Home Por la Espiral EUA Y UE: CHOQUE DE TITANES
Por la Espiral - November 26, 2014

EUA Y UE: CHOQUE DE TITANES

No será fácil, el proyecto es mega ambicioso dado el volumen demográfico que aglutinaría: Estados Unidos con una población cercana a los 320 millones de personas y la UE (conglomerado de 28 países) con más de 500 millones de habitantes.
El mercado de consumidores es potencial con un  70% de la población y Estados Unidos lleva una tendencia demográfica que dista mucho del constante envejecimiento de la población europea y la caída de sus tasas de natalidad.
En la Unión Americana los datos adelantan una expansión de su población, ampliación de la clase media, ascenso de mayor número de personas  y familias a los millionaires; y un incremento en la demanda por una serie de bienes, servicios y tecnología.
Los americanos son fanáticos de los gadgets, apps y todo aquello que implique la incorporación de la tecnología para facilitar la vida de los personas desde su movilidad hasta su toma de decisiones. No en balde también destacan a nivel global dentro del grupo de países con mayores patentes, inventos y prohijo de la propiedad intelectual.
En contraste, la UE tendrá al 2050, una población envejecida: al menos el 36% tendrá más de 65 años de edad, el significado económico de esta reconfiguración sociodemográfica tendrá repercusiones en muchas áreas, dada la cantidad de pensionados-ociosos que son igualmente un mercado de consumidores.
La otra cara de la moneda es la natalidad. Si Estados Unidos estima una media de 3.5 hijos en las próximas décadas, en la UE la media oscilará entre el 1.30 y 1.58 y habrá países donde se corre el peligro de la perpetuidad de la tasa cero, España lo es con “su invierno demográfico”.
Desmenuzado el contexto de la población,  tanto Estados Unidos como la UE, tienen mercados potenciales, con economías más o menos parecidas, políticas económicas más o menos similares; expansión de la clase media en uno y otro lado del “charco”; PIB per cápita en la Unión Americana de 53 mil dólares vs la UE con una media de 31 mil dólares.
Y de integrarse en una zona de libre comercio, en vez de restar, sucedería todo lo contrario, una suma y una multiplicación con la idea de derramar una corriente de beneficios entre ambos con esta gran “pangea” económico-comercial que haría un frente o buscaría al menos un contrapeso con la hegemonía China  y sus más de mil millones de habitantes y… aumentando.
A COLACIÓN
Pedes in terra ad sidera visus. Como economista lo quiero atestiguar, la puesta en vigor del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos (TTIP por sus siglas en inglés).
De acuerdo con la Comisión Europea: “El TTIP tiene como objetivo eliminar las barreras comerciales entre los Estados Unidos y la Unión Europea (suprimir aranceles, normativa innecesaria, restricciones a la inversión, etc.) y simplificar la compraventa de bienes y servicios entre estos dos espacios. Eliminar esas barreras supondrá crecimiento económico, creación de empleos y una disminución de los precios.”
El Centre for Economic Policy Research (CEPR) calcula que la economía europea podría beneficiarse con 119  mil millones de euros al año y la estadounidense con unos 95 mil  millones de dólares.
Recórcholis, empero, no será fácil que dos proteccionistas se entiendan, dos polos nada opuestos si no todo lo contrario muy parecidos y quizá eso sea la base explosiva de la futura relación.
Estados Unidos es uno de los principales quejicosos ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) se ampara en toda forma de estratagemas para proteger lo suyo, con libre comercio o sin éste.
Basta ver lo qué sucede con el TLCAN con México, en el tema del transporte y con la industria de los túnidos y muchos otros sectores. El más fuerte termina imponiéndose al débil en un esquema darwiniano.
Por eso se antoja un choque de titanes. Y si México demoró nueve rondas hasta firmar su tratado de libre comercio con la UE, puesto en vigor el 1 de julio de 2000, estas negociaciones EUA-UE, podrían dar para largo.
Todo depende de lo que en una primera instancia se pretenda liberalizar y todo cuanto ambos logren dejar enmascarado entre parentésis, corchetes y cláusulas pequeñitas.
De entrada, los transgénicos. Estados Unidos es el mayor productor de soja, algodón y maíz transgénico. ¿Qué hará la UE al respecto? y qué hará EUA con la PAC europea ayudas y subsidios. Cómo se entenderán en cuánto a huella ecológica, producciones amigables, semillas no contaminantes, reciclables, etc.
Ya  estoy viendo el gesto adusto de Alemania, la ceja levantada de los franceses y los americanos  amenazando con sus lobbies. Complicado, salvo que en una primera etapa sean productos automotrices y minerometalúrgicos. Hasta que lleguen a una luna de miel que les permita ir a otra etapa de mayor compenetración, respeto y comunicación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *