Home Por la Espiral Gravar las ganancias bursátiles
Por la Espiral - September 18, 2013

Gravar las ganancias bursátiles

En México, se dice que un grupo importante de empresarios y hombres de negocio que forman la lista de los más pudiente de cada año, están enconados ante  las nuevas propuestas fiscales del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.
Sobre todo por una en especial: gravar con 10% las ganancias bursátiles, una propuesta realizada por varios especialistas desde tiempo atrás cuyo eco recogió en marzo pasado, José Luis Calva, integrante del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.
En ese entonces, para La Jornada, Calva recordó que: “México, Eslovaquia y Estonia son los únicos países miembros de la OCDE donde no se gravan las ganancias bursátiles.”
El tema tiene pasado, muchas veces son propuestas recurrentes, recicladas de intentonas fallidas como sucedió en 2001 cuando también se habló de una reforma fiscal que incluía gravar ganancias de capital.
Y si hace doce años se opuso la     Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB) no dudemos ni tantito que nuevamente alcen la voz para manifestarse en contra.
Nada más que ahora, el asesoramiento para  Luis Videgaray, titular de  Hacienda viene desde la OCDE y  de allí el interés de equiparar a México en muchos indicadores respecto a  otros países miembros.
El país mantiene desniveles económicos, sociales, fiscales; se ha mencionado la ausencia de un seguro de desempleo así como el gravamen a las ganancias bursátiles.
Curioso: hace un año, el periódico español El Mundo, publicó una investigación al respecto de cómo los bajos impuestos y sus recovecos permitieron (y permiten) amasar grandes fortunas.
De esta forma  el editorial menciona “conozca cómo pagan sus impuestos los más ricos en muchos rincones del mundo. En México, por ejemplo, los bajos impuestos ayudaron a Carlos Slim a ser el hombre más rico del mundo”.
Una forma de esquivar tributaciones es mediante Las Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV), así el laberinto permite que los millonarios y multimillonarios no declaren todos sus ingresos por concepto de Impuesto Sobre la Renta (ISR)
En el caso de México, con el impuesto sobre las ganancias bursátiles, las arcas públicas captarían un porcentaje sobre de las utilidades anuales derivadas del valor en el mercado de las acciones de la empresa.
Es una forma indirecta de que el gobierno salga beneficiado de la especulación del  día a día que mueve a las acciones de determinada empresa tanto a la alza como a la baja, en el mercado bursátil.
¿Y si la especulación ayuda a que los empresarios sean  más ricos  no por su actividad productiva, sino por el movimiento en bolsa, por qué no gravar parte de las ganancias y que éstas sean utilizadas por Hacienda para programas sociales?
Obviamente todos los empresarios que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y no sabemos si también tendrá alcance para el caso de quienes están en el LATIBEX o el NYSE, se encuentran bastante irritados por la medida y su interés es más crear una cortina de humo señalando que la reforma fiscal afectará a la clase media y no es verdad, es una reforma que “se faja los pantalones” para quitarle un poco a los empresarios más pudientes del país los que han visto sextuplicar su fortuna en  los últimos doce años de gobiernos panistas.
¿Demasiado duro  para ellos? Sigue siendo un impuesto bajo, pero para ser la primera vez, aceptable, para por ejemplo, con ello crear una ventaja social para la gente en el país: tener seguro de desempleo por seis meses.
Yo creo que la propuesta de reforma está siendo azuzada por los grandes intereses que buscan proteger sus grandes fortunas; para mí, busca corregir en algo la regresión existente en el país. Le quita a los que más tienen para crear nuevos beneficios sociales.
A COLACIÓN
Lo que no va a prosperar en la Unión Europea (UE) es el plan para aplicar una tasa a las transacciones financieras, popularmente conocido como “tasa Tobin”.
Pues bien un grupo de abogados ha destacado su ilegalidad al exceder la jurisdicción de los estados miembros en cuanto a fiscalidad, así la UE, se queda sin armas para imponerlo como fórmula para que las instituciones financieras asumieran parte de los costes de la crisis monetaria.
Obviamente aquí también los grandes intereses corporativos se movilizaron para buscar por todas las vías posibles frenar su imposición. ¡Y lo lograron!
PD. *Economista y presidente de Consultores en Economía y Educación Financiera. Contactos en claudiapalencia13@yahoo.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *