Home Cine “Bárbara”, cinta del cine teutón, en que se acorrala social, psicológica y profesionalmente a su personaje insignia
Cine - October 9, 2013

“Bárbara”, cinta del cine teutón, en que se acorrala social, psicológica y profesionalmente a su personaje insignia

 

Contextualizada en la Alemania oriental de los años ochenta, la película germina una crítica particular contra el régimen comunista imperante en esa parte del escindido territorio teutón.

Bárbara es una doctora asignada como castigo a un hospital de una provincia remota y agónica por haber intentado escapar a Occidente con documentos falsos. En ese lugar conocerá al médico en jefe, Andre, quien de cierto modo también ejerce ahí por haber sido copartícipe en una negligencia en su antiguo centro hospitalario, que tuvo como consecuencia que varios recién nacidos quedaran ciegos de por vida. Entre ambos se dará una relación compleja, más allá de cuestiones de profesión y fundamentada al principio en la desconfianza y resentimiento, sobre todo de parte de Bárbara, que servirá como eje de soporte paralelo al principal conflicto dramático.

Petzold concentra su sintaxis cinematográfica en la vida emocional del personaje principal, especialmente. Su trabajo visual, de un estoicismo solvente en cuanto a cuestiones técnicas, se circunscribe a exhumar el estado interior de Bárbara. La atmósfera que enmarca toda la película es gélida, decaída, casi en ruinas. Cualquier lugar por el que se mueva Bárbara denota opresión y carencias de todo tipo; metáfora espacial sutil pero atronadora de su situación actual: vigilada en extremo por la policía secreta del Estado y en condiciones sentimentales comáticas.

En este gulag existencial que está llevando a un punto de quiebre a Bárbara reside, como se prefiguró al principio de la nota, la detracción de la historia contra el totalitarismo, en este caso el comunista. Crítica refractada, de lo particular a lo general, lo político incidiendo en lo vital. Christian Petzold, como también escritor del guión, acorrala social, psicológica y profesionalmente a su personaje insignia; sin embargo, le concede al final una posibilidad de escape, aunque sea de orden emocional. Bárbara realiza, sin dudar, un sacrificio que le costará, quizá, no salir jamás del lado oriental alemán pero, por otro lado, le significará un acto de redención espiritual y, probablemente, revivificación amorosa.

Comentarios a esta nota: reportero@azteca21.com

Foto: Una historia que se gesta en la época de la Guerra Fría.
Cortesía Cineteca Nacional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *