Home Por la Espiral G-20, cónclave ¿de guerra o paz?
Por la Espiral - September 3, 2013

G-20, cónclave ¿de guerra o paz?

Los temas  a tratar  durante el encuentro que concentrará a los jefes de Estado más importantes, tanto del mundo industrializado como de los llamados países emergentes, son de naturaleza delicada por la tesitura que engloba una guerra contra Siria, la nueva escalada de los petroprecios, el enfriamiento del PIB de la mayoría de las economías emergentes y el impacto que provocará en varias economías la retirada de estímulos en Estados Unidos.
Las tensiones son evidentes y el consenso que emane entorno a diversos puntos, desde luego es relevante, simplemente observemos cuánto se ha avanzado  en materia del secreto bancario,  opacidad de los paraísos fiscales y los movimientos para evadir el pago de impuestos.
Gracias al diálogo sostenido en la Cumbre de 2009  se han ido cortando poco a poco las alas de los paraísos fiscales respecto de los clientes deudores del fisco de otros países.
Recientemente, al menos 39 mil cuentas de clientes estadounidenses evasores del fisco americano,  fueron detectadas en diversos bancos suizos.
Esta vez, ni el gobierno helvético los protegerá y es que,  gracias a un acuerdo entre Estados Unidos y Suiza, “los bancos suizos con clientes estadounidenses que posean en ellos cuentas no declaradas al fisco de Estados Unidos tendrán que pagar más de  mil  millones de dólares de multas”.
Por tanto no hay reunión ociosa como se cree en el argot común y se pone en tela duda si realmente sirven las reuniones internacionales.
A COLACIÓN
Dos temas muy de la mano en la mesa del G-20 serán Siria y su efecto colateral en el petróleo; la prolongación del conflicto y su escalada; y pasar de la guerra civil a una invasión concertada por Estados Unidos.
Hablando del impacto en el petróleo, no es que Siria sea un gran suministrador internacional, de hecho, no exporta petróleo desde 2011 cuando iniciaron una serie de sanciones internacionales contra el régimen de Damasco.
Tampoco Siria es un productor de petróleo relevante, de acuerdo con la OPEP, este país cuenta con el 2.5% del total de las reservas de crudo del mundo. Ni  esconde un maná de gas en el subsuelo.
No obstante, su ubicación geopolítica es clave, simplemente está rodeado por: Irak, Turquía, Líbano, Israel y Jordania. E Irán y Arabia Saudita.
También muy cerca y cada uno manteniendo su antagonismo en la zona están  Irán que siente cada vez más cerca una acción en contra del régimen de Mahmoud Ahmadinejad y Arabia Saudita, hasta ahora de parte de Estados Unidos.
La región lleva, además, una década de éxodos de personas, de refugiados que han ido desplazándose de sus zonas de conflicto hacia las fronteras de otros países.
Por eso es que la tensión  y la incertidumbre están vertiendo nuevas dosis de nerviosismo en el mercado del petróleo. Hace días que el precio del barril Brent, de referencia en Europa,  se vende en  117 dólares, el mayor nivel en seis meses.
Con el desarrollo del conflicto y el consenso que logre Barack Obama, presidente de Estados Unidos, del G-20 y  dada la sensibilidad de la zona y la reacción del mercado del crudo hacia los conflictos bélicos, en  Consultores en Economía y Educación Financiera estimamos que una respuesta bélica internacional en Siria podría llevar en un lapso menor a los tres meses a observar precios del petróleo de entre 130 dólares a 150 dólares el barril.
De inmediato este efecto se trasladaría hacia el otro tema en la mesa del G-20: la débil recuperación de Europa, la retirada de estímulos monetarios en Estados Unidos, la crisis cambiaria que están sufriendo algunas economías latinoamericanas y la ralentización del crecimiento en las economías emergentes.
Hasta México corrigió -en el camino-, su proyección de PIB a casi la mitad de la meta objetivo.
Estos días en Rusia, en San Petersburgo, serán muy claves para todos nosotros en los próximos meses por venir y para el crecimiento global.
A ningún país, ni siquiera exportador de crudo, le beneficiará una burbuja negra tenemos sectores de la economía importantes y muy correlacionados con los petroprecios.
Simplemente las aerolíneas, que no salen de una crisis para entrar en otra, se verían seriamente perjudicadas por un precio del petróleo todavía mayor.
Honestamente, habría un varapalo para la economía global. Lo de Siria  deberá resolverse de otra forma máxime que naciones como Turquía, Jordania y Arabia Saudita no pueden más con la cantidad de refugiados que llevan recibiendo de otros países a los que ahora se añaden los sirios.
PD. *Economista y presidente de Consultores en Economía y Educación Financiera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *