Home Historia Los jóvenes de la nobleza mexica eran educados con gran disciplina y sin privilegios, algo que deberíamos imitar en nuestros días
Historia - May 16, 2014

Los jóvenes de la nobleza mexica eran educados con gran disciplina y sin privilegios, algo que deberíamos imitar en nuestros días

Los hijos de los nobles aztecas, conocidos también como pipiltin, eran educados desde los seis y hasta los 15 años en el Calmécac, institución educativa en la que lejos de contar con privilegios, debían barrer, acarrear leña, participar en obras públicas y en la agricultura.

“No existía un trato especial y la única diferencia con el Telpochcalli (escuela para la gente común) estaba en el tipo de conocimiento que recibían, pero sobre todo en la rigidez”, afirmó Carlos Javier González, director del Museo del Templo Mayor (MTM) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

De acuerdo con el titular del MTM, no se cuentan con datos suficientes que  testimonien el desempeño de los profesores en el Calmécac, en cambio mencionó que en el Telpochcalli los maestros tenían jerarquías: los achcauhtin (el mayor) se dedicaban a la enseñanza de los jóvenes, y los telpochtlato (maestro que habla a los jóvenes) tenían la más alta autoridad dentro de esas instituciones y estaban autorizados para castigar a los alumnos.

La educación entre los mexicas ocupaba un papel preponderante, tanto así que los docentes acudían a las casas de los niños y jóvenes para invitarlos a ser parte del Calmécac o del Telpochcalli, según su estrato social.

En esas visitas los profesores exhortaban a los padres a enviar a sus hijos varones a la escuela, en tanto que las mujeres eran educadas por las madres en actividades propias del hogar.

Los pipiltin acudían al Calmécac para aprender el arte de gobernar, la disciplina militar, la lectura de los códices y los tonalamas (libros de los destinos), en los que se leía cuál sería la suerte y cómo sería la vida y el carácter de cada una de las personas, de acuerdo al día y número en el que nacían, además de que se especializaban en el conocimiento de los astros.

“Los jóvenes que estudiaban ahí no se podían comportar de manera indebida y mucho menos embriagarse, pues sí lo hacían eran castigados hasta con la pena de muerte, porque la clase gobernante era muy celosa de su papel como regidora de los destinos de la sociedad”.

El director del Museo del Templo Mayor recordó que fray Bernardino de Sahagún mencionó en sus crónicas la existencia de siete Calmécac (hileras de casas en náhuatl) dentro del recinto sagrado de Tenochtitlan y situados cerca de los templos.

Uno de ellos era el Tzonmolco-Calmécac que estaba ligado físicamente al templo del dios del fuego, otro más que llamaban el México-Calmécac era dedicado al dios Tláloc. En la actualidad existen vestigios de uno en el sótano del Centro Cultural de España, el cual se puede visitar.

En ese lugar, ubicado en Guatemala 18, Centro Histórico de la Ciudad de México, se encontraron varias almenas en forma de caracol cortado, que era uno de los distintivos de Quetzalcóatl, dios patrono del Calmécac.

Los Telpochcalli estaban distribuidos en distintos barrios de la ciudad. El dios patrono era Tezcatlipoca, deidad vinculada con la guerra, porque fundamentalmente a esos jóvenes se les educaba en el ejercicio del combate. Aunque en esas instituciones la educación también implicaba una disciplina, era menos rígida que en el Calmécac.

Fuente: (INAH)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *