La publicación incluye textos de Lorenzo Meyer, José Emilio Pacheco, Elena Poniatowska, Vicente Rojo, Agustín Sánchez González, Rafael Vargas, David Huerta, Juan Manuel Aurrecoechea y Tomás Domínguez Guzmán.

Ciudad de México.- 27 de Julio de 2013.- El catálogo Vivir en la raya: el arte de Rogelio Naranjo recorre la trayectoria del caricaturista michoacano a través de exploraciones gráficas, entrevistas al artista y material bibliográfico, detalló el historietista Juan Navarrete en la presentación de la publicación realizada en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCU Tlatelolco).

En presencia de Rogelio Naranjo, Jorge Jiménez Rentería, director del recinto universitario; la doctora en historia del arte Ana Garduño; el economista Iván Restrepo; el especialista en caricatura Juan Navarrete; y el etnólogo Sergio Raúl Arroyo fueron los encargados de presentar el material editorial integrado por 500 caricaturas.

La publicación comprende las obras presentadas en la exposición temporal del mismo nombre inaugurada en el CCU Tlatelolco el 24 de enero pasado y que cerrará sus puertas el próximo domingo 28 de julio.

La investigadora Ana Garduño, comentó que el lenguaje y cultura visual de Rogelio Naranjo lo colocan al nivel de los héroes culturales de la caricatura global e indicó que en el catálogo se despliegan núcleos conceptuales y ensayos que describe sus obsesiones, humor y juego de letras.

“Sin duda su caricatura provoca un disfrute perenne, sin embargo no necesita ser clasificada dentro de las artes plásticas para ser objeto de reflexión o placer y al mismo tiempo ser sujeto de análisis interdisciplinario”, apuntó.

Para Juan Navarrete la caricatura es un espacio de lucha pública en la que se exhiben a los culpables de ciertas fechorías dentro de la política al hacerse una denuncia a través de la crítica dibujada, así como señalamientos hacia lo invisible dentro de nuestra cultura.

“En las caricaturas de Rogelio Naranjo aparecen los marginales, los que no tienen voz ni espacios, él les otorga una presencia constante en su trabajo. Las calaveritas, los campesinos son figuras desprotegidas que luchan contra fuerzas tremendas”.

En su participación dijo que el catálogo con la obra del artista michoacano es una publicación que contiene el ingenio, pensamiento crítico y reflexiones de alguien que ha tenido la audacia de estar cerca del pulso de la sociedad mexicana durante muchos años y que ha logrado a través de diferentes formas apelar a una sensibilidad y a hacer visibles a los que no se ven ni escuchan.

Iván Restrepo se refirió a los espacios en los que se ha desarrollado Naranjo, como la revista Proceso y La garrapata. Destacó que el artista nunca ha dejado de ser un crítico feroz referente a las políticas mexicanas y de Estados Unidos, así como un defensor de las causas latinoamericanas.

“Tiene un sentido tan agudo para tratar asuntos que ha todos compete como los temas ambientales. Con pocos elementos muestra la realidad en sus cartones, crítica al sistema de la apropiación de la tierra y de la destrucción de los recursos naturales en el país”, destacó.

Al tomar la palabra, Sergio Raúl Arroyo señaló que desde hace casi medio siglo el galardonado con el Premio Nacional de Periodismo en 1997, utiliza la caricatura como un instrumento de precisión para revelar los pliegues casi invisibles de una realidad que camina en los abismos de la retórica.

“El catálogo exhibe la obra de Naranjo. Es un documento de síntesis que junto con 500 piezas que están en la exposición da paso a la investigación y conocimiento de la caricatura como elemento activo y testimonial de la crítica. Como un género que de modo creciente alberga una gran verdad sobre las múltiples mentalidades y visiones provenientes del mundo mexicano y de casi toda nuestra tortuosa modernidad”.

Expuso que en el trabajo de Rogelio Naranjo hay una extensa crónica en que es factible hallar los momentos definitivos de la política moderna de México, como los lazos históricos de su arte y cuyos retratos son proyecciones que despliegan  la fidelidad y mito de los retratados.

Fuente: (CONACULTA)