Home Por la Espiral Mexicana de Aviación
Por la Espiral - August 19, 2013

Mexicana de Aviación

Para ser honesta amigos lectores, como analista, yo siempre creí que el capital de Carlos Slim Helú figuraría a favor del rescate de  Mexicana de Aviación  para contar con el valor de capitalizarla y echarla nuevamente hacia los aires.
Me equivoqué y todavía no sé por qué el hombre más rico del mundo compra en Europa, ayuda a otras empresas extranjeras, y no lo hace por igual con una de las compañías aéreas de mayor raigambre del país.
Y no sólo eso, con muchos miles de empleados cabeza de hogar que tienen que llevar todos los días el sustento a su casa y no obviarlo:  en detrimento de la competencia y competitividad del sector de la aeronáutica en un país de por si señalado por contar con tarifas aéreas domésticas caras e internacionales por las nubes.
A lo  largo de estos días que realicé un viaje trasatlántico no planificado en mi agenda inmediata, como siempre elegí, Aeroméxico que dicho sea de paso todas las críticas que le sobran al respecto de su flotilla de aviones (demasiado pequeños dicen algunos) y tarifas áreas caras.
El vuelo de Aeroméxico redondo Madrid-México-Madrid a reventar no únicamente en temporada alta, permanentemente a lo largo de todo el año y aquí Iberia sale sobrando.
De hecho muchos españoles prefieren Aeroméxico a Iberia lo destacan subrayando: “Su puntualidad en el despegue, el servicio y atención de las azafatas y que siempre aterrizan antes de lo programado.”
Yo al menos cada vez que realizo el tramo internacional señalado, es verdad, lo arriba expuesto.  El miércoles 14 de agosto aterrizamos en el Aeropuerto Internacional de México con más de una hora de anticipación cosa que se agradece al experto piloto ante todo con un avión lleno de familias con niños de regreso de vacaciones y listos para el inicio de clases.
No obstante todas esas cualidades de la aerolínea, nadie es más crítico que el propio trabajador, en larga charla (durante el vuelo) con varias de las aeromozas me hicieron notar lo siguiente: “El boleto redondo de Aeroméxico en el vuelo internacional Madrid-México-Madrid es hasta 40% más caro que el de Iberia; la primera clase que se vende es significativamente mucho más cómoda y realmente de primera en aerolíneas como Lufthansa, British o KLM”.
Adicionalmente me platicaron en los últimos 24 meses Aeroméxico recortó personal en el aire, de esta forma  un vuelo trasatlántico hace 5 años llevaba entre 10 a 13 personas de asistencia el viajero, en la actualidad vuelan entre 8 a 9 para atender a todos los pasajeros.
Otro aspecto a notar: el personal ha debido incrementar sus horas de vuelo cada vez realizan diversos viajes internacionales y únicamnte descansan 24 horas; en una semana pueden hacer redondo el tramo que les expliqué que viajé y luego al tercer día enviarlos a un México-Tijuana-Shangai.
Un punto que me sorprendió (y preocupó un poco) Aeroméxico únicamente concede un día de descanso a sus pilotos en viajes internacionales y dos días a las aeromozas. La responsabilidad entre uno y otro es total, no logro comprender porqué las segundas descansan un día más mientras obligan a quien tiene toda la responsabilidad sobre del vuelo a descansar nada más 24 horas.
A muchas de estas chicas aeromozas de Aeroméxico les pregunté acerca  de la situación de sus ex compañeros de Mexicana de Aviación a lo que añadieron lo siguiente: “Los empleados más jóvenes y con menos responsabilidades han logrado reubicarse en otras líneas áreas, inclusive en Aeroméxico; los que más difícil la han tenido son los pilotos generalmente personas con más de 40 años de edad y sustento de su familia. Muchos están ubicados en el  extranjero”.
Respecto de la flotilla área con tantos meses en tierra, me explicaron  claramente que ésta ha dejado de ser calificada para volar, de hecho señalaron que un piloto con seis meses en tierra está descalificado para volar y por obligación deberá realizar una serie de cursos y entrenamientos para volver al cielo.
Así es que llegados a este punto del verano de 2013 no existe nada recuperable de la flotilla aeronáutica de Mexicana de Aviación descalificada en automático para brindar un servicio al pasajero al transportarlo.
Es decir, cero en activos, cero en valor contable y demasiado acumulado en el pasivo hacen de Mexicana de Aviación toda una cabeza de Medusa, quizá por dichas razones Slim Helú no quiere ni saber de ella porque no vale nada y habría que invertirle en redondo.  En todo caso se trata de una verdadera pena, una mancha para la historia de la aviación comercial y para el currículo de la familia Gastón Azcárraga.
PD. *Economista. Mi twitter es @claudialunapale. Mi blog es http://claudialunapalencia.blogspot.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *