Home Libros Presentan libro que narra el escándalo que creo Diego Rivera con su mural en el Centro Rockefeller de NY
Libros - May 14, 2013

Presentan libro que narra el escándalo que creo Diego Rivera con su mural en el Centro Rockefeller de NY

Presentado en el Museo Diego Rivera Anahuacalli en esta ciudad, el material conmemora el 80 aniversario de la cancelación y destrucción del mural que el artista guanajuatense realizaba en la ciudad de Nueva York.

Bajo el sello Trilce, el texto de alrededor de 170 páginas reúne cartas, recortes de periódicos, fotografías, apuntes y bocetos de la obra que fue destruida meses después de iniciada, aún sin ser concluida.

Carlos Phillips Olmedo, director del citado museo, dijo que la idea de dicho ejemplar es reconstruir el proceso creativo del muralista en la también llamada “Gran Manzana”, con material inédito que por años estuvo guardado en el baño de Frida Kahlo, en la Casa Azul de Coyoacán.

De acuerdo con los organizadores, la historia comienza cuando el industrial John D. Rockefeller contrata a Diego Rivera para realizar un mural en el vestíbulo principal de un ambicioso proyecto llamado Rockefeller center en la cosmopolita Quinta avenida de la ciudad de Nueva York.

El conjunto arquitectónico se proyectaba como el nuevo emblema del mundo capitalista; paradójicamente Rivera había pertenecido por muchos años a las filas del Partido Comunista Mexicano.

No obstante las diferencias ideológicas se pacta el contrato por 21 mil dólares y se inician los trabajos de lo que sería el mural llamado “El hombre en la encrucijada”.

Rivera no perdió la oportunidad estando en las líneas del enemigo para atacarlo desde dentro, contrario a los bocetos iniciales agregó la figura de Vladimir Lenin en el mural, uniéndosele a las representaciones de Trotsky y de Marx en la obra.

Además, Rivera tuvo el detalle de pintarse entre ellos a manera de autorretrato político. La bomba no tardó en estallar; la multimillonaria familia Rockefeller, indignada por el acto mandó suspender la obra, además cancela el contrato con el artista.

Tras una serie de marchas de la comunidad intelectual en Nueva York, así como por la presión de la prensa internacional, la familia indemniza al pintor mexicano. Sin embargo, mandan destruir a la brevedad el “infame mural”.

El texto documenta, pues, la relación que tuvieron el muralista y Rockefeller, además del proceso de la creación del mural, hasta su destrucción en 1933.

A la publicación se suma la restauración de cuatro bocetos monumentales del pintor sobre dicha obra, los cuales se exhiben en el estudio del Museo Anahuacalli, tras ser intervenidos en 2012 con el apoyo Bank of America Merril Lynch, como parte del Art Conservation Project.

Se trata de una edición de gran valor documental, ya que cuenta con plumas destacadas que abordaron distintos aspectos del mural ahora destruido, y presenta material inédito reunido por la historiadora e arte Susana Pliego, quien hizo un trabajo de documentación en los archivos del Museo Frida Kahlo Casa Azul, en el Centro y con la familia Rockefeller.

Los bocetos restaurados son dibujos preparatorios hechos con carbón sobre papel kraft de 5.01 metros de altura, que corresponden a los paneles laterales del mural.

En la sección izquierda, Rivera plasmó “La muerte de la idolatría”,  donde Júpiter toma el rayo para transformarlo en energía eléctrica que será utilizada para mejorar la vida a través, por ejemplo, de los rayos “X”.

El panel derecho muestra “La muerte de la tiranía”, donde se aprecia al César romano que tenía la imagen de la trinidad revolucionaria, obrero, campesino y soldado.

Además se restauró un de las versiones más elaboradas del mural: un trabajo a tinta y carbón y gouache sobre papel, de poco más de tres metros de ancho. En esta versión Rivera todavía no incluye el polémico retrato de Lenin, pero la composición se acerca a la versión plasmada en el muro del Centro Rockefeller.

El último boceto restaurado fue “El agua, origen de la vida”, cuyo mural se puede apreciar en el Cárcamo de Dolores en Chapultepec.

De acuerdo con Marcela Lambert, vicepresidenta de responsabilidad social corporativa de Latinoamérica de Bank of America Merril Lynch, entre los principales deterioros de la obra estuvieron deformaciones, humedad, fracturas y manchas de oxidación.

Comentó que para la restauración se realizó el desenmarcado de las obras donde se colocaron refuerzos en fracturas y roturas; además de que se corrigieron deformaciones y se aplicó color en algunas zonas para recuperar la unidad visual.

Fuente: (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *