Kalaf rechaza las ofertas de riqueza para dejar de cortejar a Turandot y con la fuerza que le confiere el amor logra resolver el enigma y desvanecer la frialdad con que se cubría la hermosa princesa.

Álvaro Ramírez, cantante mexicano que anoche debutó en nuestro país con su papel de Timur después de realizar su carrera desde hace diez años en Estados Unidos, básicamente en Chicago, señaló al término de la función que no había cantado antes en México porque no había habido oportunidad y que el maestro Patrón de Rueda lo invitó a participar en “Turandot”, por lo que viajó en los primeros meses del año a la ciudad de México para hacer una audición con el maestro Patrón de Rueda, quien le ofreció el papel.

Agregó que el de Timur es un buen papel de bajo y manifestó que estaba muy contento por cantar por primera vez en su país e impresionado por la calidad de la producción. Respecto de su actuación, dijo que se sintió muy bien, sobre todo en la escena final del tercer acto, la mayor de su papel, donde su canto tiene oportunidad de escucharse por más tiempo. Por último, informó que próximamente cantará en Mazatlán el “Réquiem” de Mozart y después “La flauta mágica” en Monterrey.

A su vez, el bajo-barítono Arturo Rodríguez, que hizo el papel del Mandarín, señaló que el estreno fue muy lucido, sobre todo si se considera que es una ópera de gran formato, con la participación del coro, la escenografía, la utilería. “Es impresionante la calidad de elenco que se juntó, un elenco maravilloso, solistas de gran calidad, todos los coros que se pudieron reunir, integrado por cuatro o cinco coros de distintos puntos del estado. La labor fue titánica, de vestir a todos los niños, a todos los personajes que deben llevar los postizos de bigote, de barba, de pelo… La labor de maquillaje, de producción y de utilería es muy grande. De todas las veces que he estado en el FIT [participó en “El elixir de amor”, “Die Zauberflöte” y “La Bohema”, en 2003, 2004 y 2005, respectivamente], esta producción ha sido la más ambiciosa, una obra de gran envergadura. Creo que sí fue un estreno exitoso, pues previamente hubo dos ensayos generales con asistencia de público y con lleno total, gratis, para estudiantes, familiares de los artistas, para gente de aquí. En cualquier ciudad de la República, hablar de tres funciones llenas es un buen récord, pues presentamos la obra completa con público en tres días. Finalmente estamos hablando de tres funciones llenas, con iluminación completa, voces cantando a plenitud, sí, es un excelente récord de público”.

Satisfecho de su actuación en esta noche de estreno, pues “Turandot” se presentará también en Tampico el 14, en Nuevo Laredo el 16, en Reynosa el 18 y el 20 en Matamoros, Arturo agregó: “Yo creo que es importante resaltar que Tamaulipas es un estado que tiene una riqueza musical tremenda, así como la labor de todos los directores de coro, han generado un gusto por el canto, por todas las actividades escénicas, que vale la pena fomentar, el mismo FIT, que en ocho años ha traído ocho óperas. Evidentemente en los muchachos de estos coros, constituidos también por gente mayor y niños, se está generando una necesidad, pues se ha localizado y ubicado un cierto potencial y talento musical, particularmente vocal en el estado. Creo que el siguiente paso sería crear infraestructura con cursos, entrenamiento, para apoyar todo este talento vocal. En Ciudad Victoria y Tampico no hay maestros de canto fijo, de calidad; estos muchachos tienen que emigrar porque aquí no pueden llevar estudios especializados. Entonces sí se genera una necesidad y un gusto por el canto, pero después no hay modo de desarrollarse y profesionalizarse, ya no como coristas, sino como solistas, para participar de otra manera en el Festival, pero requieren otro tipo de apoyos, como una infraestructura a largo plazo, y esto sería una veta no sólo para el FIT, sino para actividades constantes durante todo el año, porque hay una buena formación de públicos y de talentos. Por otro lado, este tipo de actividades es una cosa trascendental, yo no recuerdo algo así en otro estado, llevar una producción completa, con coro, con la orquesta, una producción a varias ciudades. Por eso vengo con enorme gusto a Tamaulipas, es una cosa heroica, montar un espectáculo de tanta calidad, es un logro y un mérito tremendos, montar una propuesta de gran calidad no sólo en la capital sino que se lleva a otros municipios, es algo que debemos destacar. Incluso, todavía hoy varias personas me comentaron que no habían visto nunca una ópera y me dijeron que ya no iban a faltar a otra. Creo que todo es parte de educar a la gente, de darles otra opción. Si se les da la opción, música, danza, teatro… (la música y la ópera no es nociva para nadie), merecen caer en buena tierra, generar frutos y hacer mejores individuos. Es muy emocionante ver a tantos jóvenes participar en el coro, 90 por ciento son jóvenes, de una calidad y una formación que les han dado sus maestros. Pero luego quieren especializarse, ser cantantes de ópera… Entonces estamos hablando de una formación muy importante, un coro de más de cien personas, y un segmento de población muy importante. Además, estas peticiones no sólo a mí me las han externado, sino también a otros cantantes como Ivonne Garza –que vive en Monterrey y ha hecho una labor destacada en el estado a través de cursos–, Jesús Suaste, René Velázquez… En fin, sería cuestión de dar el siguiente paso”, concluyó Arturo Rodríguez.

Por último, cabe mencionar que el Coro del FIT, dirigido por Sergio Martínez, esta formado por integrantes del Coro Ensamble Vocal Santander, dirigido por Raúl Juárez; del Coro Excpedia de la Facultad de Música de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, dirigido por Patricia Flores; del Coro San Agustín, dirigido por Gloria Cárdenas, y del Coro de Cámara del Noreste Mexicano Donaciano de la Cruz Molina, dirigido por Corina Cecilia de la Cruz Becerra.

Comentarios a esta nota: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.