Home Por la Espiral Protección de depósitos, no todo es igual
Por la Espiral - July 7, 2013

Protección de depósitos, no todo es igual

En los últimos cuarenta años, el mundo económico moderno ha padecido diversas quiebras bancarias, de distinta forma los gobiernos, en cada caso, han absorbido el control de las instituciones financieras o los han dejado quebrar con sus consecuencias inmediatas para el sistema económico, ahorradores, clientes y accionistas.
Finlandia es el ejemplo más socorrido y estudiado por los analistas que buscan encontrar la clave para evitar futuras sacudidas financieras derivadas de los riesgos en las instituciones de crédito, unas que por cierto, son cada vez más grandes y sistémicas.
Este año, la nota al respecto, la dio Chipre con bancos que aplicaron quitas a sus ahorradores lo que desató la incertidumbre de generalizarse en el seno de la Unión Europea (UE) fundamentalmente en países como Grecia, España, Italia,  Portugal o alguno de los pequeños países de la eurozona.
El temor de que fueran tomados todos o parte de los ahorros  para salvar a una institución financiera pasando por encima de las legislaciones bancarias de cada país de la UE motivó que hace unas semanas, los ministros de Economía de las 27 economías de la eurozona signaran un acuerdo para “gestionar la reestructuración y liquidación de bancos que establece qué acreedores deben asumir pérdidas en futuras crisis bancarias”.
De esta manera, el  compromiso parte del modelo aplicado en el rescate bancario español, que consiste en imponer primero quitas obligatorias a algunos acreedores y permitir después la intervención del fondo de rescate de la UE (MEDE), pero de forma indirecta.
“No obstante, las quitas futuras serán mayores que las impuestas en España. La norma garantiza que en ningún caso se tocarán los depósitos inferiores a 100 mil euros y otorga una protección especial a los de más de 100 mil  euros en manos de pymes y particulares, que sólo sufrirán pérdidas como último recurso”.
Esto es, se protegerán hasta un millón 703 mil pesos, utilizando el tipo de cambio peso vs euro del día viernes 5 de julio, en el caso de la UE, aunque eso sí cada país mantendrá sus normas al respecto porque un pagaré no se rescata en España, pero sí  salvaguarda un depósito bancario.
A COLACIÓN
En México, desde 2010, fue aprobada la Ley de Quiebras Bancarias que permite la quiebra de las instituciones de crédito en territorio nacional.
Si una empresa quiebra acontece la enajenación de los bienes, concurso de acreedores, liquidación de los trabajadores, extinción de los activos y el reparto de caja, etc.
Empero, si un banco lo hace tiembla media sociedad y se entiende perfectamente por la delicada naturaleza de operar con dinero ajeno (de la gente) que a su vez sirve para colocarlo en créditos y financiamientos a otra parte de la sociedad, sean personas físicas o morales.
La actividad bancaria teje un entramado social y económico que no reproduce ninguna otra empresa, por eso que se acepte su quiebra de forma tan natural no hace más que quitarle al gobierno cierto grado de responsabilidad y decir a los ahorradores que no todos sus recursos cuentan con una protección bancaria.
En nuestro país fue en el sexenio del presidente Ernesto Zedillo Ponce de León que además del rescate bancario, iniciaron una serie de reformas para darle un nuevo tratamiento mercantil a los bancos y segundo, dejar de garantizar la cobertura de todo el dinero de los ahorradores.
Con el establecimiento de un régimen de seguros de depósitos inició una etapa de reducción gradual de la cobertura y garantía de los ahorros de los clientes en caso de quiebra bancaria.
El monto final de cobertura es de 400 mil udis. El valor de la Udi se actualiza todos los días. El  viernes 5 de julio cerró en 4.950980. Un ahorrador en México tiene protegidos hasta un millón 980 mil 392 pesos si hubiera quebrado un banco la semana pasada.
Dentro de las operaciones protegidas por la garantía del IPAB se encuentran, entre otras, las siguientes: cuentas de cheques, pagarés con rendimiento liquidable al vencimiento (siempre y cuando no sean emitidos al portador ni hayan sido negociados), cuentas de ahorro, certificados de depósito, así como los saldos que, en su caso, existan a favor de los clientes del banco derivados de tarjetas de débito.
PD. Mi twitter es @claudialunapale. Mi blog es http://claudialunapalencia.blogspot.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *