Home Por la Espiral Crédito hipotecario, ¿en mente?
Por la Espiral - August 27, 2014

Crédito hipotecario, ¿en mente?

En la columna del día de hoy vamos a responder a varias interrogantes que hemos recibido al respecto de lectores interesados en lograr un patrimonio para habitarlo o como forma de inversión.
Para asesorarme en el tema consulté a una serie de ejecutivos inmobiliarios como Rosalía Thomassiny, quien refirió la importancia de comprar una propiedad: “Una casa-habitación media y residencial tiene una plusvalía  mensual mínima del 1% de su valor; mientras que la de un bien raíz, dependiendo  de la zona,  experimenta una plusvalía superior al 4% mensual”.
A continuación exponemos una serie de  tips para quienes planean comprar una casa, un departamento o un terreno a crédito.
1)     Lo primero que debe hacer es analizar si sus finanzas personales y la economía de su hogar están preparadas para enfrentar el pago mensual por un crédito hipotecario en los próximos veinte a veinticinco años.
2)     Una sugerencia de mucha utilidad es la de comprar una libreta y llevar un registro de todos los gastos semanales. A partir de ello, tendremos el  gasto mensual, lo que permitirá saber de cuánto es el ahorro del hogar, si es que los  cónyuges trabajan y entre los dos van a compartir el pago del crédito hipotecario. Si únicamente trabaja una persona hay que realizar el mismo esquema para conocer la capacidad de ahorro mensual.
3)     Una regla básica: el pago del crédito hipotecario que absorba la familia, la pareja o la persona, no debe ser superior al 30% de sus ingresos totales mensuales. No debe soslayarse: generalmente la familia tiene pagos de  otros créditos como el automotriz; la tarjeta departamental; o las tarjetas de crédito. Entonces, el añadir una hipoteca, es una presión adicional que los puede llevar a un “embudo” en sus finanzas.
4)     A través de la libreta y de sus anotaciones correspondientes las personas logran  conocer el patrón de ingreso-consumo-ahorro de la familia. Pueden entonces disponer de un ahorro que servirá de enganche
5)     La  segunda decisión tiene que ver con la elección de la casa, el departamento o el terreno, que les gustaría adquirir mediante un crédito. La decisión de la persona o la familia tiene que partir del razonamiento del futuro inmediato, es decir, si usted, su pareja y sus hijos, seguirán viviendo en el largo plazo en el lugar donde van a comprar mediante un crédito. Por ejemplo: imagine cómo será el Distrito Federal dentro de quince, veinte o veinticinco años ¿Quiere seguir viviendo allí?
6)     Una premisa fundamental es que en las grandes urbes y algunas zonas turísticas coloniales y de playa, el precio de la vivienda nueva es 70% superior a ciudades como Campeche, Villahermosa, Mérida, Oaxaca, Saltillo o Colima.
7)     Una vez que la persona o la familia están convencidas del lugar que quieren para vivir, otro tip es  asegurarse que la zona conserve aspectos de seguridad: que no esté cerca de una gasolinera; río; presa; planta tratadora de aguas negras; refinería; industrias peligrosas que trabajan con material incandescente o que puede explotar. Primordial, visiten el lugar de día y de noche.
8)    En caso de buscar terreno, por favor acudan al registro público de la propiedad, con los datos del fraccionamiento o del fraccionador, para verificar que el terreno es legal.
9)    9)     Cuando la persona o la familia evaluó todos estos aspectos, antes de dar un anticipo para APARTAR el inmueble o terreno, con la meta de enseguida pedir un préstamo, primero verifique que usted cumple con todos los requisitos que le van a solicitar para concederle  el crédito. La prueba del Buró de Crédito es esencial para los bancos y las sofoles, salvo para los organismos hipotecarios gubernamentales.
10)      Cuando la persona acude a una institución privada o pública para pedir prestado para comprar casa, departamento, terreno o bien remodelar, debe preguntar una serie de puntos. Recuerde que el ejecutivo que lo atienda tiene que decirle en qué esquema paga más rápido el préstamo, si en pesos o en UDI´s. Pídale un tabulador de pagos proyectados. Cuidado con los abonos pequeñitos, las mensualidades de a poquito, dado que  son las peores cadenas de endeudamiento.
11)    Es menester saber si el crédito que le ofrecen cobra penalizaciones en caso de que usted desee adelantar mensualidades, para terminar de pagarlo más rápido.  Hay personas que utilizan los aguinaldos para adelantar pagos y existen muchos programas bancarios que penalizan con una cantidad de dinero al deudor por hacerlo. El mejor programa hipotecario que puede encontrar es en pesos, sin penalización por pagos adelantados y a tasa fija.

POR LA ESPIRAL

Claudia Luna Palencia

@claudialunapale

-Crédito hipotecario, ¿en mente?

