Home Por la Espiral Por un nuevo salario mínimo
Por la Espiral - August 21, 2014

Por un nuevo salario mínimo

Contar con este piso para fijar los salarios es digamos una de las primeras conquistas de los trabajadores en el incipiente capitalismo del siglo XIX, empero, también ha sido una forma de anclar las revisiones salariales con base  a la inflación y las expectativas inflacionistas inmediatas.
Y con el andar del tiempo ha persistido el debate entre aquellos apologistas de mantener el salario mínimo y los liberales a favor de la ley de  oferta y demanda, para el precio del factor trabajo.
Este año precisamente, Alemania que carecía de una regulación al respecto del salario mínimo, una de las concesiones otorgadas por el gobierno de la canciller Angela Merkel para los trabajadores en el país germano es  la instauración de un salario mínimo.
El Bundestag avaló con votos mayoritarios a favor la propuesta de la canciller y será a partir del primero de enero de 2015 que el sueldo mínimo germano aplicado consistirá en  8.5 euros brutos la hora, esto es, 153 pesos la hora a un tipo de cambio de 18 pesos por euro.
Alemania se une así a los 21 países de la Unión Europea (de un total de 28) que cuentan con un tabulador de salario mínimo.
Otro país que ha dado de qué hablar en el renglón es Suiza (no es miembro de la UE); justamente en mayo pasado, los sindicatos helvéticos  propusieron elevar el salario mínimo a 18 euros por hora, el más elevado del mundo.
Lo más interesante es que fue convocado  un referéndum y la propia población rechazó la medida, un 76.3% de los votantes,  se manifestó en contra de un mínimo de lujo.
Las campañas mediáticas y las mesas de análisis previas a la votación argumentaban que el gobierno podría equivocarse en reajustar el salario mínimo dado que los efectos en el mediano y largo plazo provocarían un desplazamiento de las curvas de oferta y demanda en el mercado laboral derivadas de que los propios industriales, empresarios y demás empleadores para reequilibrar sus costos de producción, entre fijos y variables, terminarían recurriendo a la fórmula clásica de reducir áreas y plantillas de trabajadores. Esto es, el resultado social sería desempleo.
A COLACIÓN
En México, el Partido Acción Nacional (PAN) está decidido a impulsar una  consulta popular acerca del salario mínimo para provocar que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto destine una serie de propuestas de reforma del mínimo al Congreso de la Unión y que sean estudiadas y contrastadas con las que el PAN obtenga de la consulta y las aportaciones de los demás partidos.
Recordemos que, de conformidad con lo establecido en el Artículo 90 de la Ley Federal del Trabajo, el salario mínimo es la cantidad menor que debe recibir en efectivo el trabajador por los servicios prestados en una jornada de trabajo.
“El salario mínimo deberá ser suficiente para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos.”
La Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) es  la que gestiona los tabuladores geográficos del salario mínimo y también por actividades laborales y profesionales.
En su página en Internet, el organismo propone su consulta, el enlace http://www.conasami.gob.mx/consulta.html sigue disponible por si usted, apreciable lector, quiere participar.
Yo me manifiesto a favor de su revisión pero además de su unificación, la zona A y la zona B, de entrada son discriminatorias para los trabajadores, debe existir un solo piso del salario mínimo para toda la República Mexicana.
En 2014,  el salario mínimo para la zona A es de 67.29 pesos diarios, un total de 1 mil 345.8 pesos al mes, considerando una jornada laboral de lunes a viernes.
Para la zona B el mínimo es de 63.77 pesos diarios, un total de 1 mil 275.4 pesos mensuales, también si partimos de un trabajo de lunes a viernes.
Y también me manifiesto a favor de que en su recomposición no únicamente tenga un ajuste real sino que también contemple que  en verdad cumpla con los preceptos constitucionales: el trabajador pueda vivir con dignidad de su trabajo.
El mismo INEGI documenta en su base estadística que en el país existen 6.7 millones de personas que sobreviven con un   salario mínimo.  Ni siquiera les alcanza para completar la canasta básica, en una economía en donde el precio del litro de leche en promedio es de 13.60 pesos y un kilo de huevo tiene una media de 23.50 pesos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *