Home Por la Espiral Con fecha de caducidad
Por la Espiral - November 7, 2015

Con fecha de caducidad

Lo indudable es el éxito en la prolongación de la vida, es más me atrevo a afirmar que estamos desarrollando un culto a la supervivencia en la que muy posiblemente sea mucho más fructífera la madurez y ojalá se dejen atrás conceptos tales como la ancianidad y palabras feas como “viejo”.

El ser humano está reposicionando su planteamiento de vida aunque hay que reconocer que la ampliación de la existencia no siempre implica aparejada un incremento en los baremos cualitativos.

Ni la propia OCDE logra dilucidar bien a bien todo el amplio espectro de variables que obran a favor o en contra y habría que escombrar renglón por renglón de valores objetivos como subjetivos para dar con la mera clave del asunto.

En el estudio Health at Glance 2015, elaborado por el organismo que preside José Ángel Gurría,  basado en el análisis de 34 países miembros nos encontramos varias sorpresas en cuanto a la esperanza de vida de sus habitantes.

Japón por mucho tiempo se ha ubicado a la cabeza de la población que vive más tiempo, de hecho, su vitalidad envidiable ha motivado sendos estudios para tratar de encontrar el secreto de la eterna juventud y trasladarlo a Occidente. 

De acuerdo con la OCDE, la esperanza media de vida en Japón es de 83.4 años, en segundo sitio se ubica España, toda una campanada, con un promedio de 83.2 años de vida en sus habitantes. 

Me parece peculiar y máxime después de una larga crisis económica de un deterioro visible en el terreno socioeconómico y  de la pérdida del Estado Benefactor. Pero aún así los españoles ahora viven más.

¿Cuál es el secreto? Quizá en buena medida además de los avances médicos también lo es la dieta mediterránea (aunque es cierto el organismo recomienda a los españoles bajar de peso), la calidad de los alimentos, asimismo el clima y que todavía hay más gente que hace ejercicio y se cuida respecto de la que no. 

En el tercer sitio de los países más longevos figura Suiza con una media de 82.9 años; le sigue en cuarto lugar, Italia con 82.8 y Francia con 82.3 años de edad. Y si España la ha tenido difícil con la crisis, los italianos no se han quedado atrás de hecho padeciéndola en una escala mayor al igual que los franceses con sus propios matices. 

A COLACIÓN

Como dijo Luis Garicano, asesor económico del partido Ciudadanos,  en un foro de propuestas electorales sobre el futuro de las pensiones: “Un bebé que nazca ahora vivirá cien años”.

Sí pero no en todos los países desafortunadamente ahí también acontece una brecha muy visible con los datos actuales y si en España están hablando de calidad de vida,  México  se coloca casi en el cabús del tren de la OCDE.

El país azteca desluce entre los últimos siete para cerrar el listado y lo hace con una esperanza de vida de 74.6 años, por ese grupo se cuela Rusia con 70.7 y para cerrar Sudáfrica con una  longevidad promedio de 56.8 años de edad.

¿Cuáles son los inconvenientes?  ¿Lo que se come? ¿El estrés? ¿El smog? ¿El desbalance entre tiempo para trabajar y ocio? ¿La falta de ejercicio constante? ¿Atención médica insuficiente?

En México, el incremento de las cardiopatías y la diabetes, son fruto de la obesidad y aquí obra directamente un cambio en la tendencia de los gustos y preferencias alimenticias de los mexicanos.

La comida chatarra es barata accesible para el grueso de los bolsillos, no obstante, muy dañina para la salud. La transculturización de muchos de los hábitos alimenticios estadounidenses ha impactado pero para mal en la salud.

Desde el McDonald´s, Burger King hasta el Kentucky Fried Chicken o las múltiples marcas de pizzas rápidas, de perritos calientes,  sandwiches y bocadillos precongelados. 

Hay mucha diferencia entre comerse un bocadillo de jamón ibérico y una Big Mac o una orden de tacos al pastor y una pizza de choriqueso y todavía más si la bebida con la que se acompaña es una Coca-Cola cargada de azúcar y aditivos. Estos productos tienen una fecha de caducidad predeterminada hay que tratar de alargar la nuestra cuidándonos mucho más. 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *