Home Entrevistas Gabriel Figueroa, artífice del nacionalismo mexicano: Claudia Monterde, editora del libro “Bajo el cielo de México”
Entrevistas - May 2, 2014

Gabriel Figueroa, artífice del nacionalismo mexicano: Claudia Monterde, editora del libro “Bajo el cielo de México”

Así se expresó hoy aquí Claudia Monterde, experta en el tema y editora del libro “Bajo el cielo de México: Gabriel Figueroa, arte y cine”, uno de los resultados del proyecto multidisciplinario iniciado por ella hace ya 10 años.

Entrevistada por Notimex, la también curadora expuso que “más que ver otros soportes, como los carteles alrededor de las películas, con este libro y lo que hay alrededor de él intentamos volver a las películas que hizo”.

Mencionó que actualmente se transfiere a soportes de alta definición el corpus cinematográfico y se busca ahí ir a los fotogramas que hagan ver el Gabriel Figueroa que hasta la fecha no se ha visto y que es necesario conocer por todo público.

La edición es parte de los proyectos del equipo curatorial de Fundación Televisa, dijo al señalar que “ha sido muy exitoso a nivel internacional, y a partir de una muestra fotográfica se han desprendido nuevos proyectos”.

Destacó que a los mexicanos y a los extranjeros les interesa el mundo de la plástica mexicana y en ese contexto, recordó que Figueroa está catalogado en el área de los grandes muralistas del país por su intachable estética del paisaje.

Figueroa fue parte del grupo de fotógrafos, cineastas, pintores, grabadores y muralistas, entre ellos Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Leopoldo Méndez y Manuel Álvarez Bravo, más brillante del país, dijo.

Junto con ellos, agregó la entrevistada, llevó al terreno de la expresión artística la transformación de México tras las batallas de la Revolución. Su fotografía cinematográfica puede revisarse como una crónica de la construcción del México moderno, aseveró.

De acuerdo con la editora, se trata de un viaje a mundos reales y ficticios, pues este libro, sobre todo, “es la confirmación de que existen muchos méxicos y que no pocos de ellos son efecto del poder seductor de las imágenes del cine”.

La entrevistada comenzó como investigadora de un archivo de división fílmica que era un mundo de imágenes, notas de prensa y carteles, además de visitar y trabajar sistemáticamente con el archivo personal del director de fotografía.

La relación con Gabriel Figueroa hijo, destacó, ha sido cordial, por lo que el trabajo ha sido un gozoso periplo por la historia no solamente del cine, sino de México, que saltó de la posrevolución a la modernidad de hoy.

Así, sabe que para Gabriel Figueroa, como para los artistas del rico periodo nacionalista mexicano, la suya fue una búsqueda de autenticidad expresiva y de construcción de una identidad capaz de concertar el imaginario nacional.

Gabriel Figueroa se convirtió en una figura emblemática de la cinematografía mexicana del siglo XX, luego de su prolífica carrera de retratista de estudio, fotógrafo de tomas fijas, iluminador, operador de cámara y cinematógrafo.

Reconocido como uno de los pilares de la llamada Época de Oro del cine mexicano, trabajó con directores de México, Estados Unidos y Europa en una gama de temas y géneros, al tiempo que consolidó un estilo visual distintivo.

La filmografía de Figueroa está conformada por más de 200 películas. “En ellas dio muestra de su capacidad técnica, de su cuidadoso tratamiento de la composición y la iluminación, y su afinidad con la estética de otros artistas.

Para la entrevistada, la máxima aportación de Figueroa, “sobre todo en el ámbito fotocinematográfico, es un paradigma porque restituyó al cinefotógrafo la idea de autor, al darle el papel que merece dentro de toda la industria”.

Es sabido que Gabriel Figueroa impuso nuevas formas de entender la imagen, una manera particular de trabajar la luz y un universo de claroscuros, con los que el cine mexicano erigió un imaginario estético y político sin precedentes.

Nacido en la Ciudad de México en 1907 y muerto aquí mismo en 1997, el fotógrafo se interesó, desde muy joven, por el arte, por lo que cursó estudios de pintura en la Academia de San Carlos y de música en el Conservatorio Nacional.

Entre las cintas en las que trabajó destacan “María Candelaria”, “La perla”, “Enamorada, “La malquerida”, “Maclovia”, “Río escondido”, “Los olvidados”, “El rebozo de Soledad”, “Simón del desierto” y “Macario”, entre mucha otras joyas más.

Uno de sus últimos trabajos para el cine fue la película “Bajo el volcán”, basada en la novela homónima de Malcolm Lowry y dirigida por John Huston, y ahora, “Bajo el cielo de México: Gabriel Figueroa, arte y cine” lo honra.

Fuente: (Notimex)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *