Home Espectáculos Dentro del Ciclo “Quejío Flamenco” que se desarrolla en el CENART, la bailaora Marcela Morín y el Grupo “Elohim” regresan a los escenarios
Espectáculos - October 22, 2013

Dentro del Ciclo “Quejío Flamenco” que se desarrolla en el CENART, la bailaora Marcela Morín y el Grupo “Elohim” regresan a los escenarios

Bajo la dirección de Marcela Morín, el grupo de baile tradicional gitano compartió su propuesta con el público reunido en la Plaza de las Artes, donde desarrolló una emotiva interpretación de esta coreografía de estreno, la cual reúne elementos flamenco tradicional y danza contemporánea, ejecutados sin más accesorios que la destreza de la intérprete, del guitarrista, cante y percusionista que la acompañaron.

La bailaora comentó, tras la presentación, que esta obra es una reflexión escénica sobre su propia trayectoria en el tablao, lo cual explica el nombre de la misma, para la cual incluyó elementos provenientes de la tradición española y de la mexicana, pues consideró que este género ya posee un estilo propio.

“Es un estilo de flamenco contemporáneo como sucede en todas las partes del mundo donde existen grupos que, como nosotros, mantenemos viva esta tradición, pues la hemos hecho propia y le hemos incorporado nuestro propio temple o carácter latinoamericano. El resultado es una obra llena de energía y de pasión por el baile”.

“Además estamos muy contentos de la respuesta del público, pues creímos que nos habían olvidado ya, pero no fue así. Nos preocupaba pues en nuestra experiencia hemos visto cómo la danza flamenca no es tomada muy en cuenta, en general la dejan fuera del panorama. De ahí que asumimos el reto de crear una coreografía muy bien hecha, con una interpretación de primer nivel, al igual que la propia ejecución del baile y el canto. Este es uno de nuestros mayores esfuerzos, estamos de regreso y buscamos seguir en los escenarios”.

En el escenario Marcela Morín se transforma, su cadencia y contoneo responden de manera inmediata a los estímulos de la música y del canto, su voz aparece en el momento, para completar los sentimientos expuestos en el escenario por sus compañeros… parecen una misma cosa, un ente sonoro y visual que le canta al amor, la pasión y el olvido.

Sin una historia definida, los espectadores comprenden a través de la transmisión de las emociones lo que ocurre en ella, la acompaña en su imaginario tránsito por diversas situaciones. Entonces resalta de manera contundente el dominio técnico que poseen todos los músicos, su ejecución además de intensa es precisa, sin desperdicio de sonidos, y al mismo tiempo, comprensiblemente emotivos

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *