Home Por la Espiral Carrera universitaria: decisiones y costos
Por la Espiral - July 3, 2013

Carrera universitaria: decisiones y costos

La metamorfosis del mercado laboral, su redimensionamiento aunado a la vorágine de cambios derivados de los avances científicos y tecnológicos, más los desafíos globales están demandando un nuevo perfil de egresado técnico o universitario.
Por un lado, sabemos que el mundo de la formación teórico-académica prepara para la cotidianeidad pero la práctica diaria es la gran aleccionadora, pone a aprueba  el talento, creatividad y capacidad de reacción.
Se requieren muchas herramientas, cualitativamente hablando, para lograr una profesión de éxito que proporcione un considerable nivel de ingreso, la satisfacción de la persona y su capacidad de incidir en su entorno.
Desde mi perspectiva, dos herramientas como la perseverancia y la inteligencia emocional conceden un margen de diferencia para los profesionistas que lo aplican.
Hay que perseverar para lograr el objetivo planteado trabajando arduamente y preparándose en todos los terrenos imprescindibles para la consecución del logro. Tocar puertas para pedir oportunidades laborales y presentar el currículo sirve para demostrar la posesión de una valía especial que puede serle de utilidad a la empresa y al entorno
La inteligencia emocional es un don al que cada vez más se inclinan en analizar las empresas y en el ámbito académico emergen nuevos textos destacando los efectos positivos de contratar a un trabajador que hace la diferencia no sólo por su capacidad cognitiva y racional sino por la consideración del impacto de las políticas y medidas en la esfera social, humana y ambiental.
A COLACIÓN
Los estudiantes tienen que buscar áreas que les permitan una especialización con un perfil multifuncional: al talento natural (cualidades de la personalidad y la inteligencia propia), se le suma el conocimiento adquirido buscando desarrollar una personalidad profesional innovadora.
Cada vez se añaden nuevas necesidades para muchos microsectores segmentados en el mercado con un perfil potencial muy interesante, detectar esas necesidades de especialización puede significar un éxito profesional.
De acuerdo con la Secretaría de Educación Pública (SEP) hay más de 3 millones de estudiantes en nivel superior, de los que más del 30% se preparan en instituciones privadas.
La Sociedad de Fomento a la Educación (SOFES)  advierte que en los próximos 10 años duplicará la población en las universidades públicas y privadas.
La presión poblacional por educación recaerá primero en las universidades públicas de por si saturadas, y luego buscará la alternativa de la educación privada. A partir de entonces los padres de familia harán cuentas de la disponibilidad de ingreso que tienen y tomarán una decisión.
De acuerdo con información proporcionada por Actinver, el costo promedio de pagar una carrera universitaria en una institución privada con colegiaturas moderadas es de 200 mil pesos, en este rango encontramos: a la Universidad del Valle de México San Ángel; la Universidad del Valle de México Campus San Rafael; Universidad del Tepeyac; Universidad Latinoamericana; Universidad Nuevo Mundo Albatros; Universidad Tecnológica de México; y la Escuela Comercial Cámara de Comercio.
Para el segmento intermedio, una carrera universitaria tiene un costo promedio de 290 mil pesos para instituciones como: Universidad Simón Bolívar; Universidad Las Américas; Centro Cultural Universitario Justo Sierra; Centro Universitario México; Universidad del Valle de México Tlalpan; y Universidad del Pedregal.
En el rubro alto, una carrera universitaria tiene una media de 500 mil pesos  para las siguientes universidades: Universidad Panamericana; Universidad La Salle; Universidad Anáhuac; Universidad Iberoamericana; ITESM; Universidad Pontificia de México; Instituto Tecnológico Autónomo de México; y Universidad Intercontinental.
De cualquier forma, elegir una carrera, en una universidad pública o privada, es una de las inversiones más importantes de la vida, una decisión de gran peso y valía que debe pensarse mesuradamente, con la cabeza bien fría, sin apasionamientos; intentando realizar un ejercicio de prospectiva, imaginarse a la distancia en el desempeño de la profesión, en un mundo que cambia de forma dinámica.
PD. MI twitter@claudialunapale. Mi blog es http://claudialunapalencia.blogspot.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *