Home Por la Espiral Mercados nerviosos: ¿se va el dinero?
Por la Espiral - November 29, 2018

Mercados nerviosos: ¿se va el dinero?

Muchos  buitres bursátiles suelen aprovecharse de alguna de estas dos situaciones o bien de la combinación de ambas para medrar y buscar en la sacudida accionaria  pingües ganancias cortoplacistas con el menoscabo de cargarse la estabilidad.

            Esta vez el huracán no es macroeconómico, ni un hoyo en las reservas internacionales, ni el abismo de la deuda externa (también eterna) ni un shock en los petroprecios o el rebote internacional por ser una de las llamadas economías emergentes a la que casi todo le pega desde lejos como una crisis financiera en Rusia o en Thailandia.

            El remolino en estos momentos es la nueva cara del Congreso de la Unión predominantemente populista  y con las mismas condiciones el Senado de la República. Con el gran ingrediente del triunfo de Andrés Manuel López Obrador que ha venido a empoderar aún más a todas las llamadas izquierdas en México que son como sabemos muchas camarillas, unas más rojas que otras.

            Ya llegaron y ya están en el poder y ahora querrán tomar el poder para sí mismos, hasta hemos visto una transición aterciopelada e inusitada en  la que el presidente electo –elegido pero no todavía gobernante- está ejerciendo el poder.

            Eso ha provocado inquietud en los diversos agentes económicos, voy a decir, nacionales porque son los que más están manifestándose de diversas formas expresando su malestar ya sea soterradamente en círculos con reuniones en petit comité  o bien  de forma abierta y hasta con sacudidas  en la Bolsa Mexicana de Valores y en la parte monetaria en la relación del peso respecto del dólar y del euro.

            Ignoro si hay en estos momentos inversores foráneos que han decidido no invertir –momentáneamente- en México  o reinvertir si ya están en suelo azteca y han optado por mantenerse “cautos” en una posición de stand by durante 2019 a la espera de ver cómo se va desarrollando el primer año de gobierno de López Obrador y van despejándose las brumas con sus dudas tenebrosas acerca de qué pasará con el Presupuesto; y con el trato a la inversión nacional y sobre todo extranjera.

            El temor hacia una recentralización de poderes y que se orbite alrededor del  Palacio Nacional como eje único (la nueva morada de López Obrador) está molestando a muchos constitucionalistas y partidarios de una democracia  con poderes perfectamente delineados, separados entre sí y con una República en la que sus 32 estados gozan de una plenitud  legal y federal.

            Hay irritación además por el manoseo en las consultas populares: más allá de los  memes se ha vuelto un cachondeo nacional pero también internacional, y déjeme decirle amigo lector, que en tiempos graves de gran complejidad nacional e internacional un gobernante en funciones pierde seriedad interna y externa si de  todooo pretende recabar la voz de la gente en medio de un desaseo, tanto en el control, como en la gestión de las opiniones.

A COLACIÓN

            Nuevamente, la Bolsa Mexicana de Valores se desplomó y esta vez cayó un 4.17%, definitivamente noviembre no ha sido su mes, ya en la primera semana retrocedió un 5.81 por ciento.

            ¿Lo es por la macroeconomía? No, sucede por el efecto político provocado por lo que se atisba en el renglón financiero, ¿hasta dónde meterá mano el gobierno lopezobradorista como regulador de las relaciones económicas y financieras entre los participantes del mercado?

            Que emanen ideas, desde diversas fuerzas de izquierda más o menos recalcitrantes, como la eliminación de las comisiones bancarias o utilizar las reservas internacionales del país como fondo social para subsidiar programas o inclusive expropiar el dinero del ahorro para el retiro de los fondos privados para usar ese dinero de caudal público… todo ello envía la peor de las señales negativas de que en cualquier momento pueden desaparecer las condiciones imperantes.

            Lo voy a dejar anotado para otra columna, ¿cuánto dinero, divisas, están saliendo ya de México por el temor a López Obrador y que de un momento para otro cuajen algunas de estas propuestas? Vamos a darle seis meses para ver la evolución del flujo.

            Por lo pronto, si le puedo decir amable lector que dos grupos inversores mexicanos han desembarcado con fuerza en España (¿casualidad?) primero lo hizo el grupo Zena-Alsea, presidido por Alberto Torrado, que adquirió el 100% de Grupos Vips, una operación de 500 millones de euros; prácticamente el nuevo grupo controlará en el mercado ibérico diez marcas altamente consumibles: Fosters Hollywood, Vips, Domino’s Pizza, Starbucks, Ginos, Burger King, Fridays, La Vaca, Cañas y Tapas y Wagamama.

            Y esta semana también nos hemos enterado de otro bombazo: RLH Properties  y BK Partners anunciaron la compra del emblemático  hotel Villa Magna, el tercer hotel de mayor raigambre  y lujo en Madrid después del Ritz (en remodelación) y del Palace (el favorito del ex presidente Vicente Fox y su esposa Marta).

El costo de la operación supone 210 millones de euros y los mexicanos inversores son Jerónimo Bremer, presidente del Comité Ejecutivo de RLH y Borja Escalada, socio fundador de BK Partners.

Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *