Home Por la Espiral Zambrano, su muerte en España
Por la Espiral - May 14, 2014

Zambrano, su muerte en España

Roberta Lajous, embajadora de México en España, no dejó de atender todas las llamadas tanto de prensa española como mexicana así como de políticos y empresarios deseosos de saber las causas del fallecimiento de Zambrano.
Todo sucedió de manera sorpresiva, fue una muerte natural. El empresario regiomontano arribó la semana pasada a Madrid, España, en compañía de su cúpula principal.
Había un tema fundamental que les obligó a desplazarse: el conflicto con las autoridades hacendarias españolas que acusaban a la empresa mexicana acerca de una doble contabilidad utilizada para beneficio propio obrando en contra del fisco ibérico.
El propio Zambrano se empeñó en dirimir el conflicto reuniéndose al más alto nivel, empero, la muerte no le dio tiempo ni de reunirse con el presidente Mariano Rajoy ni con Cristóbal Montoro, titular del ministerio de Hacienda.
Para todos ha sido una sorpresa funesta, triste y dolorosa. El Hotel Villa Magna, uno de los preferidos por los mexicanos de determinado nivel y ubicado en Paseo de la Castellana 22, se vio desbordado por las circunstancias.
La embajadora Lajous puso  todo su empeño en facilitar el traslado del cuerpo del empresario regiomontano, un figurón que representa toda una época del sector empresarial mexicano con una serie de avatares y también de cobijos hasta que, bien a bien, Cemex, llegó a catapultarse como una translatina.
Para Zambrano, quien murió sin sucesores, el destino de su empresa era su eje vital, nadie puso en tela de duda cuanto le pesó a él que la Hacienda española le hiciera tamaña acusación y que desde el año pasado se hablara inclusive de imponerle una multa megamillonaria.
Con la pérdida de Zambrano cuyo cuerpo será velado el día de mañana miércoles en México y sepultado en aires regiomontanos se cierra una época, la de los empresarios-caudillos del Norte que llegaron inclusive a decidir  el nombre del presidente de México. ¿Quién sustituirá a Zambrano en Cemex? Esa es la pregunta del millón de dólares.
A COLACIÓN
Desde el pasado 24 de noviembre, la multinacional mexicana con proyección a  más de 50 países y presencia en España desde la década de los noventa emitió un comunicado oficial a fin de orientar en lo mejor posible a sus accionistas, inversionistas, clientes, medios de comunicación y público en general.
De esta forma, la empresa que en España dirige Jaime Ruiz de Haro, informó que Cemex cumple escrupulosamente con todas sus obligaciones legales y tributarias en España, sin tener a la fecha deuda ni sanción alguna con la administración fiscal española.
“CEMEX ha tenido conocimiento a través de los medios de comunicación de los movimientos de personal dentro de la Agencia Tributaria y no entra a valorar las decisiones que dicho organismo, en el orden interno, haya adoptado. La compañía se remite a lo ya declarado por las autoridades competentes en la materia.”
Cabe señalar que la empresa atraviesa un proceso regular de revisión que se enmarca dentro del régimen de inspecciones que la Agencia Tributaria practica a las empresas consideradas como “grandes contribuyentes” de forma habitual. Este proceso se encuentra actualmente en curso.
Por lo que a juicio de Cemex “en la interpretación de la normativa fiscal y tributaria, es habitual que se produzcan diferencias de criterio entre el contribuyente y la autoridad correspondiente. Estas divergencias pueden ser dirimidas mediante recurso que se tramita con las autoridades administrativas, o bien a través de los tribunales.”
Desde la tercera semana de noviembre, tanto la prensa escrita como  digital  difundieron diversas informaciones que vinculaban a la cementera con el despido de una inspectora fiscal que, de acuerdo con la prensa española, le rechazó a Cemex un recurso para evitar una multa por 450 millones de euros.
A los pocos días sucedió el comunicado oficial de Cemex en España pero ello no ha contribuido a esclarecer cuanto acontece y menos aún después de la dimisión, el pasado 4 de diciembre, de Luis Jones quien fungía como director del Departamento  de Inspección Financiera y Tributaria de la Agencia Tributaria.
Hasta el portavoz socialista de Hacienda en el Congreso, Pedro Saura,  está solicitando que el propio ministro de Hacienda Cristóbal Montoro dé explicaciones al respecto de qué está sucediendo al interior de la Agencia Tributaria.
Al día de hoy lo que prevalece son respuestas confusas circulando en los medios de comunicación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *