Home Libros Fondo de Cultura Económica: de la zozobra y la clandestinidad a la celebración de sus primeros 50 años en España
Libros - October 3, 2013

Fondo de Cultura Económica: de la zozobra y la clandestinidad a la celebración de sus primeros 50 años en España

Durante los primeros años censuraron “El capital”, pero también “Pedro Páramo” de Juan Rulfo y “La región más transparente” de Carlos Fuentes. Fue tal el acoso que durante los años 60 el FCE sólo editó un libro en España: “Antología”, de Miguel de Unamuno, hecha por José Luis Aranguren y José Agustín Goytisolo. Y entre el 30 y el 40 por ciento de sus títulos estuvieron prohibidos.

En 1975 murió Franco, se acabó la censura, y el FCE pudo editar lo que quiso. Desde entonces ya han pasado 50 años. Medio siglo de vida llenas de recuerdos como cuando el FCE inauguró el 16 de junio de 1975 la Librería México; apenas tres meses después la cerraron en protesta por el fusilamiento de miembros de ETA ordenada por Franco; y el 21 de noviembre de ese mismo año, un día después de la muerte del dictador, la volvieron a abrir, como recordó ayer en un acto de homenaje celebrado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid el Premio Cervantes, José Manuel Caballero Bonald.

“Ni siquiera hace falta evocar el sombrío escenario de Madrid de hace 50 años tan duramente castigado por los lastres de la posguerra”, recordó el escritor español durante el homenaje. “En medio de tan manifiestas dificultades, el FCE traía a España no pocas propuestas alentadoras para contribuir de algún modo a la libertad de la cultura. A la vez que una gran editorial, el FCE ejemplificaba la construcción en el ámbito de hispanohablantes de una edificio cultural de espléndida solidez”, añadió.

“A través de sus distintas colecciones se canalizó lo más ferviente del pensamiento literario y científico vigente entonces en el mundo. Muchos españoles, entre los que me cuento, adquirimos a no pocos ilustrados del arte, de la filosofía, de las ciencias y de la literatura gracias al extraordinario catálogo del FCE”, recordó.

José Carreño Carlón, director del Fondo de Cultura Económica (FCE) y columnista, recordó las palabras del filósofo Miguel Aranguren cuando inauguró la sede del FCE en España. Dijo que “los libros del FCE han sido como balones de oxígeno durante nuestro paso por las aulas universitarias, fueron como globos sonda que nos llevaban hacia desconocidos continentes del espíritu. No era fácil encontrar libros del FCE porque su búsqueda tenía el agridulce sabor de la semiclandestinidad”.

Carreño Carlón se mostró convencido de que hoy en día los libros deberían seguir siéndolo, y aunque resaltó el hecho de que “ya no llegan de contrabando”, apuntó. “Sin embargo, salvo excepciones”, añadió, “tampoco es fácil encontrar en nuestros países iberoamericanos toda la riqueza de los libros de los autores de los demás países. Porque los escritores iberoamericanos viajan mucho. El problema es que viajan más que sus obras”, señaló.

“Circulan mucho por el mundo, pero sus obras con frecuencia siguen ancladas en aquellos desconocidos continentes del espíritu. Y este es uno de los retos que debemos enfrentar en esta década”, concluyó.

Por último el editor Jorge Herralde contó una anécdota que vivió a finales de los años 50 cuando en la librería del FCE en la calle Buenas Aires de Barcelona “encontré varios breviarios entre ellos “El socialista” del filósofo y politólogo italiano Norberto Bobbio. Una verdadera joya”.

Fuente: (informador.com.mx)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *