Por Coordinación editorial Azteca 21

Ciudad de México. 11 de marzo de 2013. La semana pasada se llevó a cabo una lectura de poesía amorosa en el Centro Cultural “Benemérito de las Américas”, ubicado en el Jardín Centenario de Coyoacán, en el marco de la exposición colectiva “Mitología erótica”, que incluye pintura, fotografía, collage y escultura, con la participación de dos escritores cubanos radicados en México, Ernesto Olivera Castro y Raúl Ortega Alfonso, en Durango y Playa del Carmen, respectivamente.
Alternando el uso de la palabra y ante un público atento y amante de la poesía, Olivera Castro y Ortega Alfonso, autores ambos de varios poemarios, compartieron poemas cuya temática amorosa y erótica deleitó a los asistentes. Así, Ernesto Olivera Castro (Guanabacoa, 1962), escritor, poeta, editor y promotor cultural, entre otros leyó su poema “Largo aliento”, del cual reproducimos dos fragmentos:

I.

Tú desvanecida
¿Qué puede separarnos? Ni la hemorragia del mar
en mis ojos. Mis ojos que conocen tanto de tu cuerpo.
Ni esa Isla de los olvidados de Dios. Qué puede entonces.
Más escándalo es cuando abres tu boca

Luna como ninguna. Como luna muda de Güines
hazme callar con tus besos y dejar a un lado los discursos del bueno.

Bocaciega esconde el salitre en tu vientre,
amor de lado al amor, detrás del amor
en la cocina quemando, contra el amor de otros
en las caletas, donde la brisa es más suave que la misericordia
y olvidamos por un rato estos ojos de guerra.

Por eso todo el tiempo cabe en tu aliento
mientras la arena se traga los portales de ayer...

VIII.

Amor que no se atreve amor que no existe...

Por su parte, Raúl Ortega Alfonso (La Habana, 1960), leyó, entre otros, el poema “Una mujer es algo serio si no llega”:

Nunca dejes en la superficie a una mujer
es como instalar una bomba en un cine de niños.
Si prometes abortarle la lluvia
no puedes dejarla encajada en la sequía
si presentas credenciales de rabia
no puedes olvidar la baba en el pantalón que te quitaste
si te la das de barítono
a la hora del canto no puedes ser falsete.

Tiene derecho si no llega
a buscar la humedad en algún sitio
donde no vea al ojo que mintió
ponerse su vestido de uñas
salir a botar los papeles del baño
recordarnos
que nuestro gigante es gigante por mandato de ellas
que no se comporte como un estúpido conejo entre la hierba
que no se vuelva un asqueroso vomitando
antes de hallar la luz que fue a buscar
en ese kiosco no se venden los jugos
se obsequian
si logras con caricias que bostecen sus piernas.

Una mujer para que vuele
hay que meterle todo el cielo en los ojos
enterrarle también el hacha en la memoria.
Sólo entonces se quitará el cartel
para que tu batuta pise el césped
comience el concierto de gemidos
y aparezca como camino la baranda
sin importar que pueda haber un puente.

Al concluir el recital, se degustó un sabroso mezcal oaxaqueño y los asistentes recorrieron la exposición, cuyas obras fueron un marco ideal para la germinación de la palabra y el placer del amor y la amistad. Al día siguiente, los poetas regresaron a las ciudades equidistantes donde residen actualmente.

Comentarios a esta nota: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Foto: Raúl Ortega Alfonso y Ernesto Olivera Castro durante el recital de poesía erótica.
Azteca 21/Gregorio Martínez M.

Nota patrocinada por:
Librería Mavari
Bolívar 104 local 2, Centro Histórico  México, D.F. Tel. (01 55) 5512 0339  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.