Home Por la Espiral Presencia ibérica privilegiada
Por la Espiral - August 3, 2014

Presencia ibérica privilegiada

Indudablemente muchas fortunas se hicieron al amparo de este engranaje;  lo que quizá entonces no se preveía, es que, algún día tarde o temprano, el modelo fuera exactamente lo contrario: volcado a favor del impulso de la extranjerización del aparato productivo, financiero y empresarial.
El capital español ha sido el más beneficiado en todo este viraje. No hay forma alguna de desmentir que la crisis económica española logró un aterrizaje más suave gracias a todo el mar de intereses, posesiones y negocios que las empresas ibéricas ostentan en América Latina y fundamentalmente en México.
La prueba más  fehaciente,  en la actualidad con OHL, la constructora  compensa toda su pérdida de negocio en tierras ibéricas gracias a  una serie de contratos jugosos en tierras aztecas.
El gobierno que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto prefiere cerrar contratos millonarios con OHL que con empresas mexicanas como ICA, Carso, Tradeco; etc.
En  el tiempo  transcurrido de la presente administración, OHL ha cerrado siete contratos por 41 mil 594 millones de pesos y las expectativas de la empresa son  nuevos contratos con gobiernos estatales.
Así es que  la penetración del know how ibérico sigue y seguirá  permeando en el modelo productivo, empresarial, industrial, financiero y tecnológico de México.
En primera instancia dominan en lo bancario-financiero bajo las siglas del BBVA Bancomer y del BSCH. El primero goza de tal nivel de posesión en tierras aztecas con ingresos que representan más del  40% de las utilidades anuales aportadas a la casa matriz en España.
Además del ámbito financiero, las redes ibéricas tejen lazos en extensión hacia otros sectores claves sin quitar por supuesto el dedo en el renglón en la recién anunciada apertura energética del país.
Por lo pronto figuran en el sector eléctrico guiados por Endesa metidos en las centrales eléctricas; Iberdrola obtiene varias licitaciones importantísimas para construir subestaciones en la zona norte del país.
También el capital español prolifera en las entrañas como el caso de las tuberías de suministro de gas natural en las principales urbes para cancelar las pipas y tanques estacionarios y obligar a los inquilinos a un abono permanente en su factura de gas favorecedor para la empresa española Gas Natural.
Respecto de las coinversiones encontramos que la constructora española Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) tiene adjudicados varios proyectos de abastecimiento de agua potable; contratos de diseño, construcción y explotación de una planta potabilizadora de agua, por un período de 25 años y construcción de presas.
Además FCC y otra española como es Aldesa obtuvieron contratos de construcción de diversos tramos de autopistas.
Casi en todos lados, sitios, industrias, sectores y ámbitos prolifera la presencia del capital ibérico. En el turismo han formado un verdadero coto de poder apropiándose de las mejores playas, imponiendo sus condiciones de inversión y explotación de manglares.
En lo turístico sobresale la infraestructura hotelera de Riu, Iberostar, Meliá, Catalonia y NH; los all inclusive   han venido a socavar a la micro, pequeña y mediana empresa restaurantera y de servicios que vive precisamente del turismo en la zona local.
Y si de telefonía se trata hasta en los hilos inalámbricos es fácil ubicarlos tal es el caso de Movistar con más de 18.7 millones de clientes en todo el país (incluyendo telefonía fija, móvil, pública y datos).
A COLACIÓN
Desde que en los últimos veinte años del siglo XX inició en México y América Latina una apertura a favor del capital extranjero, el ibérico decidió retomar su presencia histórica cual río en busca de su cauce natural, reforzándose a nivel regional e inclusive compitiendo con la inversión estadounidense.
Con el llamado “desembarco español” o “reconquista ibérica” la región cambió de rostro de negocios y no siempre mejoró en el aspecto económico-social destacando además el abaratamiento en los costos de la mano de obra; desvalorización en sueldos y salarios y la pérdida de conquistas sociales que muchos empleados de las filiales ibéricas han visto esfumarse con el cambio de mando.
México es otro y la región también desde la perspectiva de los profundos cambios provocados por las matrices vía sus respectivas subsidiarias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *