Home Por la Espiral Los niniputienses
Por la Espiral - June 4, 2015

Los niniputienses

Su conducta es irresponsable per se hasta cierto punto abstrusa y timorata  porque simple y llanamente se están dejando vencer por el peso de los acontecimientos actuales saben que la formación no está siendo la llave para proveerles de un empleo bien remunerado y al mismo tiempo conocen  los avatares de sus compañeros que han continuado por la senda universitaria, que ya egresaron, hicieron formación como becarios y no lograron contrato alguno.
    La complejidad de esta problemática actual que acontece en varias economías desarrolladas y menos desarrolladas revela  el abaratamiento del mercado laboral, su devaluación intraprofesional y profesional.
    Hay muchos culpables de la distorsión del mercado laboral-salarial fundamentalmente las crisis económicas y financieras; el desbalance entre la oferta y demanda, la mayor demanda por empleo lleva a una competencia feroz siempre habrá alguien dispuesto y disponible para contratarse en peores condiciones respecto del otro competidor por la misma plaza.
    Por eso es que las cifras duelen: al día de hoy existen 39 millones de jóvenes en el mundo,  entre los 16 a los 29 años de edad, catalogados como ninis que se ciernen como un arma social contra la colectividad,  la economía en su conjunto y las finanzas públicas.
    Precisamente el documento intitulado OECD Skills Outlook 2015 analiza el  delicadísimo escenario del mercado laboral, el peso de diversas condicionantes y premisas que constriñen tanto el acceso de los jóvenes a la educación, su deserción, el abandono de cualquier posibilidad de buscar empleo y de continuar haciéndolo si es que tuvieron uno y fueron desempleados.
    La asimetría persistente en parte porque hasta carecen de una adecuada formación en el uso de la tecnología moderna y la escasa valoración personal que conceden a sus propias habilidades como un instrumento que les pemita insertarse en la población económicamente activa
    El análisis difundido hace unos días casi coincide con la tercera reelección de José Ángel Gurría al frente de la Secretaría General de la OECD, un apoyo conseguido entre todos los países miembros  y que llevarán al funcionario mexicano a liderar este organismo hasta  2021.
    Al poco de la buena nueva, Gurría acudió a Berlín para dar cuenta del dossier al que hacemos alusión; en sus palabras lo que lastimosamente ocurre  es una “desgracia” y lo es por “la inversión malgastada” en estudios truncados, el desaprovechamiento de capital humano y el desánimo imperante para progresar.
A COLACIÓN
    Me gustaría preguntarle a esos jóvenes que ni estudian ni trabajan, ni potencian sus habilidades, por qué están en sus casas, no serán más bien   víctimas de la crisis económica y de valores en general que estamos experimentando.
    En los últimos ocho años de la magna crisis económica europea, justamente se añadieron 5 millones más de ninis a esta vorágine de la vaguedad. Pero estoy segura que obedece a que sus padres perdieron el trabajo, con ello el ingreso, quizá les desahuciaron la casa al no poder pagar la hipoteca y con tal cisma abandonaron los estudios.
    No es gratuito que estén ellos sin hacer nada y allí es donde debe intervenir el Estado,  las políticas públicas y los servicios sociales porque esos muchachos son unos damnificados que necesitan recuperar su valía.
    Si hoy en día para jóvenes con formación les resulta casi improbable contratarse de lo que estudiaron y terminan en oficios, pues para una persona con escasa formación lo es y será todavía más.
    Cabe decir que los países en los que más se recrudecieron los niniputienses son  España y Grecia, del tal forma, que el 26.8% de los chavales españoles no hacen nada.
    Hace unos años,  en otro documento también del mismo organismo internacional  denominado “Panorama de la educación 2012” se presentaron los  cinco países con mayor problemática de ninis: 1) Turquía con el 36.6%; 2) Israel con el 27.4%; 3) México 24.4%; 4) España 23.7%, y  5) Italia 23 por ciento.
    Con la nueva actualización tendríamos lo  siguiente: 1) Turquía con el 34%; 2) Grecia 29%; 3) España 27; 4) Italia 26%, y 5) México con el 23% de la población entre los 16 a los 29 años de edad que ni estudian ni trabajan.
    A todas luces debe crearse un programa especial para aprovechar ese talento estropeado,  darles una oportunidad que les permita valorarse a sí mismos para servir a la sociedad  y a la economía porque este Gulliver es más difícil de derrotar si los dejamos solos.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *