Home Por la Espiral Mexicana Sigma quiere Campofrío de España
Por la Espiral - November 15, 2013

Mexicana Sigma quiere Campofrío de España

Se trata de la reconquista a la inversa o cómo “el oro mexicano” continúa ayudando y rescatando a la llamada “madre patria” cuando más lo necesita.
Y es que si bien, la macroeconomía española tiene atisbos de salir de la crisis que castiga al país ibérico desde 2008 y las exportaciones repuntan junto la inversión extranjera directa, en la microeconomía todavía ni empresas, ni familias, logran respiro.
Todos los días hay noticias en España de empresas de casi todos los sectores que llaman a concurso de acreedores o bien realizan un ERE, esto es, el temido expediente regulador de empleo que da licencia a las empresas para despedir a mansalva.
De repente amanece con anuncios que dejan boquiabiertos sobre todo porque jamás se creería que aquellos empresarios que parecían tan consolidados realmente estén en ceros.
Ni la gastronomía se ha salvado, hasta los restaurantes más selectos de España, de raigambre y otros con sus estrellas michelín han logrado sobrevivir al tsunami hipotecario-financiero.
Así pues, en las páginas de un cotidiano puede uno enterarse de las desgracias fiscales de Sergi Arola, un catalán de altos fogones que quebró, fue  perseguido por Hacienda y ha tenido que reinventarse asimismo.
Empero, no es el único sector,  también están las agencias de viaje con la bancarrota de Marsans o las inmobiliarias que destapan cloacas con un hedor de corrupción; hasta Fagor, productora de electrodomésticos en concurso de acreedores y por si faltara algo en este mundo de caricatura,  la productora dueña y creadora de los dibujos animados de Pocoyó (para desgracia de todos sus mini fans) órbita en números rojos.
No es raro escuchar que tal o cual equipo de fútbol cerrará sus puertas o que jugadores llevan meses sin cobrar, recordemos que hasta el capital de Carlos Slim ha servido para rescatar del cierre absoluto al Real Oviedo.
A COLACIÓN
En el sector de la alimentación, uno de los líderes en grandes, medianas y pequeñas superficies es precisamente Campofrío bastante bien posicionado con su amplia línea de embutidos.
La noticia de este jueves 14 de noviembre es que la mexicana Sigma ha lanzado una oferta para comprar la española Campofrío, interés que inmediatamente entona todas las alarmas en derredor de la situación financiera y contable de la empresa.
Honestamente hablando ver quebrar a tantas empresas líderes españolas de todos los sectores lleva un común denominador: el sobre apalancamiento.
No estamos hablando de empresas que no vendan, que dejen de facturar, sino más bien de conglomerados que se asfixiaron porque su ritmo de ingresos no dio la suficiente celeridad para pagar los créditos y endeudamiento financiero otorgado por los bancos.
Al final se trata de una mala administración y lo terminan pagando los empleados. Así, la noticia es que una líder en producción y distribución de alimentos españoles terminará siendo comprada por otra líder mexicana.
Sigma que forma parte de Alfa, lanzó una oferta de adquisición sobre de Campofrío con una prima del 10.57% sobre el precio de cierre de las acciones.
Hasta el momento, la oferta de adquisición de 6.8 euros por título se dirige al 55.5% del capital que Sigma aún no controla y se realizará en efectivo.
Del acuerdo, Sigma destacó que cuenta con el respaldo del presidente de Campofrío para su operación.
“Sigma ha firmado acuerdos de compra con ciertos accionistas de Campofrío, que en conjunto poseen el 45.8% del capital de la Compañía. Como parte de estos acuerdos, Don Pedro Ballvé, miembro de la familia fundadora de Campofrío, coinvertirá con Sigma para participar como accionista y presidente del consejo de la compañía”.
A mí me parece que esto seguirá siendo el principio de muchas otras inversiones del capital azteca en España, dado que, insisto la macroeconomía ibérica proporciona señales de salir de la crisis y hasta el bajón en la prima de riesgo permite financiarse a tasas de interés más bajas.
No obstante, la microeconomía esta ávida de financiamiento, de liquidez para pagar el enorme endeudamiento que trae detrás.  En  España, las empresas declaradas en suspensión de pagos y quiebras, ascendieron a 2 mil 408 durante el segundo trimestre de 2013, un incremento del 22.5% respecto de igual periodo pero del año pasado.
Más lo que falta por que de aquí al cierre de año el balance tampoco seguirá siendo halagüeño para la microeconomía española que ha soportado sobre de sus hombros todo el peso del ajuste.
PD. *Economista. Mi twitter es @claudialunapale. Mi blog es http://claudialunapalencia.blogspot.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *