Home Por la Espiral Las horas bajas
Por la Espiral - June 22, 2015

Las horas bajas

Peligroso asunto que en los albores del siglo XXI no puedan embonar la democracia con la plenitud económica. Dañino que gobierno tras gobierno sigan sin cumplirse las promesas de menos pobres, doloroso también por el espectro de la corrupción presente en un Brasil democrático, una Italia democrática o un México igualmente democrático calificado en los peores lugares de corrupción.
    ¿Cómo le inyectamos a la gente la vena de la democracia, la credibilidad de su voto, de la participación? ¿Cómo convocamos a los jóvenes de 18 años primerizos en la vida cívica, soñadores por excelencia, idealistas universitarios a creer en la democracia porque tendrán trabajo y salario asegurado?.
    El actual modo de producción como paradigma no proporciona una respuesta concreta a un mundo humano deseoso de vivir no sólo más, sino mejor, eliminando las dolorosas brechas entre ricos y pobres; los complejos de castas y promoviendo sociedades más igualitarias.
    El reloj social puede detenerse en cualquier momento, estamos muy tarde de llegar a tiempo a finales de  2015 con la reducción de la pobreza global a la mitad,  un desafío imposible, dado el privilegio en el gasto militar mundial. El doble discurso de los países ricos.
    Como economista estoy convencida que la pobreza no requiere un “alivio” de carácter temporal,  para dar el salto de una generación a otra, el capitalismo tendría que convertirse de un modelo expulsor de la colectividad a favor de la individualidad, a una máquina de empleo favorecedora nuevamente de la colectividad por encima de la individualidad.
    Los economistas neoliberales podrían caer horrorizados ante tal circunstancia por todo lo que implicaría para las políticas monetarias formular instrumentos de respuesta y absorción de eventos derivados de una población con dinero circulante,  poder adquisitivo y actitud consumidora.
    El hecho de retomar otra vez los crecimientos con inflación sería condenable entonces argumentarían el menor costo de oportunidad, eligiendo entre la inflación o el desempleo. Muchos se decantarían a favor del desempleo como menor costo de oportunidad, aunque en realidad es éste el mayor costo en todos los sentidos.
    Creo en defender el sentido humano de la ciencia,  sostengo que la única fuente de riqueza proviene del trabajo formal y bien remunerado (existen otras fuentes de riqueza como la posesión de los recursos de la producción, la especulación y la expropiación de la plusvalía producto del trabajo como diría Carlos Marx).
A COLACIÓN
    El capitalismo ha puesto en un embudo a la democracia por el descontento persistente, palpable en gobiernos de derecha o de izquierda igualmente maniatada.    
    Hay un compás de espera que agota, para los gobiernos democráticos de izquierda y para los gobiernos democráticos de derecha, por encima de ambos, el capitalismo neoliberal impone condiciones, reglas casi siempre supranacionales, que maniatan ante el gran capital, y es allí donde ambos, izquierda y derecha, le fallan en las expectativas a sus gobernados.
    Desde México hasta la Patagonia  hay protestas sociales, no hay calma, ni paz social. Tampoco en Europa con Grecia al borde del colapso y la bancarrota.
    En este mundo de búsqueda de respuestas, con una socialdemocracia que no cuaja y un capitalismo que sigue haciendo más pobres a los pobres, el futuro desdibuja una aventura titánica.
    El problema es que a los graves desequilibrios sociales se añaden la falta de cooperación y visión de los organismos internacionales rebasados por el ritmo de los acontecimientos globales y el devenir histórico.  Esa falta de actualidad la estamos pagando en los desequilibrios.
    Al centralismo político y la plutocracia económica del socialismo lo sepultó el  rostro extendido de un modelo que hace más ricos a los ricos y más pobres a los pobres, aunque los gobiernos digan a sus gobernados que pueden elegir a sus representantes en las urnas, sin ver beneficios en el bolsillo.
    Para México, una democracia incipiente,  es un “muégano” de enormes retos lo vemos con el abstencionismo mientras en países como España la caja de Pandora ha abierto una crisis política que desdibuja nubarrones hacia un incierto futuro.
    ¿Por qué el desencanto en tantos países? Por la ausencia de contrapesos reales en la práctica, el paradigma del capitalismo neoliberal avanza por encima de la colectividad imponiendo las ganancias del particular, y lo hace con gobiernos de izquierda y de derecha.
    No hay un fiel de la balanza.  Es más exacerbado en la escena internacional: los organismos apenas asoman algunas intenciones de actualizarse, empero el desfase arrastrado propicia un capitalismo sin límite, donde todos los  días son violentados los derechos de mineros,  estudiantes, trabajadores agrícolas, obreros,   inmigrantes…
   

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *