Home Por la Espiral Generación Z: individualismo digital
Por la Espiral - April 30, 2014

Generación Z: individualismo digital

Se trata de una generación de chicas y chicos; niñas y niños; considerados de alto apego digital, nacieron con la tecnología sin fronteras, la era del Internet y toda la vorágine de cambios reflejada en una amplia gama de gadgets.
Para ellos, -Generación Z-, el mundo sin toda esta revolución digital y tecnológica es impensable. No pueden concebir cómo sus padres o abuelos pudieron llevar una vida sin un teléfono móvil, Ipod, Tablet; o lograron divertirse sin tener al alcance una Xbox, Playstation, Nintendo, etc.
Ellos han nacido en oropeles de chips, casi “genéticamente” saben cómo utilizar cada uno de los aparatos, sin siquiera leer las instrucciones, no dejan  de sorprender a sus padres y abuelos cuando demuestran sus habilidades con la nueva tecnología.
Pero también son una generación de egoístas, el individualismo es un sello que está preocupando a sociólogos y terapeutas porque cada día se aíslan más en cuanto a sus relaciones interpersonales.
Vamos que la alteración en la convivencia es visible en todos los  ámbitos. En la actualidad, los niños, desde pequeños tienen en sus manos una Nintendo o una en tercera dimensión.  Es prácticamente uno de los primeros regalos de los padres, una máquina que “los enganchará” y llevará a explorar una a otra.
Ya los padres han olvidado  regalar patines, patinetas, bicicletas, avalanchas, porque todo  resume en gadgets. El problema deriva después: no hay forma de desangachar a los pequeños que harán todo –pataletas de por medio-, para vivir su niñez absolutamente imbuidos en sus diversos aparatos.
Es lamentable por que han perdido la capacidad de disfrute, lo mismo se les ve en la montaña que en la playa, hasta en el cine o un restaurante abstraídos con sus juegos y en la medida que van creciendo, su horizonte personal paradójicamente amplia a comunicarse mediante sus redes sociales.
¿Cómo juegan los niños de hoy? No es necesario que se reúnan con otros amigos en el mismo sitio, basta con que se conecten online con niños a los que no ven, pero con los que juegan y viven no únicamente en su país de origen sino también en otros países.
A COLACIÓN
No es sólo la niñez de estos niños la que está alterada sino también la de la juventud. La Generación Z ahora liga en WhatsApp, Tuenti, Facebook o Twitter.
A su vez, están cada vez más inmersos en estudiar lo menos posible y no quieren ser  abogados, contadores, maestros o economistas como sus padres, ellos quieren fabricar videojuegos, ser youtubers, crear aplicaciones o ser DJs.
El fracaso escolar no les preocupa, al menos no en la misma intensidad, que a sus padres que crecieron sabiendo que a mayor formación mayor probabilidades de éxito en el ámbito laboral.
El problema es que los jóvenes Z han crecido con las mayores comodidades porque sus padres se lo han dado todo, muchos son hijos únicos, acostumbrados a recibir todo tipo de mimos y obtener, a la mayor exigencia, todo cuanto demandan.
Algunos creen que heredarán todas esas comodidades sin siquiera reparar en su propia formación. Sin lugar a dudas, esta niñez y juventud actual, terminarán por cambiar el mundo cuando de adultos les corresponda tomar la estafeta laboral y profesional.
Lo que no se sabe es cuál será el resultado, ante su nivel de compromiso actual y la animosidad de su propia abstracción de los problemas más mundanos.
Y es que, si  los que pasan de veintitantos van mudándose de piso en piso con su Xbox bajo el brazo y muchos no conciben encontrar una pareja con la que no pueden compartir un juego de Call of Duty, qué puede esperarse de estos niños  de entre 6 a 12 años de edad. ¿Cómo establecerán sus relaciones personales, emocionales y sociales inmersos en su habitación únicamente atados a sus aparatos tecnológicos?
Ahora bien para mercadólogos y economistas las  generaciones que están creciendo y poblarán el planeta serán las más interesadas en consumir todo tipo de moda tecnológica.
Todo aquello que signifique estar a la vanguardia será lo que más les interese obtener. Ser el primero en utilizar  el nuevo dispositivo y probarlo será lo primordial.
Sin lugar a dudas esta Generación Z gastará más de lo que ahorrará, su mundo será absolutamente digital y la finalidad también será facilitarle la vida. Hasta los vehículos con control de voz están siendo probados; así como  la lectura del iris, el sonido de la voz o la huella digital para todo tipo de operaciones bancarias y financieras.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *