La colección de Zambrano se vendió en 85 por ciento y recaudó un total de 17.6 millones de dólares. Se esperaba facturar entre 30 y 40 millones de dólares. Se le considera el acervo latinoamericano más relevante que haya aparecido en subasta.

Nueva York, EU.- 26 de Noviembre de 2014.- El cuadro Ofrenda de frutas, de Rufino Tamayo, fue la estrella anoche de la subasta de arte moderno y contemporáneo latinoamericano de la casa Sotheby’s, al alcanzar la cifra de 4 millones 197 mil dólares. El precio de salida fue entre 2 y 3 millones de dólares. Lo pintó para celebrar sus 70 años de trayectoria artística y sirvió como imagen del homenaje nacional que se le rindió en el Museo de Arte Contemporáneo Tamayo, en 1987.

El mismo precio de salida se atribuyó a la pintura La casa de las gemelas Arias, del colombiano Fernando Botero. No obstante, se vendió en 2 millones 105 mil dólares. Mientras, la obra Pescadores de Acapulco (1956), de Diego Rivera, alcanzó 785 mil dólares y la pintura de Frida Kahlo, Retrato de Miriam Penansky (1929), no se vendió.

En la jornada del lunes, Río Juchitán (ca. 1955), mural al óleo de Diego Rivera, estrella de la colección del finado empresario regiomontano Lorenzo Zambrano (1944-2014), no tuvo comprador.

Cuarenta piezas de ese acervo fueron subastadas la noche del lunes en Nueva York por la casa Sotheby’s, con el título Una visión de grandeza: obras maestras de la colección de Lorenzo H. Zambrano.

Con un precio de salida de 6 millones de dólares, era la primera vez que un mural del guanajuatense, cuya obra tiene declaratoria de Monumento Artístico de la Nación, salía a subasta.

El comprador no puede sacar la obra del país. Incluso, para hacerlo se necesita tener autorización del Instituto Nacional de Bellas Artes y sólo podrá ser por tiempo limitado.

La colección de Zambrano se vendió en 85 por ciento y recaudó un total de 17.6 millones de dólares. Se esperaba facturar entre 30 y 40 millones de dólares. Se le considera el acervo latinoamericano más relevante que haya aparecido en subasta.

El Museo Soumaya, en su sede de Plaza Carso, exhibe en comodato –desde su inauguración, hace tres años y medio–, otro mural de Rivera con el mismo nombre, pero revestido con mosaico veneciano y realizado hacia 1953.

Según la ficha del museo, Río Juchitán o Baño de Tehuantepec fue encargado al artista para el Jardín Reachi, en Cuernavaca, Morelos, y pertenece a la Colección Suárez, AC.

Del acervo de Zambrano llamaron más la atención las pinturas de factura surrealista, como Hacia la torre, de la hispano-mexicana Remedios Varo, vendida en 4 millones 309 mil dólares, y La tentación de San Antonio, de la mexicana de origen británico Leonora Carrington, que alcanzó la cifra de 2 millones 629 mil dólares.

Las pinturas de Varo y Carrington opacaron a otra estrella de la noche: Naturaleza muerta, de Rufino Tamayo, con un valor estimado entre 3 y 4 millones de dólares, pero que no se vendió. Una obra sin título, de Francisco Toledo, alcanzó la cifra de 605 mil dólares.

Axel Stein, director del Departamento de Arte Latinoamericano de Sotheby’s, dijo en un comunicado que esta noche atestiguamos una venta histórica en la que los coleccionistas lucharon por poseer parte de la extraordinaria visión de Lorenzo Zambrano.

De acuerdo con el especialista, el empresario mexicano cubrió el gran recorrido de la expresión artística latinoamericana con una visión que abarca lienzos monumentales de los gigantes de mediados de siglo, como Rivera y Toledo, obras de maestros surrealistas como Carrington y Varo, y el grupo quizá más importante de autorretratos latinoamericanos que haya permanecido en manos privadas.

La colección también incluía obras de David Alfaro Siqueiros, Joaquín Clausell, Julio Galán, Jorge González Camarena, Javier Marín, Carlos Mérida, Roberto Montenegro, Rodolfo Morales, Rodolfo Nieto, José Clemente Orozco, Antonio Ruiz El Corcito, Juan Soriano, Ángel Zárraga y Francisco Zúñiga. Dos obras de María Izquierdo tampoco se vendieron.

Por otro lado, el Centro Cultural Casa Lamm tuvo en exhibición a partir del día 19, el cuadro Naturaleza muerta (composición con alcachofas y limones), pintado por Diego Rivera en 1916, durante su periodo cubista. La pieza fue subastada en ausencia por la Casa Phillips y alcanzó 725 mil dólares.

Fuente: (Agencias)