Home Por la Espiral Avanza la economía informal
Por la Espiral - May 23, 2013

Avanza la economía informal

Con las distintas expresiones contractuales en la economía formal y los constantes cambios en el mercado laboral, tanto a propuesta del gobierno como de los patrones, va imperando la fórmula de los despidos baratos, contratos flexibles y en su mayoría relacionada con empleo temporal con una fecha de caducidad hasta de mes con mes.
Dicha incertidumbre acerca de la temporalidad del trabajador en determinado puesto laboral y lo castigado de los salarios provocan  mella en la confianza que, a priori, un profesionista o técnico formado deberían tener al respecto de encontrar un sitio laboral estable y bien remunerado.
En definitiva, el mundo laboral actual no tiene nada que ver con aquel que vivieron por décadas nuestros padres, cuando el acceso a muchas plazas  de trabajo no enfrentaba la serie de dificultades y  trabas que millones de profesionistas tropiezan en la cotidianidad.
Hasta el trabajo en el sector público es ya incierto, en muchos países el adelgazamiento del aparato burocrático bajo el paraguas del ahorro y reducción del gasto público ha puesto a millones de personas en la calle.
En cada crisis económica se acentúa esta relación perversa: en México en la crisis económica desatada a finales de 1994 y que tuvo hondo impacto en 1995 sucedieron despidos en masa en distintas Secretarías de Estado. Incluso algunas se fusionaron entre sí como aconteció con la Secretaría de Programación y Presupuesto que fue absorbida por la Secretaría de Hacienda.
Tal como sucedió en México, en otros países con cada crisis económica ejecutan la misma fórmula, lo vemos en el caso de España.
La intranquilidad hace mella en miles de funcionarios y gente que estudió años para realizar una oposición y obtener así un contrato laboral seguro y  permanente en el sector público, hasta el día de la llegada de la edad para el retiro.
Si los ajustes imperan en el sector público sobra decir lo mal que está la situación en la iniciativa privada donde todas las empresas realizan sendos recortes en sus costes laborales.
A COLACIÓN
¿Cómo es que en México se ha soportado la tensión social y económica derivada de los ajustes salariales y el desempleo que van dejando como estela cada crisis?
El mismo cuestionamiento acontece en países como España donde el desempleo contabiliza a 6.2 millones de personas.
La respuesta para todos los casos, trátese de economías más o menos desarrolladas o industrializadas, descansa en la economía informal.
Solo así se entiende la contención de las necesidades sociales y económicas,  la vía de escape para evitar una agitación civil que termine en una revuelta popular con consecuencias visibles para el orden político establecido.
Cada día la calle gana más terreno al asiento de oficina, el mercado toma el cauce por si mismo, al retorno del origen de la economía que pasó del trueque de mercancía por mercancía al de la generación de la ganancia con el surgimiento de la moneda y después con la explotación del hombre por el hombre y la expropiación  de la plusvalía generada por la masa trabajadora.
Sin la calle y su economía informal  habría un desastre aunque eso no implica que este pivote provoque a mediano y largo plazo su impacto negativo porque la informalidad, esto de cobrar en negro por la actividad que se realiza, no es únicamente mala para la Hacienda Pública y las personas cumplidas con el fisco; también ocasiona a  largo plazo una masa de personas forjadas bajo la informalidad que después de los sesenta años estarán aún más desprotegidas sin  pensión o jubilación; sin vivienda propia ni acceso al sector salud.
El  problema momentáneo que resuelve la economía informal, es al  largo plazo, un cáncer para la propia economía en su conjunto.
De acuerdo con la CEPAL, al cierre de 2012, la economía informal seguía en extensión, así por ejemplo, en España ésta es del 23% del PIB. En el caso de México, la economía informal más que duplica a la española, con un 54.2% del PIB.
Millones de personas en su día a día, obtienen en la calle su vehículo de sobrevivencia, sin importar siquiera su nivel de preparación. Lo que los empleos laborales flexibles no logran hacer lo resuelve a su manera, el mercado porque para todo hay un hueco.
PD. Mi twitter @claudialunapale. Mi blog es http://claudialunapalencia.blogspot.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *