En la ceremonia, Isabel Grañén señaló que la tarea de la asociación civil a su cargo tiene un mayor énfasis en Puebla, estado que se distingue por proteger y enaltecer su memoria histórica.

Redacción Azteca 21

Puebla, México.- 15 de Mayo de 2013.- El pasado lunes fue entregada de manos del gobernador de Puebla el C. Rafael Moreno Valle la Clavis Palafoxianum o Llave Palafoxiana a la doctora María Isabel Grañén Porrúa presidenta de la Asociación Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México (ADABI de México); este reconocimiento se concede a las personas que enaltecen el espíritu mediante la cultura y el arte.

Al cumplirse 10 años de la fundación de esta Asociación, el Estado de Puebla recompensa la ardua labor, conducida por María Isabel Grañén Porrúa, en la recuperación de la memoria escrita de México. Junto a la experiencia de la doctora Stella María González Cicero directora de la Asociación y gracias al mecenazgo de Don Alfredo Harp Helú, ADABI de México ha podido concretar alrededor de 900 proyectos encaminados al rescate y conservación documental y bibliográfica.

El director de la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada, Juan Manuel Herrera, ofreció unas palabras previas a la entrega de la Clavis Palafoxianum, donde mencionó el camino andado durante estos 10 años, haciendo notar la flexibilidad de esta labor donde se han apoyado a archivos modestos y casi precarios, así como a instituciones como el Museo Franz Mayer, la Cineteca Nacional, el Museo Universitario de Arte Contemporáneo y los museos Frida Kahlo y Diego Rivera, entre otros repositorios. Con gran emotividad destacó los esfuerzos y la pasión por la recuperación del pasado de México, dijo: “ADABI es hoy por hoy una autoridad en la que se reconoce su prestigio y su calidad”.

La homenajeada, la doctora Grañén Porrúa, después de recibir la llave, dirigió un discurso lleno de sensibilidad: “ADABI conoce y siente el palpitar de los archivos y bibliotecas de México, los papeles viejos han sido la razón de su proceder, como un bálsamo protege la memoria y enaltecen el patrimonio heredado”. Reconoció el trabajo de la directora Stella María González Cícero al mencionar que su labor ha marcado un antes y un después en la situación de los archivos y bibliotecas de México. Con su singular y particular manera, no perdió la oportunidad para pedir el apoyo al gobernador de Puebla para rescatar tres códices del siglo XVI que se encuentran en el Museo del Alfeñique.

Al finalizar esta ceremonia doña María Isabel Grañén Porrúa y don Alfredo Harp Helú concedieron una breve entrevista, donde mencionaron que su apuesta es por el arte, la cultura, el deporte y la educación para transformar de raíz a México.

Al ser inquirida ¿Qué significa para ti la niñez lectora y que transformación realiza en México? la doctora María Isabel Grañen Porrúa afirmó: “Para mí el poder de la lectura es el más grande ¡yo creo en este poder transformador!. Me alegra mucho poder contagiar esta pasión con los niños y las nuevas generaciones, para abrirles las puertas de un mundo que los va a hacer infinitamente libres”.

De igual manera se le preguntó a la doctora Grañén ¿Cómo viene a apoyar este galardón a la labor de ADABI? A lo cual añadió: “ADABI se merece todos los reconocimientos, me da mucho gusto que el gobierno de Puebla donde hemos trabajado reconozca la labor; en Puebla cada vez se habla más de ADABI, en México en general la gente conoce más y más nuestro trabajo. Un reconocimiento así es también un arma con toda la prensa, para hacer cada vez más conciencia, no queremos la gloria, queremos seguir trabajando y trabajando, y que cada vez se sumen más personas en esta labor, que si bien no es atesorar, es salvar la memoria de este país”.