Tendrán lugar en los municipios de Tancanhuitz, San Luis Potosí; Marquelia, Guerrero; Uruapan Michoacán; y Zongolica, Veracruz. En cada gala se reconocerá a creadores populares como "Tesoros Humanos Vivos".

Ciudad de México.- 6 de Junio de 2014.- Fortalecer la dignidad identitaria de comunidades a través del reconocimiento a la riqueza cultural de sus tradiciones, e impulsar la creación artística local, apoyando la economía familiar de los creadores populares, son algunos de los objetivos de la serie de encuentros Galas Identitarias. Fiesta de las Culturas Vivas, el cual forma parte del programa México, Cultura para la Armonía de la Dirección General de Culturas Populares (DGCP) del Conaculta.

 

El proyecto se realiza de manera interinstitucional entre el Conaculta y la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), a la que le corresponde financiar los eventos (1.5 millones por estado), y la DGCP, encargada del diseño del programa y los contenidos de las galas, en estrecha relación y comunicación con las comunidades.

Esther Hernández, coordinadora de Arte Popular de la Dirección General de Culturas Populares del Conaculta, explicó en entrevista que del programa México, Cultura para la Armonía se deriva un subprograma titulado Cultura Solidaria, el cual trabaja en los municipios identificados por la estrategia de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

“Galas Identitarias. Fiesta de las Culturas Vivas es un encuentro que toma lo más representativo y emblemático de cada municipio como son sus manifestaciones artísticas tradicionales, sea danza, música, algunos ritos o ceremonias, y lectura de poesía en lenguas indígenas”, indicó Esther Hernández.

Agregó que la idea principal de las Galas Identitarias es que convivan todas las expresiones artísticas de la comunidad en un espacio y momento, por ello “el sentido de fiesta”, donde a la par de armar un escenario donde se mostrarán distintas manifestaciones artísticas, habrá muestras de artesanía, cocina, y medicina tradicional.

La primera Gala Identitaria se realizó el 30 y 31 de mayo en el municipio de Zinacantán, Chiapas, y las próximas jornadas artísticas y culturales tendrán lugar en Tancanhuitz, San Luis Potosí (7 y 8 junio); Marquelia, Guerrero (14 y 15 junio); Uruapan Michoacán (21 y 22 de junio); y Zongolica, Veracruz (28 y 29 junio).

Las manifestaciones culturales y artísticas más significativas de cada lugar, serán presentadas en un escenario elaborado con diseños y materiales del arte popular representativo de la región. Cada escenario se realizará bajo la coordinación de la escenógrafa Mónica Raya, miembro del Sistema Nacional de Creadores; y contará con el trabajo de 15 artesanos.

Esther Hernández comentó que para la realización de los diferentes escenarios los artesanos además de trabajar en el montaje, también propondrán ideas. “No se trata de sólo tomar sus artesanías, sino de involucrarlos en el proceso creativo y que puedan mostrar en el escenario parte de sus creaciones tradicionales”.

Se calcula que al concluir las galas habrán participado un total de 750 creadores tradicionales; entre 140 y 160 creadores por comunidad: entre ellos portadores de saberes tradicionales, músicos, danzantes, poetas, artistas populares, y escritores en lenguas indígenas.

Esther Hernández expuso que la realización de las galas es una muy buena idea, en el sentido de que consiste en un trabajo en conjunto, y que el presupuesto se utiliza en apoyo de la economía familiar de los creadores.

“Cada una de las personas que trabaje en el escenario recibirá un pago. En Chiapas, cada artesano que estuvo en la muestra recibió un apoyo, independientemente de si vendieron o no. A las cocineras también se les da un apoyo, ellas no venden pero alimentan al staff, funcionarios, medios, artistas, todos comen lo que ellas cocinan, en lugar de contratar una agencia; eso genera un precedente de solidaridad porque nos están abriendo sus tradiciones a través de la comida, su mundo y forma de pensar”, destacó.

En su opinión lo que dejará en las cinco comunidades la realización de las galas identitarias, quizá de inicio, es una derrama económica en el municipio y en los creadores, pero también, el mostrar que su cultura, tradiciones y saberes pueden redituarles y generarles un beneficio económico. “El hecho es dignificar sus tradiciones y apoyar su economía”, aseveró.

Esther Hernández comentó que la comunidad de Zinacantán recibió el proyecto “maravillosamente”. “El evento consistió en que sus manifestaciones artísticas y culturales que viven a lo largo del año en distintas fiestas, ceremonias, rituales, están concentradas en un programa de dos días. Lo bueno es que ellos comparten y conviven alrededor de su cultura”.

La coordinadora de arte popular de la DGCP, informó que todos los participantes en las galas identitarias son de la comunidad local o provienen de municipios y comunidades aledañas; y que en la comunidad de Marquelia, en Guerrero, donde no hay muchas manifestaciones de cultura popular, la gala consistirá en llevar la riqueza cultural de Guerrero.

Reconocimiento a tesoros humanos vivos

En cada gala se hará un reconocimiento público y la entrega de un diploma y estímulo económico de 50 mil pesos, a creadores populares que preservan saberes y técnicas tradicionales y fungen como salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial.

Esther Hernández explicó que la idea del reconocimiento es una recomendación de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura)  para salvaguardar expresiones del patrimonio cultural inmaterial. “Los tesoros humanos vivos generalmente son personas de edad que suelen ser los últimos portadores de algún saber, a veces en riesgo de desaparecer”.

Apuntó que el premio va por dos vías: reconocer toda una vida en preservar una manifestación de la cual son portadores, y el no permitir que muera esa tradición o saber. “Son personas que se han dedicado con la familia o con la comunidad a transmitir el saber para que no se pierda”.

Abundó en que las personas  galardonadas son propuestas de distintas maneras, de acuerdo a la dinámica que se tengan en cada una de las comunidades. “La idea es que estén avaladas por la propia comunidad que los reconozca como portadores y gente que merece esta distinción”.

En Zinacantán, Chiapas se otorgó el reconocimiento a la maestra en textiles y creadora del huipil ceremonial, María Pérez López, junto con el tejedor de sombreros de palma, Andrés de la Cruz González.

En las posteriores galas se reconocerá en Tancanhuitz, San Luis Potosí a Agustín Crisóstomo Martínez y Mario Chávez Solís; en Marquelia Guerrero a Melquiades Domínguez Guzmán y Juan Morales López; en Uruapan, Michoacán a Timotea Rangel Galván y Eloy Valencia Alfaro; mientras que en Zongolica, Veracruz se otorgará el diploma a José Ramón Teodoro Tlaxcaltecatl Quiahua y a Alicia Pérez Rivera.

Fuente: (CONACULTA)