Generalmente, después del segundo trimestre del año se observa una mayor propensión de las personas para buscar un crédito, sea hipotecario o automotriz. Ambos acontecimientos derivan de una decisión que debe ser analizada con sumo cuidado, sobre todo en lo que a comprar un patrimonio inmobiliario se refiere.

En la columna del día de hoy vamos a responder a varias interrogantes que hemos recibido al respecto de lectores interesados en lograr un patrimonio para habitarlo o como forma de inversión.

Para asesorarme en el tema consulté a una serie de ejecutivos inmobiliarios como Rosalía Thomassiny, quien refirió la importancia de comprar una propiedad: “Una casa-habitación media y residencial tiene una plusvalía mensual mínima del 1% de su valor; mientras que la de un bien raíz, dependiendo de la zona, experimenta una plusvalía superior al 4% mensual”.

A continuación exponemos una serie de tips para quienes planean comprar una casa, un departamento o un terreno a crédito.

1) Lo primero que debe hacer es analizar si sus finanzas personales y la economía de su hogar están preparadas para enfrentar el pago mensual por un crédito hipotecario en los próximos veinte a veinticinco años.

2) Una sugerencia de mucha utilidad es la de comprar una libreta y llevar un registro de todos los gastos semanales. A partir de ello, tendremos el gasto mensual, lo que permitirá saber de cuánto es el ahorro del hogar, si es que los cónyuges trabajan y entre los dos van a compartir el pago del crédito hipotecario. Si únicamente trabaja una persona hay que realizar el mismo esquema para conocer la capacidad de ahorro mensual.

3) Una regla básica: el pago del crédito hipotecario que absorba la familia, la pareja o la persona, no debe ser superior al 30% de sus ingresos totales mensuales. No debe soslayarse: generalmente la familia tiene pagos de otros créditos como el automotriz; la tarjeta departamental; o las tarjetas de crédito. Entonces, el añadir una hipoteca, es una presión adicional que los puede llevar a un “embudo” en sus finanzas.

4) A través de la libreta y de sus anotaciones correspondientes las personas logran conocer el patrón de ingreso-consumo-ahorro de la familia. Pueden entonces disponer de un ahorro que servirá de enganche

5) La segunda decisión tiene que ver con la elección de la casa, el departamento o el terreno, que les gustaría adquirir mediante un crédito. La decisión de la persona o la familia tiene que partir del razonamiento del futuro inmediato, es decir, si usted, su pareja y sus hijos, seguirán viviendo en el largo plazo en el lugar donde van a comprar mediante un crédito. Por ejemplo: imagine cómo será el Distrito Federal dentro de quince, veinte o veinticinco años ¿Quiere seguir viviendo allí?

6) Una premisa fundamental es que en las grandes urbes y algunas zonas turísticas coloniales y de playa, el precio de la vivienda nueva es 70% superior a ciudades como Campeche, Villahermosa, Mérida, Oaxaca, Saltillo o Colima.

7) Una vez que la persona o la familia están convencidas del lugar que quieren para vivir, otro tip es asegurarse que la zona conserve aspectos de seguridad: que no esté cerca de una gasolinera; río; presa; planta tratadora de aguas negras; refinería; industrias peligrosas que trabajan con material incandescente o que puede explotar. Primordial, visiten el lugar de día y de noche.

8) En caso de buscar terreno, por favor acudan al registro público de la propiedad, con los datos del fraccionamiento o del fraccionador, para verificar que el terreno es legal.

9) 9) Cuando la persona o la familia evaluó todos estos aspectos, antes de dar un anticipo para APARTAR el inmueble o terreno, con la meta de enseguida pedir un préstamo, primero verifique que usted cumple con todos los requisitos que le van a solicitar para concederle el crédito. La prueba del Buró de Crédito es esencial para los bancos y las sofoles, salvo para los organismos hipotecarios gubernamentales.

10) Cuando la persona acude a una institución privada o pública para pedir prestado para comprar casa, departamento, terreno o bien remodelar, debe preguntar una serie de puntos. Recuerde que el ejecutivo que lo atienda tiene que decirle en qué esquema paga más rápido el préstamo, si en pesos o en UDI´s. Pídale un tabulador de pagos proyectados. Cuidado con los abonos pequeñitos, las mensualidades de a poquito, dado que son las peores cadenas de endeudamiento.

11) Es menester saber si el crédito que le ofrecen cobra penalizaciones en caso de que usted desee adelantar mensualidades, para terminar de pagarlo más rápido. Hay personas que utilizan los aguinaldos para adelantar pagos y existen muchos programas bancarios que penalizan con una cantidad de dinero al deudor por hacerlo. El mejor programa hipotecario que puede encontrar es en pesos, sin penalización por pagos adelantados y a tasa fija.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *