Home Por la Espiral Adictos al trabajo, candidatos a terapias
Por la Espiral - October 13, 2014

Adictos al trabajo, candidatos a terapias

La dependencia laboral existe. El documento “Working time around the world” señala que el  género y la edad parecen ser factores importantes para determinar el tiempo de trabajo.
“A pesar del aumento de la participación de la mujer en el trabajo remunerado hay una clara brecha de género en cuanto a las horas de trabajo en el mundo entero: los hombres tienden a horas de trabajo largas, mientras que las horas más cortas son generalmente para la mujer”.
En buena medida puede correlacionarse el incremento en los divorcios con  problemas económicos e  infidelidades por motivos laborales. Casi siempre de por medio subsisten  reproches por el abandono de la familia debido a las largas horas dedicadas al trabajo
¿Es usted un workaholic? Si se identifica con más de dos de las siguientes actitudes puede estar en camino de convertirse en uno para detrimento de su salud personal, convivencia personal y  crecimiento motivacional.   1) Permanece localizable los 365 días del año, a cualquier hora y bajo cualquier circunstancia, tanto su blackberry como su nextel son los vínculos perfectos para llevarse consigo toda la presión del  trabajo hasta sus horas más preciadas con su familia, amigos e inclusive vacaciones.    No hay nada más desagradable para la familia y los amigos que en una reunión personal o en un encuentro en un restaurante una o varias personas estén mandando mensajes, leyendo  mails, atendiendo llamadas, dando instrucciones, estando permanentemente esclavizado a las responsabilidades.
2) El workaholic lleva consigo las presiones a su casa, muchas de las discusiones con la familia derivan de los reproches de mutuo propio, primero por no tener disponibilidad para el ocio con los seres queridos y segundo, por la falta de comprensión del otro lado de la pareja para entender que “los bomberazos” pueden suceder en cualquier momento como coloquialmente se   conoce en el ámbito laboral. •”Se le puede ocurrir algo al jefe supremo y habrá que atenderlo ipso facto”.
3) El workaholic traslada  su trabajo a la casa. Es la persona que no únicamente llega malhumorado y tenso, sino que además lleva consigo parte del trabajo que no terminó. Son altas horas de la noche y trabaja con su computadora portátil dentro de su habitación, con la pijama puesta, la lámpara a media luz y metido en la cama.
4) La persona adicta al trabajo, piensa en el trabajo, todas sus actitudes y su vida giran en torno al trabajo; su mente está constantemente desarrollando ideas para el jefe; la lectura y sus actividades cotidianas, hasta los programas en la radio o la televisión están totalmente relacionados con su actividad.
5) Esta persona nunca toma vacaciones, sin su esfera laboral se siente menos, desprotegido, inútil, todas las satisfacciones las encuentra en su trabajo. Por tanto, desprenderse de él, es muy difícil por la propia costumbre desarrollada y las relaciones interpersonales manifestadas en dicho ámbito.
6) Cuando al fin toma vacaciones por presiones de la familia, en su equipaje nunca falta su computadora portátil y todos los artilugios de comunicación para estar siempre localizable. No es casual descubrir en la playa o en las áreas de piscina a personas atendiendo llamadas del jefe o bien dando instrucciones de qué hacer, a quién enviárselo, etc.
7) El workaholic es una persona aburrida y tiene malos hábitos. Más allá de sus relaciones de oficina está incapacitado para estrechar lazos en otras esferas porque simplemente no está  cómodo. Su vida es muy sedentaria y carece de horas libres para el ejercicio o bien otro tipo de actividades que la retribuyan en otro nivel.
8) El adicto al trabajo arrastra consigo varios fracasos sentimentales, acumula diversos divorcios y por ello busca relacionarse con alguien de la oficina que entienda bien  la presión, “los bomberazos”, el estrés del  trabajo y por ende, no recibir reproches ante  su falta de atención.
Si usted, estimado lector, aparece reflejado en alguno de los puntos desarrollados, haga un alto y reflexione, ponga en una escala de valores lo que le proporcione felicidad. Probablemente no se percate de que su actitud misma afecta otras esferas importantes de su vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *