Home Por la Espiral Somos lo que comemos
Por la Espiral - December 24, 2013

Somos lo que comemos

En Europa, la crisis alimentaria también tiene su cariz y su alcance. En España, en los supermercados, propiamente en la cadena Auchan se vende  carne de potro lechal que se localiza fácilmente en el área de las carnes empaquetadas en bandeja justo al principio de la hilera que muestra toda la disponibilidad de carnes vacunas, ovinas, porcinas, de ave, conejo, etc.
El consumo de potro lechal es la nueva promoción en el mercado Ibérico, que no es más que simple y burdo caballo, cuyos filetes color burdeos empiezan a consumirse impulsados por una campaña convincente auspiciada por los productores que son de Gijón, Asturias.
¿Qué idea venden? Destacan que la carne de potro representa una “saludable alternativa que nos ofrece una serie de ventajas”, tales como: más proteínas de alto valor biológico; menor contenido en grasa; mayor contenido en hidratos de carbono; mayor contenido en hierro; más facilidad para digerirse; y menor contenido en colesterol.
En la comparativa con otras carnes, la carne de potro aporta el 21% en proteínas, 2.86% en grasas y 105 kilocalorías por cada 100 gramos; la de cordero (pierna) el 18% en proteínas, el 19% en grasas y 235 kilocalorías por cada 100 gramos; la de vacuno (magro) un 21% en proteínas, 5.5% en grasas y 131 kilocalorías por cada 100 gramos; el pollo (filete) un 22% en proteínas, 3% en grasas y 112 kilocalorías por cada 100 gramos; el conejo (filete) un 23% en proteínas, 4.5% en grasas y 133 kilocalorías por cada 100 gramos; y la carne de cerdo (magro) un 20% de proteínas, 8.3% en grasas y 155 kilocalorías por cada 100 gramos.
GALIMATÍAS
La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) realiza, al respecto de los alimentos, una serie de advertencias en el informe “La agricultura en el mundo: hacia 2015/2030”.
El documento hace alusión a que la población mundial pasará de los 6 mil millones de personas  a un rango superior de 8 mil 300 millones en 2030.  La población crecerá a un promedio anual del 1.1%, un ritmo más lento de la media anual del 1.7 de los últimos 30 años.
Cada vez es mayor, además, la parte de la población mundial que está bien alimentada mejora considerablemente.      En consecuencia, añade la FAO, el aumento de la demanda mundial de productos agrícolas tendría que disminuir ulteriormente, pasando del promedio anual del 2.2% de los últimos treinta años al 1.5% anual hasta 2030.
“En los países en desarrollo el descenso será aún más fuerte pasando del 3.7% anual de los 30 últimos años al promedio de 2% hasta el 2030”.
En los próximos diecisiete años, la población mundial se nutrirá cada vez mejor, con  tres mil 050 kilocalorías disponibles por persona, comparadas con las 2 mil 360 kilocalorías  por persona y día de mediados de 1960 y con las 2 mil 800 kilocalorías  de 2010.     “Este cambio refleja ante todo el aumento del consumo en muchos países en desarrollo cuyo promedio rondará las 3 mil  kilocalorías  en 2030”.
Asimismo, los modelos de consumo de alimentos se parecen cada vez más en todo el mundo y se orientan hacia alimentos de mejor calidad y más caros como, por ejemplo, carne y productos lácteos.
Al respecto la FAO puntualiza que el consumo de carne en los países en desarrollo pasó de los 10 kilos anuales por persona entre 1964-1966 a los 26 kilos de 1996-1997; y  prevé que aumente hasta los 37 kilogramos anuales por persona en  2030.
“Los cereales siguen siendo con diferencia la fuente de alimentación más importante, tanto para la alimentación humana como para la producción ganadera y avícola. Para el 2030, serán necesarios mil millones más de cereales”.
También,  el organismo de la ONU, subraya que los países en desarrollo dependerán cada vez más de la importación de cereales, carne y leche, ya que su producción no podrá satisfacer la demanda.
“Para el 2030 podrían producir solamente el 86% de los cereales que necesitan, mientras las importaciones netas pasarían de los 103 millones de toneladas actuales a los 265 millones de toneladas”.
En un futuro, no es de especular, que seguramente veremos más que carne de potro en el supermercado.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *