Home Festivales y Ferias Tríos huastecos infantiles en Xicotepec, una muestra de que las tradiciones de la Huasteca perviven, se fortalecen y se disfrutan
Festivales y Ferias - September 1, 2013

Tríos huastecos infantiles en Xicotepec, una muestra de que las tradiciones de la Huasteca perviven, se fortalecen y se disfrutan

Los integrantes de los grupos son niños y jovencitos que van de los 6 a los 15 años de edad, como el caso de las “Alondras Huastecas”, integrado por las hermanas Dana Sofía y Rebeca Limón Cordero, de 15 y 12 años y Diana Laura Hernández, de 15 años, que han tenido presentaciones en diferentes foros de la República Mexicana. El público se volcó en aplausos y reclamó más tiempo de presentación cuando subieron al escenario.

Por su parte, el maestro Mauricio Márquez Trujillo, que en unos cuantos meses cumplirá 80 años de edad, es instructor del grupo Tradición Serrana, de Cuaxoxpa, Xochitlán de Vicente Suárez, Puebla, señaló que el continúa enseñando para que no se pierda esta tradición, señaló que incluso tiene grupos que han viajado a Europa, sin embargo él no quiso acompañarlos por las muchas horas de viaje en avión.

Mauricio Márquez Trujillo, indicó que es importante preservar la identidad y la cultura de la Huasteca es por ello que él se esfuerza en enseñar a tocar todos los instrumentos a quien quiere participar en los tríos, no es suficiente que sepan uno, deben dominarlos todos, también les enseña solfeo y el arte de improvisar, por lo que hacen prácticas de rimar palabras y componer versos. En esta ocasión el maestro trajo a Xochitepec a un trío de pequeños de seis años de edad únicamente, ya que dijo que no cuenta con el apoyo económico suficiente para hacerse cargo de más de sus alumnos.

Por otra parte, el lugar sagrado de Xochipila, presentó la Danza de Huahuas, originaria de Copila, Naupan, Puebla; la Danza de Acatlaxques, de Xolotla, Pahuatlán, Puebla; Danza de Los Tejoneros, Amixtlán, Puebla, Danza Tradicional de San Francisco de Asís de Tilaco, Querétaro y Grupo de Danza del Barrio Guadalupano, de Tamaulipas.

Tanto integrantes de las compañías de danza -muchos jóvenes y niños-, como maestros, coincidieron en señalar que es necesario preservar las tradiciones, por lo que todos se mostraron muy entusiasmados, unos en aprender y otros en enseñar estas danzas, que combinan tradiciones prehispánicas con españolas, influencia que se refleja sobre todo en los trajes que portan, que incluyen máscaras, pantalones bordados y otras prendas que fueron introducidas por los conquistadores.

El Centro Ceremonial de La Xochipila tiene un monolito basáltico y en la cúspide se entrega el bastón de mando a los gobernantes, por lo que es considerado un sitio sagrado al que no todo mundo tiene acceso. Se le relaciona con Tláloc, aunque posteriormente se le relacionó con las fiestas a San Juan, fijándose la fecha de la fiesta el 24 de junio.

En el sitio llamado Casa de Piedra se presentó el documental In Mijtotiani, Danzantes, de Eliani Martínez Guerrero e Ismael Olvera, ambos de Puebla. También se llevó a cabo la presentación de los libros Décimas y Glosas del Vergel de Tamaulipas, de Noé Báez Coronado (Tamaulipas); Los ritos de la montaña sagrada de Xicotepec, de Ligia Rivera Domínguez (Puebla), quien dio una amplia explicación de los rituales que se practicaban en épocas prehispánicas en ese lugar dedicado al dios Tláloc; justo a los pies del monolito corre un arroyo y se encuentra rodeado de espesa vegetación.

Por último, Estampas de Xicotepec, es un libro que recoge los escritos de quienes asisten al Taller de Literatura de Xicotepec de Juárez.

