La unión de los distintos colectivos de profesionales y aficionados en México está dando importantes  frutos.

Con auténtica alegría y por qué no, orgullo, recibimos las noticias de las declaraciones de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Tauromaquia de acuerdo a las disposiciones de la Convención de la UNESCO, en el Carnaval Taurino de Autlán de la Grana, donde próximamente se darán cita en su feria las más importantes figuras del toreo de México, junto a los españoles Morante y Juan José Padilla.
También importante resulta la declaración de PCI de la localidad Villa de Álvarez Colima donde está ubicada la  bellísima Plaza de La Petatera, escenario único donde se recrea la Fiesta de los Toros y que igualmente celebrará en fecha próxima su tradicional feria en su singular coso.

Los primeros pasos de Aguascalientes, Tlaxcala, Querétaro, Jalisco, Huamantla, Coahuila, Xico e Hidalgo donde comenzaron a darse estas declaraciones en México han abierto el camino a la protección de la Tauromaquia en ese país, que ahora han seguido las localidades referidas.

México es uno de los países taurinos que recrea  la Tauromaquia con mayor pasión, contando con un patrimonio cultural taurino sencillamente monumental, vinculado a su historia como nación, por ser una expresión cultural que los mexicanos han hecho propia como parte del mestizaje cultural de su pueblo.

La Tauromaquia en México es genuina, auténtica, con cientos de plazas de toros y ganaderías de bravo repartidas por todo el territorio nacional, con una contribución especial a la Tauromaquia en general: La Escuela Mexicana.

México ha dado toreros de extraordinaria valía técnica y artística y siempre ha tenido representantes en las épocas mas sublimes del Arte de Torear. En la llamada Edad de Oro del Toreo, fue el maestro Rodolfo Gaona; Fermín Espinoza Armillita en la llamada Edad de Plata, luego Juan Silveti, Lorenzo Garza, Luis Castro El Soldado, Silverio Pérez, el gran Carlos Arruza, rival de Manolete, y mas recientemente Joselito Huerta, Antonio Lomelín, Alfredo Leal, Manolo Martínez, Eloy Cavazos, por sólo citar algunos.

En los actuales momentos existe una baraja de toreros mexicanos que rivalizan exitosamente con diestros de todas partes del mundo, como Uriel Moreno El Zapata, Eulalio López El Zotoluco, Arturo Saldívar, Joselito Adame, Sergio Flores, Arturo Macías, Fermín Rivera, El Payo, y muchos mas.

De allí que el movimiento en defensa de la Fiesta de los Toros en México, que impulsa  la Asociación de Matadores de Toros de México, con Antonio Urrutia al frente, las Asociaciones de aficionados, entre ellas Contoromex, entidades públicas como el  Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Taurino y empresas del sector como Casa Toreros, están dando una contundente respuesta a quienes atacan la Tauromaquia, demostrando con su ejemplo que unidos, aficionados y profesionales, pueden contener  los ataques a nuestra cultura y la libertad.

Fuente: (torosenelmundo.com/Williams Cárdenas)