Home Columnista Invitado El potro de la pasión
Columnista Invitado - April 29, 2013

El potro de la pasión

¡Si amigos! Fue la pasión
a la que quise domar,
y se fajó a reparar
cuando mi peso sintió,
con gran esfuerzo trató
de tirarme de repente,
más este tipo prudente
de riendas le puso celos,
y de caricias mil velos
le ubicó sobre la frente..

Y las crines con premura
le sujete con amor,
fui soberbio y sin temor
le fabriqué su montura,
con palabras de dulzura
que aplacaron sus cosquillas,
pues le dije maravillas
mientras el cincho fajaba,
y el Potro aquel se dejaba
que le hiriera las costillas.

Lo puse al trote sintiendo
que lo tenía dominado,
yo lo llevaba arrendado
con cariño consintiendo,
el tranco le iba pidiendo
con suspiros y con besos,
le iba dando  embelesos
como ración cada día,
y el animal se dormía
entre mi querencia preso.

Más la pasión es traidora
por más que la creas domada,
porque de una reparada
este bicho vio su hora
y con enjundia traidora
a un foso cruel me lanzó,
la desdicha me cubrió
empapándome en desgano,
ahí me dejo de plano
que el corazón me dolió.

¡Acabo pues con mi cuento!
De la pasión no te creas,
que es un Potro al que maneas
y por más que aprietes los tientos
te causará mil tomentos
cuando menos te lo esperas.
Por eso es que a las mujeres
no les pidas su pasión,
pídeles el corazón
y te darán sus placeres.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *