Home Por la Espiral Ni-nis y su @realidad
Por la Espiral - September 29, 2014

Ni-nis y su @realidad

Hasta el capitalismo atraviesa una etapa de tránsito, mutando hacia una nueva fase, en donde las relaciones de producción serán modificadas y los alcances sociales marcarán el siglo XXI.
Estamos imbuidos en una espiral. De allí la necesidad de ir interpretando algunas señales acerca de lo qué se avecina. Una fundamental relacionada con el sistema educativo y su ecuación lineal basada en escuela, aprendizaje- formación técnica o profesional e inserción al mercado laboral.
Así funcionó de forma tradicional hasta que tantos millones de jóvenes sin estudiar, ni trabajar nos están mostrando la necesidad imperiosa de cambiar los moldes.
Reflexionemos: en la etapa de la niñez de mis padres, cuándo les preguntaban qué querían ser de mayores, la respuesta común era  bombero,  policía, maquinista de tren, doctor o enfermera.
En mi etapa de niñez, cuándo nos preguntaban qué queríamos ser de mayores, los niños decantaban por el fútbol y las niñas decíamos que leyes o contabilidad.
Hoy en día, cuándo se le pregunta a un niño qué quiere ser de grande, la mayoría afirma que programadores, Djs, youtubers (como Rubius quien además es ya millonario); o crear videojuegos.
Nosotros, como adultos que hemos estudiado leyes, medicina, economía, periodismo, contabilidad, etc; esta nueva realidad se nos escapa de las manos dado que creemos en el  valor agregado.
Sin embargo, no hemos hecho caso a las señales del  propio mercado laboral que desde hace mucho mostró  su curva de inflexión para determinadas profesiones y trabajos.
Imposible ignorar que hasta los jóvenes más preparadísimos no encuentran trabajo. No es fácil insertarse en el ámbito laboral en un área relacionada con la profesión, la mayoría toman cualquier oferta con tal de tener experiencia laboral y obtener un ingreso.
Desafortunadamente no hay ya una correlación directamente proporcional entre a mayor preparación, mayor ingreso. Hace unos años atrás, en España, para ser más exactos en 2006, la escritora Espido Freire, publicó “Mileuristas: retrato de la generación de los mil euros”,  analizando precisamente los avatares cotidianos de millones de jóvenes españoles que no llegaban a final de mes porque sus sueldos netos no superaban los mil euros.
Esos mil euros mensuales significaban retrasar la edad de emancipación de sus padres y también la imposibilidad de realizar muchas otras cosas como adquirir un vehículo, ahorrar para un enganche hipotecario, etc.
Este libro fue previo a la crisis económica desatada por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Con ello, trasladados a 2014, los mileuristas (mil euros equivalen a 17 mil 400 pesos de acuerdo con el tipo de cambio actual euro vs. peso) se han reducido so pena de que han incrementado los millones de jóvenes que ingresan sueldos entre los 450 a los 800 euros mensuales.
Ese es el enorme drama de la juventud presente y futura. Su nivel de preparación no encuentra el cauce laboral más acertado, ni los sueldos, ni salarios justos, más bien entran en la precarización laboral: tienen trabajo pero no satisfacen  todas sus necesidades; malviven.
Esa constante, ha implicado un cambio en  la mentalidad de muchos otros millones de jóvenes que no se sienten representados en las aulas de ninguna universidad, ni quieren trabajar por mil euros ni por la mitad.  Son los ni-nis o ninis: ni estudian, ni trabajan, ni hacen nada, más que estar enganchados a las redes sociales y al Internet.
Ellos  están volviéndose fantasmas sociales, excluidos de las políticas públicas, mantenidos por la familia y tarde o temprano pasarán a ser una carga para el Estado, esto es, para quienes pagamos nuestros impuestos en constante y sonante.
¿Preocupante? Sí y urgentemente debe ser atendido dado que la tendencia es creciente. De acuerdo con “Panorama de la educación 2014”, de  la OCDE, los cinco países con mayor porcentaje de jóvenes de entre 15 a 29 años de edad que forman parte de los ni-nis son: 1) Turquía con el 29.2%. 2) España con el 25.8%. 3) Italia con el 24.6%. 4) Chile con el 22.3%. 5) México con el 22 por ciento.
Conclusión: en  la actualidad ser universitario no es un pasaporte para un trabajo estable, ni bien remunerado; millones de jóvenes están quedándose enganchados por la @tecnología optando por sumirse en sus respectivas habitaciones buscando emular a quienes han dado un golpe de suerte con el Internet, gadgets, apps etc. y lo hacen por que no encuentran los estudios que les llamen la atención, hay un desfase entre la escuela tradicional y las necesidades reales de los niños, adolescentes y jóvenes de hoy.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *