Home Espectáculos Llevando como escenografía las pirámides de Monte Albán, “La Flauta Mágica” de Mozart, abrirá temporada de la Ópera de Bellas Artes
Espectáculos - February 7, 2014

Llevando como escenografía las pirámides de Monte Albán, “La Flauta Mágica” de Mozart, abrirá temporada de la Ópera de Bellas Artes

 

Los papeles principales corresponderán a Lourdes Ambriz y Maribel Salazar, quienes alternarán en el rol de Pamina, mientras que Tamino serán Ernesto Ramíez y Diego Silva. A Papageno lo interpretarán José Adán Pérez y Josué Cerón; a Sarastro, Tamás Bátor, y a la reina de la noche, Íride Martínez, bajo la dirección concertadora de Iván López Reynoso.

José Antonio Morales, director de escena, dio a conocer los pormenores de esta ópera, que tiene la particularidad de que, en lugar de las pirámides de Egipto, que se utilizan usualmente como escenografía en las puestas clásicas, el montaje del INBA evocará  los motivos prehispánicos de Monte Albán, que además incluye algunos parlamentos en náhuatl y zapoteco.

Destaca también el vestuario, que fue diseñado por Rosa Blanes Rex y elaborado por cien artesanos de pueblos mixes en telar de cintura, teñido al natural, y en el que predomina el dibujo de la serpiente.

La flauta mágica es de las óperas que más se representan en todo el mundo, y regresa al Palacio de Bellas Artes después de 14 años. También es de las que más libertad y posibilidades de relectura les permite hacer a los directores, dijo José Antonio Morales.

El director de escena señaló que apeló a la asesoría del arqueólogo Eduardo Matos, quien le abrió la puerta al conocimiento del mundo prehispánico y quien le hizo notar las coincidencias que existen entre la cultura mesoamericana y la egipcia, sobre todo en el ámbito de la sabiduría y la justicia.

Sin embargo, recalcó que la parte musical se respetó y que contaron con el consentimiento de Ramón Vargas, director artístico de la Ópera de Bellas Artes, quien les otorgó libertad y se sumó a la idea y al proyecto.

Los cantantes hablaron del papel que interpretan: Lourdes Ambriz recordó que con esta obra fue con la que se introdujo en el mundo de la ópera, cuando era una jovencita e interpretaba a un geniecillo. Respecto a la nueva ambientación, señaló que hay un punto de contacto entre los egipcios y zapotecos, que es la cosmogonía existente entre la noche y el día.

José Antonio Morales también abundó sobre la coincidencia entre las culturas y dijo que ahora ellos están tomando como deidad a la serpiente emplumada, que reaparece con el poder mágico de la música.

La obra consta de dos actos y se presentará en la sala Principal del Palacio de Bellas Artes, los martes 11 y 18, el jueves 13 y el domingo 16 de febrero.

Fuente: (bellasartes.gob.mx)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *