Home Por la Espiral Objetivos del Milenio: cuenta atrás
Por la Espiral - January 8, 2014

Objetivos del Milenio: cuenta atrás

A partir de lo cual, el organismo analizó  que los niveles de pobreza en la región redujeron lo mismo que el desempleo e inclusive hasta en algunos países mejoró la distribución del ingreso.
Ya casi próximos a la segunda década del siglo  XXI para quien (sin conocer más de fondo los problemas estructurales de la región) lea entre líneas tales aseveraciones podría asumir que, el futuro se ha instalado en América Latina con destellos de bonanza.
Además, contrario a la vox pópuli, desde la óptica cepalina la región estará en condiciones de cumplir con los compromisos del Milenio en 2015. Por tanto, tendríamos entonces, que por vez primera estaría obrando un verdadero milagro económico regional en el que no cabría la explicación del surgimiento de fuerzas políticas del tamaño del chavismo en Venezuela; o el liderazgo de   Evo Morales, en Bolivia; Daniel Ortega, en Nicaragua;  o Rafael Correa, en Ecuador.
Es curioso que ignorando esa amenaza real del populismo de mano dura en la región no siempre impulsado y sustentado por la gente más desprotegida sino cada vez más engrosado por la clase media con educación y profesión pero sin trabajo o sueldo que le alcance, la CEPAL reconoce la permanencia de una serie de problemas y rezagos ligados con la desigualdad social; el desequilibrio entre el crecimiento y  desarrollo al interior de las localidades y regiones que conforman los distintos países de América Latina y el Caribe.
Prácticamente, como en casi todo, persiste la pugna entre analistas defensores del neoliberalismo y la globalización como píldoras contra la pobreza y la falta de oportunidades versus otro grueso de detractores que consideran que América Latina es  utilizada como periferia maquiladora,  para instalar centros fabriles de mano de obra abaratada.
En este debate encontramos números de uno y otro bando, hay gente que argumenta que la pobreza en América Latina ha reducido aunque ningún país presente por lo menos una década de crecimiento sostenido del 7 por ciento.
Inclusive desde el mismo Banco Mundial enarbolan los resultados del  Progresa, evolucionó hacia Oportunidades en México; así como el programa Bolsa Escola,  igualmente fue modificado y dio como resultado Bolsa Familia en Brasil.
De esta forma, tenemos que la mayor parte de la reducción en el número de pobres en América Latina, entre 2002 y 2006, provino de los avances observados en Argentina, donde el volumen de la pobreza bajó en 9 millones de personas, seguido de Brasil, México y la República Bolivariana de Venezuela, en cada uno de los cuales el número de personas pobres cayó entre 4 y 6 millones.
La CEPAL añade que: “En conjunto estos cuatro países representan una disminución de  aproximadamente 23 millones de personas, frente a una reducción total de 27 millones para la región. A su vez, a la reducción de 26 millones de personas indigentes contribuyeron principalmente Brasil, que representa alrededor de una cuarta parte del total, y Argentina y México, donde cerca de 5 millones de personas dejaron la condición de indigencia en cada país”.
En el caso particular de México los datos refieren que el porcentaje de población bajo la línea de la pobreza evolucionó de la siguiente forma: en 1989 era de 47.7% del total de la población; para 2002 redujo al 39.4%; y en 2006  el  31.7 por ciento.
Mientras que el porcentaje de la población bajo la línea de la indigencia  varió en 1989 fue 18.7%; en 2002 el 12.6% y para 2006 de 8.7 por ciento.
A COLACIÓN
No hay que desdeñar aquellos gobernantes que querrán arrogarse el  éxito de la reducción de la miseria a pesar de  calles y parques que dan muestra de lo contrario.
Podemos anticipar que quizá provoque escozor el reporte que México presentará en el renglón de la reducción de la pobreza de 2000 a 2015, no obstante, estoy segura no será el único país.
La fecha clave para dar cuenta de los compromisos globalmente  adoptados será en septiembre de 2015, allí ante la Asamblea General de la ONU, habrá una magna ceremonia para informar de los resultados alcanzados en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).
Recordemos que son ocho objetivos: 1) Erradicar la pobreza extrema y el hambre. 2)  Lograr la enseñanza primaria universal. 3) Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer. 4) Reducir la mortalidad infantil. 5) Mejorar la salud materna. 6) Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades. 7)  Garantizar el sustento del medio ambiente. 8)  Fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *