Columnista Invitado - January 7, 2014

Los apegos

Buen día te deseo.

UPE

Poco a poco desde niños nos da por coleccionar,
toda una serie de apegos para poder demostrar.

Hay apegos diferentes según personalidad,
vamos a ver los ejemplos con gran minuciosidad.

Algunas personas tienen una gran necesidad
de aparentar gran imagen y sentirse majestad.

Les es importante siempre cubrirse con oropel,
y sentirse el especial, no caminar en tropel.

Codearse con la gentuza no conviene a su nobleza,
se sienten hijos de rey, paridos por la princesa.

Se cubren con lo preciso pa’ no sentirse vulgares,
les afecta su naques como mentada de madres.

Siendo gran enciclopedia otras personas se viven.
presumen saberlo todo y con cualquiera compiten.

No hay libro que no conozcan, reconocen los autores
y los que no son como ellos, solo personas menores.

No dejan de presumir, licenciaturas, diplomas
y de los nuevos inventos conocen puntos y comas.

Cuando saben que no saben, inventan cualquier cosilla,
para que nunca se note su erudición con polilla.

Su imagen sabelotodo le salva la condición,
de sentirse vulnerable, ante todos un simplón.

Otros son los salvadores de toda la humanidad,
los máximos directores de la gran fraternidad.

Les gusta ser admirados por su entrega y su bondad,
y asumen que todos aman su compromiso y amistad.

Buscan para alimentarse miseria, necesidades
para sentirse mejores que el resto de los mortales.

Se piensa en el cielo ya, tan alto que se marea,
le enoja que se den cuenta de su actitud farisea.

Sigue en esta información de imagen y sus apegos
las bellezas y los guapos, Miss Chulitas, Mister Egos.

A estas lindas personitas no se les ve ni una lonja,
su cuerpo solo recibe silbiditos y lisonjas.

Tienen en casa guardado a su cómplice y aliado,
es un espejo gigante que lo tiene adormilado.

Cuando una arruga se asoma, corre con un cirujano
lo visita tan seguido, que hasta lo llama su hermano.

El gimnasio es el lugar que conserva su inflación
para esconder su fealdad que le pone en depresión.

Otros son los millonarios, valen por sus pertenencias,
viven haciendo dinero y consiguiendo licencias.

Los pesos son para ahorrar o comprarse cosas lindas
y así demostrarle a todos, que por tener es Rey Midas.

Noches enteras no duerme solamente de pensar
que la bolsa se desplome y sus riquezas tronar.

De seres que están jodidos como disfrutan rodearse
los millonetas y andar, cual pavo reales menearse.

Faltan otros personajes de un apego singular
los que les gusta el maltrato y sentirse muladar.

A su alrededor mantienen a un grupo de desgraciados
que siempre les tratan mal para vivir angustiados.

Si tu ofreces una ayuda, les muestras una salida,
se molestará contigo por metiche y comedida.

Parecen estar contentos a pesar de sus lamentos,
no pueden vivir sin ellos, adoran sus sufrimientos.

Otro punto es importante conociendo dependencia,
en esto de los apegos, se pierde la inteligencia.

A los grandes señorones les hacen falta los nacos
con ellos aumentarán sus egos como tinacos.

Los que se sienten sabiondos, necesitan de pendejos,
compararse a la distancia, suficientemente lejos.

Necesitan pecadores, estos ángeles alados,
de egoístas, pinchurrientos, para sentirse salvados.

Y los pobres cabroncitos necesitan victimarios,
para lograr su objetivo de sentirse maltratados.

Los guapitos y caritas, buscan la fealdad afuera,
antes de ser un monstruito, preferible se muriera.

Ya quedó muy claro así, que todos aquí en la tierra,
tenemos nuestros apegos y con ellos nos entierran.

La imagen es una arpía que no tiene llenazón,
nos exige cada día, alimentar su hinchazón.

Mientras no se mire dentro, para algo más encontrar,
pensaremos que solo hay, periferia que salvar.

Y vive en la periferia la imagen que mantenemos,
nos tiene adormecidos hasta el día que fallecemos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *