Home Expos y Museos Exposición del pintor jalisciense Manuel González Serrano (1917-1960), proveniente de 19 colecciones, entre óleos, acuarelas y fotografías
Expos y Museos - July 27, 2013

Exposición del pintor jalisciense Manuel González Serrano (1917-1960), proveniente de 19 colecciones, entre óleos, acuarelas y fotografías

Manuel González Serrano nació en Lagos de Moreno, Jalisco, en 1917. En esta ciudad cursa sus estudios básicos y su madre, pintora aficionada, le enseña el oficio. Años más tarde, en 1932 continuó su preparación en el Instituto de Ciencias (Guadalajara), donde conoció a Francisco Rodríguez Caracalla, quien posteriormente fue propietario de la Galería de Arte Mexicano y promovió de manera determinante la obra de nuestro artista.

En la década de los años treinta se trasladó a la Ciudad de México, donde se rodeó de artistas e intelectuales que nutrieron su credo estético, como Xavier Villaurrutia, Gilberto Owen, Juan Soriano y Carlos Pellicer, entre otros.

Su carrera formal como pintor comenzó entre 1934 y 1940, cuando el arte en México pugnaba por la defensa de valores nacionalistas en el arte, mismos que González Serrano no adoptó como principios. Es gracias a la “Exposición Internacional Surrealista” cuando observó las obras de artistas como Max Ernest, Paul Klee, Wolfgang Paalen, Ives Tanguy y Remedios Varo, entre otros, quienes definieron su gusto artístico.

A partir de la extrema sensibilidad del artista y la vida orgánica inherente en su producción, la muestra que se presenta en este recinto parte del concepto “naturaleza herida”, y con ello se estructura a partir de tres asuntos presentes de manera preponderante en Manuel González Serrano: flores, frutos y árboles que reflejan su interés por el surrealismo, la Escuela Mexicana de Pintura y la pintura metafísica.

Bajo la curaduría de María Helena González de Noval, La naturaleza herida: Manuel González Serrano (1917-1960) inicia con Frutos redentores, en que se observa el tratamiento plástico de estos elementos a partir de la denominada “estética del dolor”, término acuñado por el estudioso y coleccionista Ricardo Pérez Escamilla, y que remiten al sentimiento de infortunio que definió la vida del artista.

En Flores, muestra el simbolismo que adquieren en la obra del artista para referirse a la vida y la muerte, así como evocar las relaciones personales. Finalmente, en Paisajes humanos se presenta un motivo de reflexión constante y variado: el árbol.

Para el artista este elemento ofrece vínculos con el cuerpo humano, proyectando en ellos el movimiento y el dolor.

La naturaleza herida: Manuel González Serrano (1917– 1960) será inaugurada el 25 de julio, a las 19:30 horas, y podrá ser apreciada a partir del el 26 de julio y hasta el 27 de octubre de 2013 en el Museo Mural Diego Rivera, Colón S/N, esquina Balderas, Centro Histórico.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *