Redacción Azteca 21

Arquitectos, historiadores y museógrafos participaron en la convocatoria publicada el año pasado por el INBA y el resultado está en los trabajos de investigación, fotografías, textos y maquetas que conforman la muestra, que se exhibe en el tercer piso del Palacio de Bellas Artes.

Ciudad de México, 11 de Marzo de 2014.- Hasta el domingo 16 de marzo de este año se expondrán en el Museo Nacional de Arquitectura, los 29 trabajos que dan cuenta del tema Absorbing Modernity: 1914-2014, y que compitieron por un lugar para representar a México en la 14a. Bienal Internacional de Arquitectura de Venecia 2014.

Arquitectos, historiadores y museógrafos participaron en la convocatoria publicada el año pasado por el INBA y el resultado está en los trabajos de investigación, fotografías, textos y maquetas que conforman la muestra, que se exhibe en el tercer piso del Palacio de Bellas Artes.

Dicha bienal, que se realiza desde 1980, en este año fue curada por el arquitecto holandés Rem Koolhaas, ganador del Premio Pritzker 2000 y del León de Oro en la antepasada edición.

En el presente año, Koolhaas propuso el tema Absorbing Modernity: 1914-2014 “en un intento por explicar el desarrollo de la arquitectura moderna de cada nación participantes en el último siglo, a partir de sus diferentes sistemas políticos, estados de desarrollo, movimientos nacionales e internacionales de arquitectura, filosofías educativas, talentos arquitectónicos individuales, redes y avances tecnológicos”.

Todo lo anterior con el fin “de ilustrar cómo se ha asimilado la modernidad y perdido la singularidad nacional”.

De los 29 trabajos expuestos sobresalen los tres primeros lugares del Pabellón mexicano de esa bienal. Como el trabajo ganador  "condenados a ser modernos”, coordinado por Julio Gaeta y Luby Springall, con la colaboración de Catherine Rose Ettinger, Salvador Quiroz y Gustavo Avilés.

El segundo lugar recayó en el proyecto Arqueología de la modernidad, la persistencia de las ideas, coordinado por Juan José Kochen y que contó con la colaboración de Alberto Oderiz y Lucía Villers; y el tercero en la exposición-investigación Absorbing Modernity 1914-2014, a cargo de Saúl Alcántara y Salvador Aceves.

Durante un recorrido a los medios de comunicación, la directora de Arquitectura del INBA, Dolores Martínez, reconoció que la arquitectura mexicana es de enorme relevancia.

Lo interesante de la convocatoria es la participación interdisciplinaria de arquitectos, historiadores, diseñadores y museógrafos, entre otros, con la finalidad de organizar una muestra retrospectiva a nivel nacional, en el sentido de hacia dónde se dirige México en el tema abordado, agregó.

Los arquitectos Julio Gaeta y Luby Springall, ganadores del primer lugar, explicaron que la Bienal Internacional de Arquitectura de Venecia es la más importante en su género en todo el mundo.

Lo esencial, lo básico de su proyecto, comentaron, fue generar y reflejar la discusión que siempre ha tenido México en torno la modernidad, es decir, esa lectura y contraposición dual entre la tradición y la modernidad.

Señalaron que el nombre del proyecto proviene de una frase aparecida en uno de los libros del poeta y ensayista mexicano Octavio Paz, ganador del Premio Nobel de Literatura; y sostuvieron que es el proyecto arquitectónico más importante que hayan realizado hasta la fecha.

El tema, agregaron, fue bastante difícil, porque se trató de hablar de la arquitectura mexicana del último siglo. Una de sus inquietudes era explicar cómo México fue perdiendo su tradición arquitectónica, que se remonta al siglo XVIII, y cómo la estamos haciendo en el presente, añadieron.     

En el caso del segundo lugar, el arquitecto Alberto Oderiz dijo que, desde el principio, el proyecto Arqueología de la modernidad, la persistencia de las ideas se planteó varias preguntas: ¿En México es posible hablar de una modernidad absorbida?, ¿existe tal cosa?, ¿es algo homogéneo toda la modernidad?

Recordó que una de las cosas que encontraron en su investigación es que cien años atrás los arquitectos hacían cosas parecidas a las que estamos diciendo en la actualidad

Dijo que, por ejemplo, hace 60 años Mario Pani sostenía que la ciudad estaba enferma, por lo que había que liberar espacio y plantar árboles. Por lo anterior, creemos que no hay una modernidad compacta y limitada sino un laberinto de modernidades, en la que muchas de las ideas de hace un siglo siguen aún presentes, añadió.  

Fuente: (bellasartes.gob.mx)

Foto: Cortesía de GAETA-SPRINGALL arquitectos