Huapango, fusión indígena y española

Sobre el tablado o la tarima, es el significado de la palabra huapango, el cual al anochecer nuevamente se vio repleto de parejas deseosas de demostrar que saben bailar al son que les toquen.

Tocó el turno al Trío los Camotes de la Sierra (Puebla); al Trío Alegría Huahutlense (Hidalgo); Grupo Ka´Nab (Tabasco) y como parte de la presencia del Programa de Desarrollo Cultural del Istmo, se presentaron Esperanza Sumaya (Veracruz) acompañada del Trío Los Cenzontles (Puebla).

Continuó el programa con Los Rebeldes Huastecos de San Luis Potosí, el Trío Amanecer Huasteco (Querétaro) y cerró el Trío de la Casa de la Cultura de González (Tamaulipas).

El huapango

El huapango es un género musical mexicano basado en compás ternario, interpretado en diversas formas, las más conocidas son tres variantes: el huapango típico o son huasteco, interpretado por el trío huasteco; el huapango norteño, interpretado por conjunto norteño y el huapango de mariachi.

Existen huapangos con letra fija, conocidos popularmente y los sones huastecos que son piezas para echar versos que generalmente se improvisan en el momento y aluden a diversas situaciones que se viven en el momento.

El huapango se desarrolla a partir de la conquista española, la armada y la espiritual, siendo soldados y misioneros quienes introducen al pueblo en ese arte de cantar en verso, por lo que no sólo en México se conoce este estilo, también se practica en varios países de Latinoamérica.

Cada región tiene sus peculiaridades, como introducir un falsete entre cada estrofa (influencia del cante jondo del flamenco), componer en cuartetas u octosílabas, la rítmica de 6×8; también los instrumentos varían, ya que son resultado igualmente, de la fusión entre los indígenas y los europeos.

El trío huasteco se caracteriza por que hay un ejecutante de quinta huapanguera (guitarra de cinco u ocho cuerdas y cajón de resonancia mayor que el de la guitarra normal), mientras otro ejecuta la jarana huasteca (cordófono de cinco cuerdas), instrumentos que llevan la armonía y ritmo de la pieza, mientras el violín pauta la melodía. En cuanto al canto, se ejecuta generalmente a dos voces, turnándose los versos los cantores.

Artesanías

Otro de los atractivos de esta 18 edición del Festival de la Huasteca la constituyen los puestos que se colocaron alrededor del escenario donde se presentan los grupos musicales y que ofrecen diversidad de productos artesanales.

Destacan los bordados con chaquira, blusas, vestidos, camisas, los cuales son elaborados por la organización Yanhuic Tanezic (Un nuevo amanecer), que integran mujeres bordadoras de Xochitlán de Vicente Suárez, Puebla.

Virginia González y Erika Gómez, dos de las exponentes señalaron que su trabajo no es valorado como se debe y mucha gente regatea porque les parecen altos sus precios, sin embargo en una prenda se llevan 25 días o más, la cual es vendida en aproximadamente mil pesos, así que por la labor de casi un mes, eso es lo que obtienen, si es que la venden.

Joyería elaborada con semillas, frutas y hojas deshidratadas, llama la atención de los visitantes, y no falta quien se lleve los juegos de collar y aretes de frijoles negros y blancos, o de semillas de café;  pulseras, prendedores, broches para el pelo, son entre otras piezas las que exhiben estos fabricantes.

Los médicos tradicionales, también son de los más consultados; con una tradición de siglos en el manejo de hierbas de sus localidades, conocen las propiedades de cada planta que transforman en medicamentos, en forma de gotas, bálsamos, jarabes, incluso hay jabones, shampoos, cremas.

Al ser una zona cafetalera, el aroma del producto atrae a los asistentes hasta donde se expende el producto; licores de frutas, chiles en estado natural, o transformados en salsas; rebozos, morrales, son otros de los productos que se expenden en este Festival.

 

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *