Home Inolvidables Manuel M. Ponce, compositor y pianista orgullo de Fresnillo, Zacatecas que enriqueció la música de concierto
Inolvidables - April 24, 2013

Manuel M. Ponce, compositor y pianista orgullo de Fresnillo, Zacatecas que enriqueció la música de concierto

El compositor es también considerado como uno de los autores más influyentes en el panorama de obras de concierto del país, pues fue uno de los primeros en proponer un estilo de composición moderno en México, como resultado de los estudios que cursó en Paris, Francia.

De ese modo, sus obras resultan contemporáneas y al mismo tiempo contienen elementos provenientes del colorido folclor nacional, para mantener así un arraigo sonoro con la patria; entre sus obras más representativas de estos elementos se pueden mencionar un Concierto para violín y orquesta, los tres bocetos sinfónicos Chapultepec y numerosas piezas para guitarra entre ellas Folías de España, Veinte variaciones.

Otra influencia importante en su producción es la del impresionismo, ya que junto a José Rolón, los dos compositores han sido considerados como los máximos representantes de ese importante movimiento musical en México.

Manuel María Ponce Cuéllar, además de compositor, fue un excelente pianista, dotes que puso de manifiesto en las obras Intermezzo, Balada Mexicana, Concierto romántico, Scherzino a Debussy, Scherzino mexicano, Elegía de la ausencia, Tema mexicano variado, Suite cubana,  Rapsodia mexicana 1 y 2, Scherzino Maya, que fueron interpretadas constantemente por él.

En su repertorio figuran también obras para cantantes, de las que destacan las piezas Estrellita, La pajarera, Lejos de ti, Cuiden su vida, Si alguna vez, Qué lejos ando, Si algún ser, Yo mismo no comprendo, Isaura de mi amor, Por ti mi corazón, Soñó mi mente loca, Tú, Aleluya, y Cerca de ti.

Mientras que de las correspondientes a la música de cámara figuran Trío romántico, para violín, cello y piano; Trío para violín, viola y cello; Canción de otoño, para violín y piano; y Sonata breve, para violín y piano.

Cuenta en su haber con composiciones para orquesta, entre las que destacan las Instantáneas mexicanas, Poema elegíaco, Concierto romántico para piano y orquesta, Concierto para violín y orquesta, Ferial y Chapultepec.

El compositor falleció el 24 de abril de 1948 y el 4 de octubre de 1952, cuatro años después de su deceso, sus restos fueron depositados en la Rotonda de las Personas Ilustres del Panteón de Dolores.

Manuel M. Ponce, como se le conoce en nuestros días, nació en Fresnillo, Zacatecas, el 8 de diciembre de 1882, aunque a los pocos meses su familia se fue a vivir a la ciudad de Aguascalientes. Fue el menor de los 12 hijos de Felipe de Jesús Ponce, tenedor de libros de la negociación minera de Proaño, una de las más importantes en esa época y María de Jesús Cuéllar.

Josefina, una de sus hermanas, que era pianista, se dio cuenta de la rapidez con la que el pequeño Manuel aprendía y empezó a darle clases del instrumento. A la edad de seis años ya ejecutaba La zacatecana y una gavota –forma de danza francesa–, de nombre Amor secreto. También estudió piano con el maestro Cipriano Ávila. En 1897 fue organista del templo de San Diego, de Aguascalientes.

En 1900 se mudó a la ciudad de México e ingresó al Conservatorio Nacional de Música, donde permaneció hasta 1903, cuando regresó a Aguascalientes para impartir clases en la Academia de Música local y dar conciertos en varias ciudades como Guadalajara y San Luis Potosí.

En 1904 fue a estudiar cursos superiores en el Liceo Musical de Bolonia, Italia, con los maestros Enrico Bossi y Luigi Torchi; posteriormente viajó a Alemania, en donde estudió entre 1906 y 1908, para perfeccionarse en el piano con el maestro Martin Krause, regresando finalmente a México, para dedicarse a la docencia con clases de piano e historia de la Música, ocupando la cátedra que tuvo a su cargo el maestro Ricardo Castro en el Conservatorio Nacional.

En 1915 Ponce viajó a la Habana, Cuba, en compañía del poeta Luis G. Urbina; allí impartió clases de piano y colaboró en algunos diarios de la isla, dándose cuenta de la necesidad de hacer un método que rescatara la música popular, se la considerara algo valioso y se pudiera difundir por el mundo.

Se convirtió en un compositor controversial, pues estaba dedicado a crear una obra musical basada en temas del folklor mexicano, combinándolos con el estilo romántico europeo de su época. En 1925 obtuvo una licencia para poder trabajar en París. Al darse cuenta de los avances musicales tan rápidos que se daban en Europa decidió quedarse allí hasta 1933.

De regreso a México, se hizo cargo de su clase de piano en el Conservatorio, al mismo tiempo que fundaba una cátedra en la Escuela de Música de la Universidad, dedicada al estudio del folclor nacional, esfuerzo que extendió al Conservatorio Nacional, cuando obtuvo el nombramiento de director.

De 1936 a 1937 fundó y dirigió la revista Cultura Musical. Fue autor de numerosos artículos y ensayos, algunos de los cuales se recogieron póstumamente en el libro Nuevos Escritos Musicales. En 1945 fue nombrado director de la Escuela Nacional de Música. Falleció el 24 de abril de 1948.

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *