Home Por la Espiral Mexicanos hacen su cesta ibérica
Por la Espiral - July 24, 2015

Mexicanos hacen su cesta ibérica

De acuerdo con datos del Ministerio de Economía y Competitividad, en 2014, el capital mexicano invirtió un mil 087 millones de euros, casi tres veces el monto de 2013 de 487 millones de euros.
Es significativo porque el universo de los negocios está ampliándose no circunscribe únicamente a relaciones comerciales (al cierre de 2014 España tenía un déficit comercial de un mil 492.2 millones de euros con México) o viajes por turismo (el año pasado incrementó 100% la llegada de connacionales a tierras ibéricas con 300 mil turistas) sino que también multiplica sus caras: inversiones, coinversiones, alianzas estratégicas, intercambio de activos, participaciones accionarias; etc.
Sorprende identificar dinero mexicano corriendo por los canales de la economía española, es el resultado de la globalización, pero indudablemente de los vínculos.
Mucho antes de que Cemex y Pemex hicieran acto de presencia en España,  desde mediados de 1960, la familia Arango estableció el modelo de negocio VIPS actualmente bajo la dirección de Plácido Arango cuya marca además incluye a Ginos.
Y si los Arango con VIPS han sorteado la crisis de los últimos años, no es de extrañar entonces que en plena vorágine recesiva  triplicó el número de restaurantes mexicanos en Madrid:  a junio de 2015 existen más de cien.
Si en 1999 había escasos veinte sitios, el plan de ruta gastronómica actual avizora  que el sector continuará en expansión dado el apego a los sabores de cuna.
Desde luego el gusto gana territorio en el paladar de los españoles a tal punto que en noviembre pasado, el restaurante Punto MX, propiedad de Roberto Ruiz obtuvo una estrella Michelin convirtiéndose en el primer restaurante mexicano en toda Europa con tal distinción culinaria.
A COLACIÓN
Los grandes apellidos de la lista Forbes -que son las fortunas más acaudaladas de México-, son los que han llegado a poner pie en tierras ibéricas buscando oportunidades trasatlánticas.
Los medios de comunicación van empezando a familiarizarse con ellos: Salinas Pliego, Slim Helú, Zambrano, Arango, Bailléres, Larrea Mota, del Valle, Servitje, Valladares, Alcántara Rojas, Vázquez Raña, Tomé, Álvarez-Aja;  familia Ramírez; familia Garza Sada, familia González, entre otros más.
Son más de un puñado. ¿Cómo es la radiografía de las inversiones mexicanas en España? En lo que va de 2015 motivados más por la recuperación de la economía ibérica y tomando menos en cuenta la crecida populista política en tierras de Don Quijote la operación más reciente es la compra de Yelmo Cines, la segunda cadena de salas  de mayor penetración en España.
Los dueños son Organización Ramírez, el poderoso grupo empresarial michoacano, propietario de Cinépolis entre otros negocios más. No se ha difundido el monto de la transacción, empero, tendrán entre sus manos la gestión de 414 pantallas.
En otro sector, el de la alimentación, Daniel Servitje, presidente de Bimbo, cerró  en junio la compra de Panrico por 190 millones de euros con ello  se apropia de  las marcas Donuts, Donettes, Bollycao, La Bella Easo, Eidetesa y Qé!. Bimbo controlará el 50% del mercado de la bollería en España.
No en pan pero si en charcutería, embutidos y carnes frías,  Grupo Alfa a través de su subsidiaria Sigma  se hizo con el control absoluto de Campofrío; el grupo regio de la familia Garza Sada es dueño preponderante  de las marcas Navidul, Óscar Mayer y Revilla. En total costó 700 millones de euros.
Y como para hacer  tacos se necesitan tortillas,  Gruma International Foods, de la familia González, adquirió Azteca Foods Europe por 45 millones de euros. Desde la planta en España son distribuidas tortillas, totopos, salsas, wraps y otros condimentos a toda Europa, Medio Oriente y Norte de África.
Otra operación muy reciente y relevante, aunque en otro sector,  la llevó a cabo  Carlos Slim Helú tras adquirir el 24.95% de Realia,  la gestora de bienes inmuebles propiedad de Bankia por la que pagó 44.5 millones de euros.
La conexión española de Slim va in crescendo paso a pasito lo que arrancó en 2012 con La Caixa y la apropiación de 439 inmuebles por 428.2 millones de euros  se extendió a finales de 2014 a  Fomento de Construcciones y Contratas (FCC)  con la adquisición del 25.6% del capital de la empresa líder en infraestructuras tras pagar 650 millones de euros.
De colofón, en la cesta,  se llevó un equipo de fútbol que últimamente ascendió a Segunda División:  el Real Oviedo al que inyectó dos millones de euros y lo rescató de la quiebra.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *