Home Tradiciones Ofrenda del Museo Nacional de las Intervenciones está dedicada a seis personajes históricos, entre ellos Francisco I Madero y Pino Suárez
Tradiciones - October 31, 2013

Ofrenda del Museo Nacional de las Intervenciones está dedicada a seis personajes históricos, entre ellos Francisco I Madero y Pino Suárez

Asimismo, en la explanada del Batallón de San Patricio, se llevó a cabo el primer Concurso de Ofrendas y Disfraces, en el que participaron 22 equipos en la categoría de altares, procedentes de escuelas, instituciones y vecinos de Churubusco.

Más de 2 mil personas disfrutaron de las actividades que preparó el recinto museístico del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la delegación Coyoacán, entre música, danza y degustación de chocolate y pan de muerto elaborado en la comunidad de Ayutla de los Libres, Guerrero.

El primer lugar en el rubro de altares lo obtuvo el equipo integrado por personal de las 19 guarderías del Centro de Desarrollo Infantil (Cendis), cuya ofrenda fue montada con juguetes de materiales reciclados; el segundo fue para la Escuela Secundaria Técnica 67, con una Piedra del Sol de aserrín; y el tercero se otorgó a la Mayordomía de San Diego Churubusco, que escenifica el panteón de Mixquic.

En la categoría de disfraces, 42 niños y jóvenes participaron vestidos de calaveritas y catrinas, entre otros personajes, enfatizando el uso de materiales reciclados, el rescate de las tradiciones y el nacionalismo.

Bruno Trejo, de siete años, ganó el primer lugar al escenificar a un guerrero mexica, y Darien Alejandro Castro Soria, de seis años, se hizo acreedor al segundo puesto con un traje del actor cómico Tin Tan.

En la ofrenda dedicada a las víctimas del régimen huertista participó un grupo de artistas plásticos, en la que representan a los seis personajes a manera de calaveras, para recordar los grabados de José Guadalupe Posada, a 100 años de su muerte.

También se enfatizan los gustos de cada uno de ellos. “Francisco I. Madero era vegetariano y creyente espiritista, por lo que se colocaron guisos vegetarianos y una ouija, pues creía que esa tabla era un medio para comunicarse con los espíritus”, explicó el historiador Pavel Navarro, investigador del MNI.

El vicepresidente José María Pino Suarez era literato, “así que se pusieron libros de poesía modernista de Rubén Darío y un ajedrez, pues también era aficionado a este juego, que compartía con su amigo Serapio Rendón”.

Asimismo, se tuvo en cuenta a las regiones de las que provienen estos seis personajes: los hermanos Madero eran de Coahuila, Pino Suárez de Tabasco, Belisario Domínguez, chiapaneco; Abraham González, chihuahuense, y Serapio Rendón, aunque hay dudas de su lugar exacto de nacimiento, realizó su carrera política en Yucatán.

Asesinatos célebres

En febrero de 1913, en los días siguientes a la Decena Trágica —en la que los generales Manuel Mondragón, Gregorio Ruiz, Bernardo Reyes y Félix Díaz dieron el golpe de Estado—, el presidente Francisco I. Madero, su hermano Gustavo A. Madero y el vicepresidente José María Pino Suárez fueron traicionados y asesinados por el general Victoriano Huerta.

Pavel Navarro recordó que el gobernador de Chihuahua, Abraham González, fue aprehendido por militares y forzado a entregar su renuncia al Congreso. Durante su traslado hacia la Ciudad de México, “le aplicaron la ley fuga; lo bajaron en una polvorienta estación de Horcasitas, le ordenaron caminar hacia el desierto y le dispararon por la espalda”.

Mientras tanto, el diputado Serapio Rendón se encontraba en La Habana, Cuba, en espera del presidente Madero y del vicepresidente Pino Suárez, pero al enterarse de los asesinatos, regresó a México. En la tribuna legislativa, se pronunció varias veces en contra del régimen de Huerta y cuando terminó el periodo de sesiones, “la policía lo secuestró y lo llevó a los separos de Tlalnepantla, donde lo asesinaron con un tiro en la espalda”.

En septiembre, ante la ausencia de Rendón en el Congreso, Belisario Domínguez, senador por el estado de Chiapas, intentó pronunciar varios discursos en contra de Huerta, pero el presidente de la Cámara de Senadores no lo dejó, sin embargo, reprodujo su discurso y lo circuló en la Ciudad de México. Por ello, la policía capitalina lo secuestró y asesinó en el Panteón de Xoco.

Tanto este altar dedicado a las víctimas de Huerta, como las ofrendas del concurso, permanecerán expuestos hasta el mediodía del 2 de noviembre. El Museo Nacional de las Intervenciones se ubica en calle 20 de Agosto y General Anaya s/n, colonia San Diego Churubusco, en Coyoacán.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *